Sexualidad para la mujer con cáncer

+ -Text Size

TEMAS

La cirugía del cáncer de seno también puede afectar la sexualidad

Se ha reportado una relación entre las cirugías de extirpación total del seno (mastectomía) o de conservación del seno (tumorectomía), y los problemas en la vida sexual de la mujer. La pérdida de un seno puede ser muy traumatizante. Algunas mujeres pierden incluso ambos senos.

El efecto secundario más común en estos procedimientos es el sentirnos menos atractivos. En nuestra cultura, los senos son considerados como una parte básica de la belleza y de la esencia femenina. Si se extirpa un seno, puede que la mujer sienta menos seguridad sobre si su pareja la va a aceptar o si seguirá considerándola sexualmente atractiva.

Los senos y los pezones son también fuentes de placer sexual para muchas mujeres y sus parejas. Tocar los senos es una parte común de la sesión de caricias previa a la actividad sexual. Algunas mujeres pueden lograr el orgasmo con el solo frotamiento de sus senos por parte de su pareja. Para muchas otras, el frotamiento de los senos contribuye a la excitación sexual.

La cirugía contra el cáncer de seno puede interferir con el placer que surge de las caricias a los senos. Tras la mastectomía, todo el seno es extirpado y hay pérdida de sensibilidad. Algunas mujeres aún disfrutan las caricias alrededor del área de la cicatriz que ya ha sanado. A otras les disgusta que les toquen esa área, y es posible que ya no disfruten que se les toque el seno y el pezón restantes.

Algunas mujeres que se han sometido a una mastectomía se sienten cohibidas de colocarse en la posición superior (encima) durante el acto sexual. Esta posición hace que sea fácil notar la ausencia del seno. Algunas mujeres que han tenido una mastectomía portan un camisón o simplemente un sostén con la prótesis durante la actividad sexual. Otras mujeres encuentran las prótesis estorbosas durante el sexo.

En muy pocas veces, la mujer experimenta dolor de largo plazo en el pecho y en los hombros después de una cirugía del seno. Esto sucede más a menudo si en la cirugía no solamente se extirpó el seno, sino además los ganglios linfáticos y los músculos del pecho que hay por debajo. Puede que sea útil reposar el pecho y el hombro sobre almohadas durante el sexo, así como puede que sea conveniente evitar las posturas donde el peso recaiga sobre el pecho o el brazo.

Si en la cirugía solamente se extirpó el tumor (cirugía con conservación del seno: mastectomía segmentaria o tumorectomía) y fue seguida con radioterapia, puede que quede cicatriz en el seno. También puede que tenga una forma, sensación o tamaño diferente. Puede que la piel se enrojezca e inflame mientras la mujer recibe radiación. El seno también puede estar hipersensible o doloroso en algunos lugares. Posteriormente, algunas mujeres puede que presenten adormecimiento en algunas áreas o disminución de la sensibilidad cerca de la cicatriz de la cirugía.

No existe razón física por la que la cirugía o radiación de seno disminuya el deseo sexual en una mujer. Estos tratamientos no cambian su capacidad de sentir placer sexual, ni aminoran su capacidad de producir lubricación vaginal, sentir y disfrutar las sensaciones en la región genital o lograr el orgasmo.

Si una mujer ya pasó por la menopausia y ha estado bajo terapia de restitución de estrógenos al momento en que se detecta el cáncer de seno, su médico puede indicarle que descontinúe la terapia hormonal. Los niveles menores de hormonas puede que hagan que el recubrimiento de la vagina se adelgace, estreche o reseque. Estos síntomas pueden aliviarse con lubricantes con base de agua, o algún humectante vaginal. Si no, un médico puede a menudo recetar una crema hormonal para combatir estos malestares (refiérase a nuestro documento Terapia de restitución de hormonas en la menopausia y el riesgo de cáncer para más información al respecto. Vea cómo acceder a éste en la sección “Para obtener más información”).

Reconstrucción del seno

Después de la mastectomía, el seno puede ser reconstruido de tal forma que luzca muy similar al otro seno. Puede que con la reconstrucción del seno se restaure la forma y el tamaño del seno, pero no es posible restaurar la sensibilidad en el seno que antes se tenía. En una reconstrucción del seno, puede que se reduzca o desaparezca la sensación de placer al tocar el seno y el pezón. El nervio que suministra la sensibilidad al pezón corre a través de los tejidos profundos del seno y podría ser que durante la cirugía haya sido cortado. Como resultado, el pezón que haya sido conservado o reconstruido tendrá mucha menor sensibilidad. La sensibilidad en la piel alrededor del pezón puede que sea menos intensa, aunque puede que una parte de la sensibilidad regrese con el tiempo. La piel del seno reconstruido recupera algo de su sensibilidad con el transcurso del tiempo, pero por lo general no ofrece el mismo nivel de placer que se tenía antes de la mastectomía.

La reconstrucción del seno puede ayudar a que una mujer disfrute más de su sexualidad, debido a que puede contribuir a que se sienta más plena y atractiva. Pero puede que no restaure la sensibilidad física del placer que solía tener en el seno con el contacto físico. Para más información, puede que quiera referirse a nuestro documento Reconstrucción del seno tras la mastectomía (refiérase a la sección “Para obtener más información” para más información).


Fecha de última actualización: 03/19/2013
Fecha de último cambio o revisión: 01/22/2014