Sexualidad para la mujer con cáncer

+ -Text Size

TEMAS

Preguntas frecuentes sobre sexo y cáncer

¿Puede el sexo ser una causa del cáncer?

Para la mayoría de los tipos de cáncer, no existe una relación entre la vida sexual de una persona y el riesgo de que desarrolle un tumor canceroso. Tampoco el tener sexo después el tratamiento de cáncer aumenta las probabilidades de que el cáncer regrese o que no se pueda mantener bajo control. Sin embargo, los virus transmitidos de una persona a otra mediante el contacto sexual han sido asociados con algunos tipos de cáncer, incluidos el carcinoma de células escamosas de cuello uterino, vulva, vagina, pene o recto y el sarcoma de Kaposi. Los virus de la hepatitis B y C, los cuales pueden transmitirse de persona a persona durante el acto sexual, pueden incrementar el riesgo del cáncer de hígado. También parece ser que el riesgo para ciertos tipos de cáncer se incrementa con el virus de Epstein-Barr, causante de la mononucleosis (conocida como la “enfermedad del beso”).

Estos tipos de cáncer no surgen por tener sexo en sí, sino por los virus que pueden transmitirse durante la actividad sexual con alguien infectado con dichos virus. Los reportajes sobre virus y cáncer pueden ser confusos. No se sabe por completo el papel que estos virus tienen sobre el cáncer, pero algunos de ellos pueden causar cambios en el ADN de una célula. La mayoría de la gente que se infecta con estos virus nunca desarrolla cáncer. Puede obtener información más detallada sobre infecciones y el cáncer en los documentos relacionados con Agentes de infección y el cáncer (refiérase a la sección “Para obtener más información”).

Existen otros factores de riesgo involucrados en el desarrollo de cáncer, incluso en aquellos que son fomentados por los virus. Las mujeres que fuman cigarrillos, por ejemplo, están a un mayor riesgo de desarrollar cáncer de cuello uterino (cervical). Las mujeres que comenzaron a ser sexualmente activas antes de los 18 años también presentan un mayor riesgo para este tipo de cáncer.

Muchos pacientes y sus parejas se preocupan de que el cáncer sea contagioso; de que el mismo cáncer pueda ser transmitido de persona a persona durante la relación sexual. A pesar de este mito, una célula cancerosa del cuerpo de una persona simplemente no puede echar raíces ni crecer en el cuerpo de otra persona. Las células no sólo son frágiles al requerir un ambiente propicio para su supervivencia, sino que el sistema inmunitario de su pareja detectaría la célula de cáncer como algo ajeno y la destruiría. El cáncer en sí no es contagioso.

Prácticas de sexo más seguro

Salvo que usted tenga certeza de que ni usted ni su pareja tienen el virus, y que ambos han sido cuidadosos en evitar cualquier enfermedad, deberán practicar el sexo con protección. Algunos ejemplos de sexo más seguro incluyen:

  • Tocarse mutuamente los genitales con las manos.
  • Sexo oral con un hombre que use un condón desde el inicio hasta el final. Una mujer nunca deberá probar o tragar el semen de un hombre de quien sospecha que podría estar infectado con alguna enfermedad de transmisión sexual.
  • Sexo oral con una mujer si se usa una “barrera de protección bucal”. Una barrera de protección bucal es una capa de látex que se usa para cubrir la vulva de la mujer durante el sexo oral. O bien se puede usar una capa plástica como alguna bolsa de plástico para contener los fluidos sexuales de la mujer.
  • Coito vaginal o anal con el uso de un condón. Los preservativos funcionan únicamente si se usan como es debido, en todo momento, desde el principio hasta el final de la relación. El uso de gran cantidad de lubricantes a base de agua puede ayudar a reducir el riesgo de rotura del preservativo. Nunca use cremas humectantes, aceites ni jaleas a base de petróleo que pueden hacer que el látex del condón se rompa.

¿Puede el sexo durante el tratamiento ser perjudicial para un paciente o para su pareja?

Algunos medicamentos de la quimioterapia pueden estar presentes en pequeñas cantidades en el semen y las secreciones vaginales. Usted querrá usar preservativos mientras está recibiendo quimioterapia y durante aproximadamente las dos semanas posteriores. Además, algunos tipos de tratamientos con radiación requieren precauciones especiales durante cierta cantidad de tiempo. Consulte con su médico o enfermera si tiene preguntas o inquietudes.

Tenga en cuenta que puede que algunos tratamientos contra el cáncer sean dañinos para el feto si llega a quedar embarazada. Será necesario tomar precauciones para asegurarse de que esto no ocurra. Hable con su médico sobre qué tipo de anticonceptivos son los adecuados para usted y por cuánto tiempo deberá usarlos después del tratamiento.

¿Cuándo una persona con cáncer no debe tener sexo?

Pregunte a su médico si la actividad sexual podría constituir un problema en algún momento ya sea durante o después de su tratamiento. A continuación se ofrecen algunas pautas generales:

  • Durante la recuperación después de la cirugía, el coito (penetración) puede causar sangrado o irritar la incisión (corte). Puede que el sexo incremente el riesgo de una infección en la herida. El tiempo que hay entre su recuperación de la cirugía y retomar la actividad sexual variará en cada caso. Esto depende del tipo de operación y cuán bien está sanando. Su cirujano puede indicarle el momento cuando sea seguro retomar la actividad sexual.
  • Puede que algunos tipos de cáncer, como el de cuello uterino o vejiga, causen sangrado en la región genital o tracto urinario. Si este sangrado se intensifica después del sexo, consulte con su médico. Puede que requiera evitar el coito hasta que el sangrado termine y la región haya sanado.
  • Durante la quimioterapia, una persona con un catéter para las infusiones a veces se preocupa de que la actividad sexual pueda dañarlo. Siempre y cuando tome las precauciones para que éste no se restriegue contra la ropa, el sexo no debería representar ningún problema.
  • Al recibir tratamiento contra el cáncer, a menudo hay ocasiones cuando el sistema inmunológico no se desempeña tan bien como debería. Puede que esto ocurra durante la radioterapia o quimioterapia. En dichas ocasiones, puede que tenga más propensión a todo tipo de infecciones. Una vez más, consulte a su médico si el contacto sexual representa un riesgo considerable para las infecciones. La mayoría de los médicos opinan que si se siente lo suficientemente bien como para salir en público, también lo está para la actividad sexual. Si se encuentra en el hospital debido a debilidad inmunológica, consulte con su médico sobre si su condición es adecuada para besar, acurrucarse con su pareja o tocarse mutua y sensualmente.
  • Hay cosas que puede hacer para tratar de prevenir infecciones del tracto urinario. Algunas de las bacterias que pueden iniciar una infección en el tracto urinario o región genital pueden eliminarse mediante la micción (orinar) unos minutos después de la relación sexual. Algunos médicos también sugieren lavar la región genital antes del sexo y beber líquidos adicionales. Si tiene infecciones del tracto urinario con frecuencia, puede que su médico le administre antibióticos para tomar después del coito, los cuales serán útiles para prevenir las infecciones.
  • Si nota cualquier llaga, protuberancia o verruga en los genitales de su pareja, o cualquier fluido blanquecino, verdoso-gris (que no sea semen) en la abertura de la punta del pene, deberá pedir una explicación del síntoma y decidir si es seguro tener sexo.
  • Puede reducir ampliamente sus probabilidades de contraer alguna enfermedad de transmisión sexual (ETS, o STD por sus siglas en inglés) si su pareja usa un condón de principio a fin cada vez que tengan sexo. La mujer con otra mujer como pareja puede usar una cubierta de plástico o barrera de látex para practicar el sexo oral.
  • Por un tiempo se consideró que los espermicidas y anticonceptivos eran útiles en combatir la bacteria y algunos virus, pero algunos estudios mostraron un mayor riesgo de infectarse con el VIH en las mujeres que usaban nonoxinol-9 (N-9), un ingrediente popular en los anticonceptivos en forma de espumas y jaleas. Algunos condones lubricados también contienen N-9, por lo que querrá verificar la etiqueta antes de utilizarlos. Si la vagina de una mujer se irrita o reseca, puede que las espumas y jaleas o las cubiertas anticonceptivas intensifiquen el problema haciendo que sea doloroso. Puede que sea útil el uso de los lubricantes a base de agua o los humectantes vaginales (refiérase a la sección “Resequedad vaginal”). Consulte con su médico sobre los métodos que podrían ser más adecuados para usted en la prevención de las enfermedades sexualmente transmisibles o el embarazo.

Probablemente tenga muchas otras preguntas que no fueron tratadas en esta sección. No tenga miedo ni pudor de hablar sobre sus inquietudes con su médico u algún otro integrante de su equipo de atención médica. Escriba sus preguntas ahora para que pueda recordarlas y hablar sobre ellas en su próxima consulta.

¿Qué ocurre con el sexo y el cáncer en etapa avanzada, o al final de la vida?

Una persona demasiado enferma no suele ser vista como una persona sexual, aunque los sentimientos sexuales existen en todos, incluso en quienes tienen un estado de salud muy deteriorado. El tocar, acariciar, compartir y la intimidad emocional son siempre importantes; incluso al final de la vida.

Cuando el cáncer está en una etapa muy avanzada, la necesidad de afecto de una persona, así como su necesidad de compartir sus sentimientos y el contacto físico pueden ser aun mayores. Las parejas de pacientes pueden ayudar a recordar qué tan importante es la intimidad física, incluso si el coito no es algo que la persona que padece cáncer pueda tener.


Fecha de última actualización: 03/19/2013
Fecha de último cambio o revisión: 01/22/2014