Sexualidad para la mujer con cáncer

+ -Text Size

TEMAS

La quimioterapia cambiará su aspecto

El cambio más obvio causado por la quimioterapia será probablemente la caída del cabello. Puede que espere perder el cabello en su cabeza, pero el resto del pelo en el cuerpo, como cejas, pestañas y vello púbico también suele caer. Puede que también pierda peso y masa muscular si tiene dificultades para comer. Por otro lado, muchas personas suben de peso durante o tras la quimioterapia. Puede que la piel se oscurezca, reseque o escame, o que luzca demasiado pálida; que las uñas se decoloren o adquieran rugosidad, y que se requiera colocar un catéter o puerto de acceso medicinal en el pecho, brazo o abdomen.

Algunos cambios físicos originados por la quimioterapia pueden ocultarse o hacerse menos visibles. Si apenas se está comenzando la quimioterapia, puede que quiera ir de compras por una peluca antes de que su cabello comience a caerse. Si su cabello es muy largo, puede que incluso tenga la opción de que se lo corten y le hagan una peluca a partir de éste. Esto es costoso, pero para algunas personas el beneficio lo amerita. Las pelucas generan calor y a menudo no resultan cómodas, por lo que puede que quiera usar principalmente su peluca para cuando salga de casa o del hospital. También se puede usar bufandas, turbantes, sombreros, gorros o boinas. Algunas mujeres dejan su cabeza al descubierto, mientras que otras optan por hacer lo uno y lo otro, dependiendo de si están en público o en casa con amigos y familiares.

Es buena idea que una pareja hable de sus sentimientos sobre qué siente acerca de usar una peluca o cubierta para la cabeza durante el acto sexual. No hay una respuesta que sea correcta o incorrecta.

Tratar de disimular otros aspectos como pérdida de peso, cambios en color de la piel y cambios en las uñas, así como el catéter para las infusiones medicinales es un tanto más problemático. En su mayoría, se puede mejorar el aspecto de esto con el uso de prendas de vestir que le queden bien. El usar prendas demasiado ajustadas u holgadas llamará la atención sobre sus cambios de peso. Las ropas de cuello alto y mangas largas pueden ocultar un catéter, pero puede que no correspondan al clima. Busque prendas de telas ligeras que sean frescas y que a la vez ofrezcan cubrimiento.

A veces los cambios en su cuerpo son tan alterantes que no le permiten tranquilizarse ni pensar de forma positiva. En lugar de sentir angustia o decepción, tome esto como una señal de que puede que requiera acudir a un profesional de atención emocional (refiérase a la sección “Ayuda profesional” para más información).

Cómo sobrellevar los cambios con su aspecto

Los puntos clave para sentirse bien sobre usted empiezan con enfocarse sobre sus buenos atributos. Hable con su doctor sobre las cosas que se pueden hacer para limitar el daño que el cáncer puede ocasionar a su aspecto, nivel de energía y sensación de bienestar. Al estar recibiendo un tratamiento contra el cáncer, puede que se sienta como una persona más atractiva al buscar formas de encubrir las partes afectadas y resaltar aquellas que usted considere que lucen mejor.

El siguiente ejercicio frente al espejo podrá ayudarle a ajustarse a sus cambios corporales:

  • ¿Qué es lo que ve cuando se mira frente al espejo? Muchas personas notan solo lo que les disgusta de su aspecto. Cuando se ven al espejo, lo que ven es piel pálida, ausencia de cabello, el dispositivo de la ostomía o piernas delgadas. No se fijan en ver un perfil de facciones clásicas, ojos expresivos o una bonita sonrisa.
  • Dedique un momento para su intimidad de al menos 15 minutos. Asegúrese de dedicar el tiempo suficiente para realmente contemplar su aspecto. Estudie su aspecto durante todo este tiempo, usando el espejo más grande a su alcance. ¿Cuáles partes de su cuerpo son las que más mira? ¿Cuáles son las que suele no mirar? ¿Se auto percata de tener pensamientos negativos sobre su apariencia? ¿Cuáles son sus mejores atributos? ¿Ha cambiado el cáncer o su tratamiento la forma en que se mira?
  • Primero, pruebe hacer este ejercicio con la ropa puesta. Si normalmente usa ropa o accesorios especiales para ocultar cambios originados por el tratamiento, use esto durante su ejercicio frente al espejo. Practique dos o tres veces, o hasta que sienta que puede mirarse al espejo e identificar al menos tres cosas positivas en su aspecto.
  • Una vez que se sienta cómoda al mirarse justo como cualquier extraño le vería, intente el ejercicio frente al espejo vestida como le gustaría lucir para su pareja. Si ha tenido una ostomía, por ejemplo, use la bata de baño o ropa íntima que le guste. Mírese por unos minutos, repitiendo los pasos descritos en el primer ejercicio. ¿Qué es lo que encuentra más atractivo y sensual de su persona? Hágase al menos tres cumplidos sobre su aspecto.
  • Finalmente, haga el ejercicio frente al espejo al desnudo, sin disfrazar ninguno de los cambios originados por el cáncer. Si tiene dificultades al ver alguna cicatriz, zona de calvicie o una ostomía, tómese el tiempo necesario para que pueda acostumbrarse a estas áreas. Muchos cambios no son tan desagradables como pueden parecer en un comienzo. Si siente tensión mientras se está observando, respire profundamente y trate de relajar todos sus músculos mientras exhala. No interrumpa el ejercicio hasta que haya encontrado tres atributos positivos, o al menos recuerde los tres cumplidos que se hizo previamente.

El ejercicio frente al espejo puede que también sea útil para que tranquilice su ansiedad sobre su pareja al mirarle. Pida a su pareja que le diga algunas de las cosas que le sean agradables sobre su aspecto o sensación al tocarle. Explíquele que estas respuestas positivas le ayudarán a sentirse mejor de sí misma. Recuérdelas durante los momentos de inseguridad.


Fecha de última actualización: 03/19/2013
Fecha de último cambio o revisión: 01/22/2014