Sexualidad para la mujer con cáncer

+ -Text Size

TEMAS

Ayuda profesional

El primer paso en encontrar ayuda para un problema sexual es hablarlo con su médico. Muchos profesionales de atención médica, incluyendo algunos doctores, cuentan con poca preparación para asuntos sexuales. Puede que incluso no se sientan cómodos de hablar sobre el sexo. Muchos médicos también omiten mencionar los efectos secundarios relacionados con el sexo originados por el cáncer o su tratamiento. En caso de que sí mencionen algo al respecto, puede que den un panorama muy superficial que ocasione que usted piense que su vida sexual está acabada. Si su médico especialista en cáncer no puede ayudarle, le sugerimos que consulte con su médico de cabecera u otro integrante de su equipo de atención médica. Si ve que sus médicos no pueden ayudarle, éstos deberán poder referirle con alguien que sí pueda ayudarle. Existen muchos programas y especialistas distintos que pueden ayudarle a encontrar las respuestas que necesita.

Programas de rehabilitación sexual en centros de atención de cáncer

Un centro que se especializa en el tratamiento contra el cáncer puede que cuente con expertos en su personal que puedan evaluar y tratar sus problemas sexuales. Pero estos especialistas puede que solamente atiendan a los pacientes que están siendo tratados en dicho centros de tratamiento. Si usted está siendo tratado en un centro de tratamiento de cáncer, verifique con qué programas cuentan para los pacientes.

Clínicas de medicina y/o salud sexual

En años recientes, las facultades de medicina, así como los grupos médicos de consulta privada han estado abriendo centros de atención médica para la salud sexual. Estas clínicas administran exámenes médicos y psicológicos a través de un gran número de proveedores de atención médica. Algunas clínicas requieren que ambas partes en la pareja acudan a la evaluación, aunque puede que le atiendan solo a usted en caso de que no se encuentre en una relación seria. Puede ponerse en contacto con alguna facultad de medicina de su región y preguntar si cuentan con un centro de atención o programa de salud sexual.

Sexoterapeutas

La sexoterapia es un tipo breve de psicoterapia o asesoría emocional (entre 10 y 20 sesiones máximo) que se enfoca en la resolución de problemas sexuales. Los sexoterapeutas consideran que las habilidades para la actividad sexual se aprenden y que los malos hábitos pueden ser corregidos a través del aprendizaje de distintas técnicas sexuales. Entre las sesiones con el terapeuta, se le asigna a la pareja (o a veces solo a una de las personas en la pareja) una tarea para hacer en casa. Esta asignación incluye ejercicios que le ayudarán a comunicarse y a disfrutar más el tocarse. También reduce la ansiedad que a menudo interfiere con el buen sexo.

Puede que los sexoterapeutas ofrezcan su consulta en una clínica o en su consultorio privado. Debido a que la mayoría de los estados no cuentan con regulaciones para los sexoterapeutas, las personas sin una formación oficial pueden auto-nombrarse sexoterapeutas. Pero un sexoterapeuta debe ser un profesional de la salud mental (psiquiatra, trabajador social o psicólogo) con una capacitación especial en el tratamiento de problemas sexuales a través de la sexoterapia. Puede que algunos asesores ofrezcan asesoría sexual bajo la supervisión de un profesional.

No es siempre fácil encontrar a un sexoterapeuta con una buena preparación. Es incluso más difícil si usted se encuentra lejos de la ciudad. Una sociedad profesional, como la Asociación Estadounidense de Educadores, Asesores y Terapeutas Sexuales (AASECT por sus siglas en inglés), puede brindarle información sobre sus afiliados quienes cuentan con una capacitación en sexoterapia. También puede conseguir un listado de profesionales en su área mediante la asociación de psicología de su estado, la oficina regional de la Asociación Nacional de Trabajadores Sociales (NASW, siglas en inglés) o una asociación estatal para los terapeutas matrimoniales y familiares (refiérase a la sección “Para obtener más información” para los datos de contacto).

Otros tipos de asesoría emocional

La sexoterapia no es el único tipo de asesoría que puede ser útil para la persona con cáncer. La psicoterapia puede ayudarle a sentirse mejor sobre los cambios en su cuerpo, ayudarle tanto a usted como a su pareja a comunicarse con mayor claridad y proporcionarle destrezas para sobrellevar mejor el cáncer y el tratamiento de cáncer. Es muy importante encontrar a un buen profesional médico de la salud mental.

Un psiquiatra cuenta con un grado en medicina con especialidad en psiquiatría, el cual también está certificado por la Junta Estadounidense de Psiquiatría y Neurología.

La mayoría de los psicólogos que realizan su consulta privada cuentan con un doctorado en psicología (PsyD) o en educación (EdD). Los psicólogos no cuentan con un grado en medicina y no hacen recetas médicas. Los psicólogos con un grado de maestría suelen ser supervisados por uno que cuenta con un doctorado. En la mayoría de los estados, un psicólogo debe contar con una licencia. Aquellos que ofrecen su consulta por lo general cuentan con un grado en psicología clínica o emocional.

Los trabajadores sociales por lo general cuentan con un grado de maestría en la labor social (MSW). Algunos estados cuentan con una categoría para los psicoterapeutas con licencia conocidos como asesores matrimoniales o familiares. Por lo general cuentan con un grado de maestría en psicología o rama relacionada, además de la capacitación en la asesoría emocional.

Los enfermeros especializados en psiquiatría clínica o los enfermeros practicantes de psiquiatría cuentan con un grado de maestría en enfermería psiquiátrica. Cuentan con una licencia profesional, aunque su capacidad para recetar medicamentos varía entre los estados.

El costo de este tipo de asesorías varía de acuerdo con la preparación del profesional médico. Una forma de obtener tratamiento de calidad a un menor costo es a través de ubicar la facultad de medicina de su región que cuente con una clínica psiquiátrica. También puede acudir a la universidad que cuenta con programas de psicología clínica y con una facultad de psicología. Aquí le atenderá un estudiante con capacitación avanzada quien estará bajo la supervisión de un profesional médico con más experiencia.

Otros especialistas médicos

Una mujer con problemas sexuales deberá ser examinada por un ginecólogo. Este médico se especializa en el tratamiento de enfermedades de los órganos genitales y reproductores de la mujer. Se requiere realizar un examen minucioso que se hace con cuidado, el cual es muy importante cuando una mujer tiene dolor durante el coito.

Si la causa más probable del problema sexual es un desequilibrio hormonal, se deberá consultar a un endocrinólogo. Los endocrinólogos se especializan en los sistemas y ciclos complejos que controlan los niveles hormonales. Por lo general su doctor de cabecera es quien mejor puede decidir si el conocimiento especializado de un endocrinólogo es necesario para solucionar su problema.

Qué es lo que hay que evitar

Los hombres y las mujeres a menudo buscan ayuda para un problema sexual acudiendo a alguien que no es realmente un profesional de atención médica. Debido a que los problemas sexuales son tan comunes y causan molestias, muchas personas intentarán aplicar curas y remedios que no han sido estudiados. Aunque no existe evidencia de que cualquiera de los siguientes remedios pueden curar un problema sexual, a menudo son comercializados como curas: píldoras de potencia (afrodisíacos), ostras, “ejercitadores” que se insertan en la vagina, hipnotismo por alguien que no cuenta con la preparación de un profesional de la salud mental o consultas a un “sustituto sexual” independiente. Estos tratamientos no funcionan y a veces pueden ser perjudiciales.


Fecha de última actualización: 03/19/2013
Fecha de último cambio o revisión: 01/22/2014