Sexualidad para la mujer con cáncer

+ -Text Size

TEMAS

Cirugía contra el cáncer de vulva (vulvectomía)

El cáncer de vulva a veces requiere tratarse con la extirpación parcial o completa de la vulva. A esta operación se le conoce como vulvectomía. Un vulvectomía parcial extirpa solamente el área afectada junto con un margen de tejido (borde) alrededor del tumor, lo cual es referido como una “extracción clara de margen”. La vulvectomía radical modificada extirpa el área afectada junto con un margen claro alrededor del borde del tejido, y por lo general se incluye la extracción de parte de los ganglios linfáticos en la región de la ingle. Si hay células cancerosas en el clítoris o enseguida de éste, puede que sea necesario que se extirpen también para asegurar la eliminación del cáncer.

La cirugía de mayor alcance se le conoce como vulvectomía radical, la cual se realiza en pocas ocasiones. En este procedimiento, el cirujano extirpa la vulva por completo. Esto incluye los labios internos y externos, así como el clítoris y a menudo los ganglios linfáticos por donde se drena la linfa desde la vulva. La vagina, el útero y los ovarios permanecen intactos. Los médicos a menudo tratan de no afectar la vulva en lo posible, ya que a menudo no es necesario extraer la vulva completa para obtener un margen claro alrededor del cáncer.

Tras la extirpación parcial o completa de la vulva, la mujer a menudo siente malestar al usar pantalones ajustados debido a que la protección que se tenía alrededor de la abertura uretral y vaginal ya no está. El área alrededor de la vagina también lucirá muy diferente.

Las mujeres a menudo temen que sus parejas se desilusionen por la cicatriz y la pérdida de los órganos genitales externos, especialmente si gustaban de la estimulación oral como parte del acto sexual. Puede que algunas mujeres tengan la oportunidad de someterse a la cirugía reconstructiva para rehacer los labios internos y externos de los genitales. Puede que ayude con el aspecto de la vulva, pero la sensación será diferente.

Al tocar el área alrededor de la vagina, y especialmente la uretra, una caricia suave y el uso de lubricante puede ayudar a prevenir una dolorosa irritación. Si el tejido cicatricial estrecha la entrada vaginal, puede que la penetración resulte dolorosa. Los dilatadores vaginales pueden a veces ser útiles en estirar la abertura. Cuando la cicatrización es severa, puede que el cirujano use injertos de piel para extender la entrada. Los humectantes vaginales sobre el área externa genital también pueden ser muy útiles y fomentar la comodidad (refiérase a “Humectantes vaginales” bajo la sección “Resequedad vaginal”).

Cuando los ganglios linfáticos en el área de la ingle son extirpados, puede haber inflamación en la región de los genitales o las piernas. Aunque esta inflamación puede que desaparezca tras la cirugía, también puede convertirse en un problema de larga duración. Esta afección, conocida como linfedema, puede causar dolor, una sensación de pesadez y cansancio. También puede ser problemática durante el sexo. Las parejas deberán hablar sobre estos temas y decidir cuáles soluciones serán las más adecuadas (si desea consultar más información sobre linfedema en la región de la ingle o en las piernas, puede consultar el documento disponible en inglés Understanding Lymphedema – For Cancers Other Than Breast Cancer; refiérase a la sección “Para obtener más información”).

Orgasmo tras la vulvectomía

Puede que las mujeres que fueron sometidas a una vulvectomía tengan dificultad para lograr el orgasmo, dependiendo de qué tanto de la vulva se haya extirpado. Los genitales externos, especialmente el clítoris, contribuyen gran parte al placer sexual en la mujer. Si la cirugía involucra la extirpación del clítoris y la parte inferior de la vagina, puede que no sea posible que se logre el orgasmo. Algunas mujeres descubren que frotar la parte interior delantera de la vagina (del lado de la vejiga), aproximadamente entre tres a diez centímetros (una a cuatro pulgadas) por dentro de la abertura vaginal, puede resultar placentero.

Además, tras la vulvectomía, las mujeres pueden notar adormecimiento de la región de los órganos genitales. Puede que la sensación regrese lentamente durante los meses subsecuentes.


Fecha de última actualización: 03/19/2013
Fecha de último cambio o revisión: 01/22/2014