+ -Text Size

Náusea y vómito

Muchos pacientes que reciben quimioterapia (a menudo llamada “quimio”) se preocupan de las náuseas y los vómitos más que de cualquier otro efecto secundario. La frecuencia de estos efectos secundarios y su gravedad dependen de los medicamentos que esté tomando y de la manera en que le afecten. Los nuevos medicamentos ayudan a prevenir o tratar estos efectos secundarios, haciendo que ocurran con menos frecuencia que en el pasado. Aun así, la náusea y el vómito son efectos secundarios que algunas veces se pueden presentar con la quimioterapia.

Se denominan náuseas a la sensación de malestar estomacal o a la sensación oscilatoria en el estómago y en la parte posterior de la garganta. Las náuseas también pueden ocasionar sudoración, sensación de mareos o debilidad y mayor producción de saliva de lo normal. Pueden presentarse incluso cuando usted no está pensando en comida. Puede provocar arcadas, vómitos o ambas cosas.

Las arcadas son un movimiento rítmico del diafragma (el músculo respiratorio en la parte inferior de la caja torácica) y de los músculos del estómago.

Los vómitos son el producto de la acción de devolver. Este proceso causa que el líquido y cualquier alimento que se encuentre en el estómago sean expulsados por la boca de manera forzada. El vómito puede ser agudo, lo que significa que comienza dentro de algunos minutos o algunas horas después de que se recibe la quimioterapia. O bien, puede ser demorado, lo que significa que comienza 24 horas o más después de la quimioterapia y algunas veces dura varios días. Algunas veces usted puede padecer ambas clases de vómitos después de la quimioterapia, lo que significa que comienzan inmediatamente y duran por más de un día. Usted puede vomitar incluso si no ha comido y no tiene malestar estomacal.

Por otra parte, el vómito anticipatorio es cuando sólo pensar sobre el tratamiento causa vómitos. Las vistas, los sonidos y los olores también pueden activar este tipo de vómito. Algunas veces, este vómito se puede presentar tan sólo con ver el lugar donde se administra el tratamiento.

Qué puede hacer para las molestias estomacales

  • Si en las mañanas tiene molestias estomacales, trate de comer algo seco, como una tostada o galletas de sal, antes de levantarse. (No haga esto si tiene la boca seca o tiene problemas con la boca o llagas en la garganta).
  • Ingiera comidas pequeñas y frecuentes. Tome un bocadillo antes de ir a dormir.
  • Beba lentamente a sorbos líquidos transparentes fríos. (Los líquidos transparentes son aquellos a través de los cuales puede ver, como ginger ale, jugo de manzana, caldo, té, etc.). Pruebe también paletas de hielo o gelatina.
  • Consuma los alimentos que le gusten.
  • A muchas personas que reciben quimioterapia las carnes rojas y los caldos de carne les saben mal. Pruebe otras fuentes de proteína, como el pescado, el pollo y la mantequilla de cacahuate.
  • Chupe caramelos duros de olor agradable, como pastillas de limón o de menta. Esto puede ayudar a eliminar el mal sabor y olor.
  • Coma la comida fría o a temperatura ambiente para que el olor y el sabor sean más leves. Evite comidas grasosas, fritas, condimentadas o muy dulces.
  • Trate de descansar tranquilamente durante al menos una hora después de cada comida. Descanse en una silla, pero no se acueste totalmente durante al menos dos horas después de comer.
  • Distráigase con música suave, su programa de TV favorito o la visita de un familiar o de un amigo.
  • Si se siente enfermo del estómago, relájese y respire lenta y profundamente.
  • Asegúrese de informar a su médico sobre su malestar estomacal porque hay medicinas que le pueden ayudar. Tome su medicina en la primera señal de náuseas, ya que esto puede ayudar a prevenir el vómito.
  • Si tiene malestar estomacal inmediatamente antes de la visita al médico, pregunte sobre las medicinas u otras maneras que puedan ayudar con este problema.

Qué puede hacer si está vomitando

  • Acuéstese sobre un costado si está en cama para que no inhale ni trague el vómito.
  • Si es posible, pida que le receten las medicinas en forma de supositorio o parche.
  • Tome sus líquidos en forma de trocitos de hielo o de jugo congelado.
  • Comience a tomar una cucharadita de un líquido frío cada 10 minutos después de dejar de vomitar. Lentamente aumente la cantidad hasta una cucharada cada media hora. Si puede retener esto en el estómago después de aproximadamente una hora, trate de tomar lentamente cantidades mayores.

Qué puede hacer la persona encargada de su cuidado

  • Prepare comidas para el paciente cuando él o ella se sienta enfermo o pídales a otros que le ayuden con esto. Use los ventiladores de la cocina para evitar que el paciente se sienta mal con los olores de los alimentos.
  • Cubra o guarde los alimentos que tengan olores fuertes o desagradables.
  • Haga que el paciente trate de usar tenedores y cucharas de plástico, ya que los metálicos pueden causar un sabor amargo.
  • Pese al paciente a la misma hora cada día si él o ella ha estado vomitando. La pérdida de peso rápida puede ser una señal de pérdida de líquidos (deshidratación).
  • Hable con el médico sobre las medicinas para prevenir el vómito.
  • Observe al paciente para ver si sufre mareos, debilidad o confusión.
  • Trate de ayudar al paciente a evitar el estreñimiento y la deshidratación. Ambas cosas pueden empeorar las náuseas.

Llame al médico si el paciente

  • Pudiera haber inhalado algo del vómito.
  • Vomita más de tres veces por hora durante tres horas o más.
  • Vomita sangre o algo que tiene la apariencia de café molido.
  • No puede tomar más de 4 tazas de líquido o de trocitos de hielo al día.
  • No puede comer más de dos días.
  • No puede tomar sus medicinas.
  • Se debilita, marea o presenta confusión.
  • Pierde dos o más libras en uno o dos días (una señal de que está perdiendo mucho líquido).
  • Produce una orina de color amarillo oscuro y no orina con la frecuencia normal.

La mejor manera de controlar las náuseas y los vómitos es detenerlos antes de que comiencen. La buena noticia es que ambos síntomas se pueden reducir casi siempre cambiando la manera en que come y tomando medicamentos (llamados antieméticos) que ayudan a aliviar los síntomas. Existen muchos medicamentos antieméticos entre los cuales escoger. Es posible que necesite probar varios de ellos antes de que obtenga alivio. ¡No se dé por vencido! Colabore con su equipo de atención médica para encontrar la medicina o las medicinas que funcionen mejor en su caso.

Si necesita ayuda con las náuseas o los vómitos o tiene preguntas sobre el cáncer, por favor llámenos al teléfono 1-800-227-2345.


Last Medical Review: 05/11/2010
Last Revised: 05/11/2010