Principios de la quimioterapia

+ -Text Size

TEMAS

Los diferentes tipos de medicamentos de quimioterapia

Los medicamentos quimioterapéuticos se pueden dividir en varios grupos basándose en factores tales como su mecanismo de acción, su estructura química y su relación con otros medicamentos. Como algunos medicamentos actúan en más de una forma, pueden pertenecer a más de un grupo.

Es importante saber el mecanismo de acción de un medicamento para predecir sus efectos secundarios. Esto ayuda a los oncólogos a decidir cuáles medicamentos pueden funcionar bien en combinación. Si se va a usar más de un medicamento, esta información también les ayuda a planear exactamente cuándo se debe administrar cada medicamento (el orden y la frecuencia).

Agentes alquilantes

Los agentes alquilantes dañan directamente el ADN evitando la reproducción de las células cancerosas. Como clase de medicamentos, estos agentes no son específicos de la fase; en otras palabras, actúan en todas las fases del ciclo celular. Los agentes alquilantes se usan para tratar muchas clases diferentes de cánceres, incluso la leucemia, el linfoma, la enfermedad de Hodgkin, el mieloma múltiple y el sarcoma, al igual que cánceres de pulmón, de seno y de ovarios.

Como estos medicamentos dañan el ADN, pueden causar daños a largo plazo a la médula ósea. En pocos casos esto eventualmente puede ocasionar leucemia aguda. El riesgo de leucemia debido a los agentes alquilantes depende de la dosis, lo que significa que el riesgo es menor con dosis más bajas, pero que aumenta conforme se incrementa la cantidad total del medicamento usado. El riesgo de leucemia después de la administración de agentes alquilantes es el mayor aproximadamente de cinco a 10 años después del tratamiento.

Existen diferentes clases de agentes alquilantes, entre ellos:

  • Mostazas nitrogenadas: como mecloretamina (mostaza nitrogenada), clorambucil, ciclofosfamida (Cytoxan®), ifosfamida y melfalán.
  • Nitrosoureas: que incluyen estreptozocina, carmustina (BCNU) y lomustina.
  • Alquil sulfonatos: busulfan.
  • Triazinas: dacarbazina (DTIC) y temozolomida (Temodar®).
  • Etileniminas: tiotepa y altretamina (hexametilmelamina).

Los medicamentos con platino (cisplatino, carboplatino y oxaliplatino) algunas veces se agrupan con los agentes alquilantes porque destruyen las células de manera similar. Estos medicamentos tienen menos probabilidades de causar leucemia en el futuro que los agentes alquilantes.

Antimetabolitos

Los antimetabolitos son una clase de medicamentos que interfieren con el crecimiento del ADN y del ARN al sustituir los elementos fundamentales de estas moléculas. Estos agentes dañan las células durante la fase S. Se usan comúnmente para tratar leucemias, cánceres de seno, de ovarios y del tracto intestinal, así como otros tipos de cáncer.

Algunos ejemplos de antimetabolitos incluyen:

  • 5-fluorouracilo (5-FU).
  • 6-mercaptopurina (6-MP).
  • Capecitabina (Xeloda®).
  • Cladribina.
  • Clofarabina.
  • Citarabina (Ara-C®).
  • Floxiridina.
  • Fludarabina.
  • Gemcitabina (Gemzar®).
  • Hidroxiurea.
  • Metotrexato.
  • Pemetrexed (Alimta®).
  • Pentostatin.
  • Tioguanina.

Antibióticos contra el cáncer

Antraciclinas

Las antraciclinas son antibióticos contra el cáncer que interfieren con las enzimas involucradas en la replicación de ADN. Estos medicamentos ejercen su acción en todas las fases del ciclo celular y se usan ampliamente para tratar varios tipos de cáncer. Una consideración importante que se debe tomar en cuenta en la administración de estos medicamentos es que pueden dañar permanentemente el corazón si se administran en altas dosis. Por esta razón con frecuencia se establecen límites en las dosis de estos medicamentos durante la vida.

Algunos ejemplos de antraciclinas incluyen:

  • Daunorubicina.
  • Doxorrubicina (Adriamycin®).
  • Epirubicina.
  • Idarubicina.

Otros antibióticos contra el cáncer

Los antibióticos contra el cáncer que no son antraciclinas incluyen:

  • Actinomicina D.
  • Bleomicina.
  • Mitomicina-C.

La mitoxantrona es un antibiótico contra el cáncer que es similar a la doxorrubicina en muchas maneras, incluso en su potencial para causar daños al corazón. Este medicamento también actúa como inhibidor de la topoisomerasa II (véase abajo), y puede ocasionar leucemia relacionada con el tratamiento. La mitoxantrona se usa para tratar cáncer de la próstata, cáncer del seno, linfoma y leucemia.

Inhibidores de la topoisomerasa

Estos medicamentos interfieren con las enzimas llamadas topoisomerasas, que ayudan a separar las hebras de ADN para que se puedan copiar. Se usan para tratar ciertas leucemias, así como cánceres del pulmón, de ovarios, gastrointestinales y de otro tipo.

Los ejemplos de inhibidores de la topoisomerasa I incluyen topotecan e irinotecán (CPT-11).

Por otro lado, los ejemplos de inhibidores de la topoisomerasa II incluyen etopósido (VP-16) y tenipósido. La mitoxantrona también inhibe la topoisomerasa II.

El tratamiento con inhibidores de la topoisomerasa II aumenta el riesgo de un segundo cáncer, la leucemia mielógena aguda (AML). Con este tipo de medicamento, una leucemia secundaria se puede observar tan pronto como 2 a 3 años después de que se administra el medicamento.

Inhibidores de la mitosis

Los inhibidores de la mitosis con frecuencia son alcaloides de origen vegetal y otros compuestos derivados de productos naturales. Pueden detener la mitosis o evitar que las enzimas sinteticen las proteínas necesarias para la reproducción de las células.

Estos medicamentos ejercen su acción durante la fase M del ciclo celular, pero pueden dañar las células en todas las fases, y se utilizan para tratar muchos tipos de cáncer como cáncer del seno, del pulmón, mielomas, linfomas y leucemias. Estos medicamentos se conocen por su potencial de causar daños en los nervios periféricos, lo que puede ser un efecto secundario limitante de la dosis.

Los ejemplos de inhibidores de la mitosis incluyen:

  • Taxenos: paclitaxel (Taxol®) y docetaxel (Taxotere®).
  • Epotilones: ixabepilone (Ixempra®).
  • Los alcaloides de la vinca: vinblastina (Velban®), vincristina (Oncovin®) y vinorelbina (Navelbine®).
  • Estramustina (Emcyt®).

Corticoesteroides

Los esteroides son hormonas naturales y medicamentos similares a las hormonas que son útiles en el tratamiento de algunos tipos de cáncer (linfoma, leucemias y mieloma múltiple), así como de otras enfermedades. Cuando estos medicamentos se usan para destruir células cancerosas o disminuir su crecimiento, se consideran medicamentos quimioterapéuticos.

Los corticoesteroides también se usan comúnmente como antieméticos para ayudar a prevenir las náuseas y los vómitos causados por la quimioterapia. También se usan antes de la quimioterapia para ayudar a prevenir reacciones alérgicas graves (reacciones de hipersensibilidad). Cuando un corticoesteroide se usa para evitar los vómitos o las reacciones alérgicas, no se considera medicamento quimioterapéutico.

Los ejemplos incluyen prednisona, metilprednisolona (Solumedrol®) y dexametasona (Decadron®).

Otros medicamentos quimioterapéuticos

Algunos medicamentos quimioterapéuticos ejercen su acción de manera ligeramente diferente y no se pueden clasificar bien en ninguna de las otras categorías.

Los ejemplos de estos medicamentos incluyen L-asparaginasa, que es una enzima, y el inhibidor de la proteosoma bortezomib (Velcade®).

Otros tipos de medicamentos contra el cáncer

Se usan otros medicamentos y tratamientos biológicos para tratar el cáncer, pero usualmente no se consideran quimioterapéuticos. Mientras los medicamentos quimioterapéuticos aprovechan el hecho de que las células cancerosas se dividen rápidamente, estos otros medicamentos se dirigen hacia otras propiedades que pueden diferenciar las células cancerosas de las normales. Con frecuencia tienen menos efectos secundarios que los comúnmente causados por los medicamentos quimioterapéuticos porque ejercen su acción principalmente en las células cancerosas, no en las células sanas normales. Muchos de estos medicamentos se usan junto con quimioterapia.

Terapias dirigidas

Conforme los investigadores aprenden más sobre el funcionamiento interno de las células cancerosas, han comenzado a crear nuevos medicamentos que atacan las células cancerosas más específicamente que los medicamentos quimioterapéuticos tradicionales. La mayoría de ellos ataca las células con versiones mutantes de ciertos genes, o sea células que expresan demasiadas copias de un gene en particular. Estos medicamentos se pueden usar como parte del tratamiento principal, o se pueden usar después del tratamiento para mantener la remisión o reducir la probabilidad de recurrencia.

Los ejemplos de terapias dirigidas incluyen imatinib (Gleevec®), gefitinib (Iressa®), sunitinib (Sutent®) y bortezomib (Velcade®). Las investigaciones se han enfocado intensamente en las terapias dirigidas, y probablemente se desarrollarán muchas más en el futuro. Puede obtener información más detallada en nuestro documento, Targeted Therapy.

Agentes de diferenciación

Estos medicamentos actúan sobre las células cancerosas haciéndolas madurar como células normales. Los ejemplos incluyen los retinoides, tretinoína (ATRA o Atralin®) y bexaroteno (Targretin®), así como el trióxido de arsénico (Arsenox®).

Terapia hormonal

Los medicamentos que pertenecen a esta categoría son hormonas sexuales, o medicamentos similares a hormonas, que cambian la acción o la producción de hormonas femeninas o masculinas. Se usan para disminuir el crecimiento de los cánceres de seno, próstata y endometrial (uterino), que normalmente crecen en respuesta a las hormonas naturales del cuerpo. El mecanismo de estas hormonas para el tratamiento del cáncer no es el mismo que el de los medicamentos quimioterapéuticos convencionales, sino que evitan que la célula cancerosa use la hormona que necesita para crecer o evitan que el cuerpo produzca hormonas.

Los ejemplos incluyen:

  • Los antiestrogénicos: fulvestrant (Faslodex®), tamoxifeno y toremifeno (Fareston®).
  • Inhibidores de la aromatasa: anastrozol (Arimidex®), exemestano (Aromasin®) y letrozol (Femara®).
  • Progestinas: acetato de megestrol (Megace®).
  • Estrógenos.
  • Antiandrógenos: bicalutamida (Casodex®), flutamida (Eulexin®) y nilutamida (Nilandron®).
  • Los agonistas de la hormona liberadora de la hormona gonadotropina (GNRH), también conocida como agonistas o análogos de la hormona liberadora de hormona luteinizante (LHRH): leuprolida (Lupron®) y goserelin (Zoladex®).

Inmunoterapia

Algunos medicamentos se administran a las personas con cáncer para estimular su sistema inmunitario para que pueda reconocer y atacar las células cancerosas. Estos medicamentos ofrecen un método único de tratamiento, y con frecuencia se consideran diferentes a la quimioterapia. En comparación con otras formas de tratamiento de cáncer como la cirugía, la radioterapia o la quimioterapia, la inmunoterapia aún es relativamente nueva.

Existen diferentes tipos de inmunoterapia. Las inmunoterapias activas estimulan el sistema inmunitario del cuerpo para combatir la enfermedad. Las inmunoterapias pasivas no dependen del cuerpo para atacar la enfermedad, sino que utilizan los componentes del sistema inmunitario (como antibióticos) que se sintetizan afuera del cuerpo.

Tipos de inmunoterapias incluyen y algunos ejemplos incluyen:

  • Terapia con anticuerpos monoclonales (inmunoterapias pasivas), tal como rituximab (Rituxan®) y alemtuzumab (Campath®).
  • Inmunoterapias y adyuvantes no específicos (otras sustancias o células que estimulan la respuesta inmunitaria), como BCG, interleucina-2 (IL-2), interferón-alfa.
  • Medicamentos inmunomodulantes, por ejemplo, talidomida y lenalidomida (Revlimid®).
  • Vacunas contra el cáncer (inmunoterapias activas específicas). En 2010, la FDA aprobó la primera vacuna para tratar el cáncer (la vacuna Provenge® para el cáncer de próstata avanzado); se han estado estudiando otras vacunas para muchos tipos de cáncer.

Si desea información más específica sobre estos tipos de medicamentos consulte el documento Immunotherapy.


Fecha de última actualización: 04/18/2013
Fecha de último cambio o revisión: 04/18/2013