Quimioterapia - Qué es y cómo ayuda

+ -Text Size

TEMAS

¿Y los efectos secundarios?

Los medicamentos de quimioterapia son muy potentes, pues matan cualquier célula de rápido crecimiento, incluso las que no son cancerosas. Por lo tanto, algunas células normales y sanas que crecen rápidamente pueden ser afectadas, lo cual puede ocasionar efectos secundarios. No obstante, algunas personas no presentan ningún efecto secundario de la quimioterapia en lo absoluto.

Pregunte a su médico o enfermera qué efectos secundarios podría esperar del tipo de quimioterapia que va a recibir.

Si presenta efectos secundarios graves, es posible que su médico solicite que se haga un análisis de sangre para determinar si necesita una dosis más baja de los medicamentos de quimioterapia, o si necesita periodos de descanso más prolongados entre las dosis. Tenga en cuenta que aun cuando la quimioterapia le cause algunos problemas, lo “bueno” probablemente superará lo “malo” de los efectos secundarios.

Para la mayoría de la gente, los efectos secundarios desaparecen con el tiempo después de haberse completado el tratamiento. El tiempo para que esto suceda es diferente para cada persona. Algunos efectos secundarios pueden tomar más tiempo en desaparecer que otros. Algunos podrían no desaparecer en lo absoluto. Si se siente alterado(a) o triste sobre la duración del tratamiento o de los efectos secundarios que tenga, asegúrese de hablarlo con su médico. Su médico o enfermera pueden asesorarle sobre cómo sobrellevar los efectos secundarios.

Efectos secundarios comunes de la quimioterapia

Náuseas y vómitos

Algunos medicamentos de quimioterapia pueden causar náuseas (malestar en el sistema digestivo) y vómitos (devolver el estómago). Generalmente, estos síntomas comienzan unas pocas horas después del tratamiento y duran poco tiempo. En unos cuantos casos, las náuseas y el vómito pueden prolongarse por varios días. Asegúrese de preguntarle a su médico si su quimioterapia producirá estos efectos secundarios y lo que usted puede hacer al respecto. Si su médico le receta un medicamento para las náuseas y el vómito, asegúrese de tomarlo. Informe a su médico de inmediato en caso de que dichas medicinas no le estén funcionando. Llame a su médico si ha estado vomitando por más de un día, o si no puede mantener líquidos sin vomitar.

Caída del cabello

Algunos medicamentos quimioterapéuticos pueden causar la caída del cabello. Puede que pierda el cabello, el vello de la cara, los brazos, las axilas y la ingle. Es posible que pierda lentamente el pelo o que se caiga de un día para otro. Sin embargo, no todos los medicamentos de quimioterapia tienen este efecto; algunos de ellos causan tan solo una leve pérdida del pelo. Su médico le dirá lo que puede esperar de los medicamentos de quimioterapia que usted recibe. En la mayoría de los casos, el cabello vuelve a crecer después de la quimioterapia. Pero puede que la textura y el color del nuevo cabello sean diferentes.

Pida a su médico o enfermera que le aconsejen cómo cuidarse el pelo y su cuero cabelludo mientras dure la quimioterapia. Algunas personas que pierden el cabello optan por cubrirse la cabeza con gorras, pañuelos, turbantes, o pelucas y postizos para el cabello. Muchos planes de salud cubren al menos parte del costo de una peluca o pieza de cabello sintético. Además, es posible incluir el costo como un deducible para sus impuestos.

Cambios en la médula ósea

La médula ósea es la parte líquida en el interior de algunos huesos. Es el lugar donde se producen todas sus células sanguíneas (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas). A menudo es afectada por la quimioterapia, la cual puede causar que sus recuentos sanguíneos bajen.

  • Los glóbulos rojos transportan el oxígeno de los pulmones al resto del organismo. Durante la quimioterapia, es posible que la médula ósea no pueda producir suficientes glóbulos rojos. Una persona tiene anemia cuando no cuenta con un recuento suficiente de glóbulos rojos. Esto puede hacerle sentir cansado(a), débil y con dificultad para respirar. La anemia también puede hacer que su piel, boca o encías luzcan pálidas.
  • Los glóbulos blancos combaten las infecciones. La quimioterapia reduce el número de glóbulos blancos en su sangre, lo que disminuye su capacidad para combatir las infecciones. Puede que su médico le sugiera maneras de evitar las infecciones, como el mantenerse alejado de personas con fiebres o resfriados, evitar los lugares con mucha gente y lavarse las manos con frecuencia.
  • Las plaquetas forman coágulos de sangre que reparan cualquier cortada o lesión por golpe que usted tenga. Si su médula ósea no puede producir suficientes plaquetas, usted puede sangrar demasiado, incluso debido a cortadas pequeñas. Si su recuento de plaquetas es muy bajo, deberá tener mucho cuidado. Aun el cepillarse los dientes podría hacer que sangren sus encías. Por lo tanto, deberá usar un cepillo de cerdas suaves, o uno con goma de espuma. Consulte con su doctor o enfermera sobre el uso de hilo dental.

Estos efectos en la médula ósea no durarán mucho. Su médico realizará un análisis de sangre para ver cuándo su médula ósea vuelve a producir sangre. Y existen tratamientos que pueden usarse si sus recuentos sanguíneos bajan demasiado.

Cambios en la piel y la boca

Algunos medicamentos de quimioterapia pueden causar llagas en la boca y la garganta. La buena atención de la salud bucal es una parte crucial del tratamiento. Asegúrese de cepillar sus dientes y lavar sus encías después de cada comida. Procure acudir al dentista antes de comenzar la quimioterapia. Un dentista le podrá mostrar las mejores formas de cuidado para sus dientes y encías durante el tratamiento.

Algunas personas presentan problemas en la piel, como enrojecimiento, picazón (comezón), descamación, resequedad y acné. La mayoría de los problemas en la piel no son graves, pero algunos de ellos requieren tratarse de una vez. Algunas personas presentan reacciones alérgicas a la quimioterapia. Esto puede causar urticaria (ronchas en al piel), picazón (comezón) o dificultades respiratorias. La quimioterapia por lo general se administra en el consultorio de su médico o en un centro de atención médica donde el médico y la enfermera están al pendiente de este tipo de reacción. Estos problemas deben tratarse a la brevedad posible.

Pregunte a su médico o enfermera sobre consejos prácticos sobre el cuidado de su boca y piel durante la quimioterapia. Si presenta cualquier efecto secundario, informe inmediatamente a su equipo de profesionales que atienden el cáncer. A menudo, existen remedios que pueden ayudarle y evitar que los problemas empeoren.

Cambios en su vida sexual

Algunas veces el deseo sexual disminuye o incluso desaparece por algún tiempo, pero regresa una vez finalizado el tratamiento. Algunos medicamentos que se administran durante la quimioterapia pueden afectar las hormonas de la mujer, lo que causa acaloramientos repentinos y resequedad vaginal.

La mayoría de los pacientes pueden tener actividad sexual durante el tratamiento, pero algunas personas simplemente no sienten el deseo. Esto no significa que haya algún problema. Para más información acerca de los efectos que los tratamientos contra el cáncer tienen sobre el sexo y cómo sobrellevarlos, llámenos al 1-800-227-2345 para obtener una copia de nuestros documentos Sexualidad para el hombre con cáncer o Sexualidad para la mujer con cáncer.

La mayoría de los medicamentos de quimioterapia pueden causar defectos congénitos si la mujer queda embarazada durante el tratamiento. Algunos medicamentos de quimioterapia pueden afectar la esperma de un hombre, lo que puede causar problemas si él engendra un hijo durante el tratamiento. Pregunte a su médico qué clase de método anticonceptivo puede usar y por cuánto tiempo necesita usarlo.

Problemas de fertilidad

Algunos medicamentos de quimioterapia pueden ocasionar que usted no pueda tener hijos. Este efecto no siempre desaparece después de terminado el tratamiento. Si usted considera tener hijos más adelante, infórmelo a su doctor antes de comenzar el tratamiento. Para más información sobre la procreación, llámenos para solicitar una copia de nuestros documentos La fertilidad en las mujeres con cáncer y La fertilidad en los hombres con cáncer.

Cambios en la memoria

El cáncer y su tratamiento pueden afectar su capacidad para pensar. En algunos pacientes, este síntoma persiste por largo tiempo después del tratamiento. Tanto la capacidad de recordar, como la de concentrarse y de pensar pueden resultar afectadas. Esto sucede más a menudo en tratamientos que utilizan dosis mayores de los medicamentos quimioterapéuticos. Muchos pacientes que presentan esto lo conocen como “quimiocerebro” o “quimioneblina”.

Los médicos no tienen certeza sobre la razón de que esto le suceda a algunas personas que reciben radioterapia, mientras que a otras no. Otros tratamientos contra el cáncer también pueden afectar el cerebro. Acuda a su médico en caso de observar esto. Hay profesionales médicos que pueden ayudarle con programas de ejercicios mentales y otros tipos de tratamiento para aminorar estos efectos.

Cambios emocionales

La quimioterapia y el cáncer también pueden afectar las emociones en un paciente. La quimioterapia altera sus rutinas cotidianas y puede dificultar que realice sus actividades. Puede que note una sensación de bienestar debilitada y algo de tensión en qué tan bien se relaciona con los demás. Pero siempre hay formas de sobrellevar esto. Hable con su médico o enfermera sobre orientación para cuestiones emocionales, grupos de apoyo y cosas que puede hacer en su rutina diaria que le ayuden a relajarse y aliviar el estrés.

Sus amigos y familiares también pueden brindarle apoyo emocional. Pero puede que sus seres queridos no sepan bien cómo hablar con usted sobre el cáncer y la quimioterapia. Es conveniente que les exprese que está bien habar sobre estos temas.

¿Pueden prevenirse y tratarse los efectos secundarios de la quimioterapia?

La buena noticia es que existen cosas que usted puede hacer para prevenir o reducir la mayoría de los efectos secundarios de la quimioterapia. Si presenta cualquier efecto secundario, asegúrese de hablarlo con su doctor o enfermera.

Recuerde que no todas las personas reciben los mismos medicamentos quimioterapéuticos. Dependiendo del tipo de cáncer, la quimioterapia que se utilice puede que cause más efectos secundarios que la usada para otros tipos. Su estado general de salud y su condición física también afectarán la manera en que su cuerpo reaccione a la quimioterapia. Algunas personas pueden continuar con sus rutinas normales mientras reciben la quimioterapia.

Por otra parte, algunas personas necesitan quedarse en el hospital para que los médicos puedan vigilarlas de cerca y tratar ciertos efectos secundarios. Además, la mayoría de las personas tienen que cambiar su horario de trabajo para recibir la quimioterapia. Pregunte a su médico y enfermera lo que podrá hacer mientras reciba su tratamiento (durante los días de la quimioterapia y entre sesiones).


Fecha de última actualización: 04/04/2013
Fecha de último cambio o revisión: 04/04/2013