Una guía sobre quimioterapia

+ -Text Size

TEMAS

Náuseas y vómitos

Las náuseas y los vómitos son dos de los más temidos efectos secundarios de la quimioterapia. La frecuencia de estos efectos secundarios y su gravedad depende de los medicamentos que esté recibiendo y de la manera en que le afecten.

Las náuseas y los vómitos pueden comenzar durante el tratamiento y duran unas pocas horas. Con menos frecuencia, algunas veces las náuseas y los vómitos graves pueden durar unos cuantos días. Asegúrese de avisar a su médico o enfermera si usted siente muchas náuseas, ha estado vomitando durante más de un día o si las náuseas son tan intensas que no puede retener líquidos.

Las náuseas y los vómitos casi siempre pueden aminorarse con un cambio en la alimentación y con medicamentos que ayudan a aliviar ambos síntomas (estos medicamentos son llamados antieméticos). Diferentes antieméticos funcionan para diferentes personas. Es posible que necesite probar con más de uno antes de conseguir alivio. ¡No se rinda! Siga colaborando con su médico y enfermera para encontrar los antieméticos que funcionen mejor en su caso.

Algunas personas bajo tratamiento comienzan a sentirse nauseabundas incluso antes de iniciar una sesión de quimioterapia. A esto se le llama náusea anticipada, y es muy real. La mejor manera de manejar la náusea anticipada es administrar antieméticos para prevenir los vómitos y con técnicas de relajación.

Lo que puede hacer ante las náuseas y los vómitos:

  • Evite comidas abundantes para que su estómago no se llene demasiado. Tenga comidas ligeras y frecuentes en lugar las tres comidas fuertes durante el día.
  • Tome líquidos por lo menos una hora antes o después de las comidas, en lugar de tomar líquidos con las comidas.
  • Coma y beba lentamente.
  • Evite alimentos dulces, fritos o grasosos.
  • Coma alimentos fríos o a temperatura ambiente con el objetivo de evitar que los olores fuertes le molesten.
  • Mastique bien los alimentos para una mejor digestión.
  • Si tiene náuseas en las mañanas, trate de comer alimentos secos, como cereal, pan tostado o galletas de sal, antes de levantarse (no haga esto si tiene su boca muy reseca, o si tiene llagas en su boca o en la garganta).
  • Tome líquidos fríos y claros, tales como jugo de manzana, té o refrescos de jengibre (ginger ale) que hayan perdido ya su efervescencia.
  • Chupe trocitos de hielo, mentas o caramelos (no chupe caramelos si tiene llagas en la garganta o en la boca).
  • Trate de evitar olores que le molesten, tales como olores al cocinar comidas, humo o perfume.
  • Descanse en una silla después de comer, pero no se acueste por completo hasta que hayan transcurrido por lo menos dos horas.
  • Use ropa holgada.
  • Respire profundamente y despacio cuando sienta náuseas.
  • Distráigase hablando con amigos o familiares, escuchando música o viendo una película o programa de televisión.
  • Utilice técnicas de relajación.

Llámenos o visite nuestro sitio Web para obtener más consejos y detalles en el documento titulado Nausea y vómito.


Fecha de última actualización: 09/24/2014
Fecha de último cambio o revisión: 09/24/2014