La ciencia que sustenta la radioterapia

+ -Text Size

TEMAS

¿Cómo funciona la radiación en el tratamiento del cáncer?

La radiación es energía que se transmite mediante ondas o mediante una corriente de partículas. Funciona al dañar los genes (ADN) en las células. Los genes controlan la manera en que las células crecen y se dividen. Cuando la radiación daña los genes de las células cancerosas, estas ya no puede crecer y dividirse. Con el tiempo, las células mueren. Esto significa que la radiación se puede usar para destruir las células cancerosas y reducir el tamaño de los tumores.

El ciclo celular

Para entender cómo funciona la radioterapia como tratamiento contra el cáncer, es útil entender el ciclo de vida normal de una célula. El ciclo celular consiste en cinco fases, una de las cuales es la división misma de la célula. El proceso de separación, o división de la célula en dos se llama mitosis. Este proceso de cinco fases es controlado por proteínas conocidas como quinasas dependientes de ciclinas (CDKs). Debido a que las CDKs son tan importantes para la división celular normal, también tienen un número de mecanismos de control.

El ciclo celular

      G0= Las células dejan de dividirse y realizan su trabajo normal en el organismo.

      G1 = Se sintetizan el RNA y las proteínas para la división.

      S = Síntesis (el ADN es producido por las nuevas células).

      G2 = Se forma el aparato de la mitosis

      M = Mitosis (la célula se divide en dos células)

Pasos del ciclo celular

Fase G0 (etapa de reposo): la célula aún no comienza a dividirse. Las células pasan la mayor parte de sus vidas en esta fase, llevando a cabo sus funciones corporales diarias, sin dividirse y sin preparase para la división. Dependiendo del tipo de célula, esta etapa puede durar desde unas pocas horas hasta muchos años. Cuando la célula recibe la señal de dividirse, pasa a la fase G1.

Fase G1: la célula obtiene información que determina si pasa o no a la próxima fase y cuándo habría de hacerlo. Comienza a sintetizar más proteínas a fin de prepararse para la división. En esta fase también se produce el RNA que se necesita para copiar el ADN. Esta fase dura aproximadamente de 18 a 30 horas.

Fase S: en la fase S, los cromosomas (los cuales contienen el código genético o ADN) se replican para que ambas células nuevas tengan el mismo ADN. Esta fase dura aproximadamente de 18 a 20 horas.

Fase G2: durante esta fase se obtiene más información sobre si se procede con la división celular y cuándo hacerlo. La fase G2 ocurre justamente antes de que la célula comience a dividirse en dos células. La fase G2 dura de dos a diez horas.

Fase M (mitosis): en esta fase, que dura sólo de 30 a 60 minutos, la célula se divide para formar dos células nuevas que son exactamente iguales.

Las células y la radiación

La fase del ciclo celular es importante debido a que usualmente la radiación primero elimina las células que están en división activa. No funciona muy rápidamente en las células que se encuentran en la etapa de reposo (G0) o que se dividen con menos frecuencia. La cantidad y el tipo de radiación que alcanza la célula y la velocidad del crecimiento celular afecta si la célula morirá o recibirá daño y cuán rápidamente ocurriría esto. El término radiosensibilidad describe la probabilidad de que la célula sea dañada por radiación.

Las células cancerosas tienden a dividirse rápidamente y a crecer sin control. La radioterapia destruye las células cancerosas que se están dividiendo, pero también afecta las células en división de los tejidos normales. El daño a las células normales causa efectos secundarios indeseados. La radioterapia consiste siempre en un equilibrio entre la destrucción de las células cancerosas y minimizar el daño a las células normales.

La radiación no siempre destruye inmediatamente las células cancerosas ni las células normales. Puede que tomen días e incluso semanas de tratamiento para que las células comiencen a morir, y puede que continúen muriendo por meses después de completar el tratamiento. A menudo, los tejidos que crecen rápidamente, como la piel, la médula ósea, y el revestimiento de los intestinos son afectados inmediatamente. En contraste, el tejido de los nervios, los senos, el cerebro y los huesos muestran los efectos más tarde. Por esta razón, el tratamiento con radiación puede causar efectos secundarios que pudieran no presentarse sino hasta mucho tiempo después del tratamiento.


Fecha de última actualización: 12/12/2014
Fecha de último cambio o revisión: 12/12/2014