Principios de la radioterapia

+ -Text Size

TEMAS

Tipos de radiación que se usan para tratar el cáncer

La radiación que se usa para tratar el cáncer se llama radiación ionizante debido a que forma iones (partículas que poseen carga eléctrica) en las células de los tejidos por los que pasa. Crea iones al remover los electrones de los átomos y las moléculas. Esto puede destruir células o modificar genes de manera que las células dejen de crecer.

Otras formas de radiación como las ondas de radio, las microondas y las ondas de luz son radiación no ionizante. Estos tipos de radiación no tienen mucha energía y no pueden formar iones.

La radiación ionizante se puede clasificar en dos tipos importantes:

  • Fotones (rayos X y rayos gamma), que son los que se usan más ampliamente en el tratamiento del cáncer.
  • Radiación con partículas (tales como electrones, protones, neutrones, iones de carbono, partículas alfa y partículas beta).

Algunos tipos de radiación ionizante tienen más energía que otros. Cuanto mayor sea la energía, más profundamente puede penetrar la radiación en los tejidos. El comportamiento de cierto tipo de radiación es importante para planear los tratamientos con tal radiación. El oncólogo especialista en radiación (un médico especializado para tratar con radiación a los pacientes de cáncer) selecciona el tipo y la energía de la radiación que son más adecuados para el cáncer de cada paciente, así como la localización.

Radiación con fotones

La forma más común de radiación usada para el tratamiento del cáncer es un rayo con fotón de alta intensidad. Esta radiación proviene de fuentes radioactivas como el cobalto, el cesio o una máquina llamada acelerador lineal (o linac, versión abreviada). Los haces de fotones de energía afectan las células y su trayectoria a medida que penetran el cuerpo para alcanzar el cáncer, pasan por el cáncer y abandonan el cuerpo.

Radiación con partículas

Haces de electrones o haces de partículas también son producidos por un acelerador lineal. Los electrones consisten de las partes de los átomos con carga negativa. Tienen un nivel bajo de energía y no penetran profundamente en el cuerpo, por lo que este tipo de radiación se usa con más frecuencia para tratar la piel, los tumores y los ganglios linfáticos cercanos a la superficie del cuerpo.

Los haces de protones son una forma de radiación de haces de partículas. Los protones son las partes de los átomos con carga positiva. Causan menos daño a los tejidos que atraviesan, pero son muy efectivos en destruir a las células al final de su trayectoria. Debido a esto, se cree que los haces de protones son capaces de hacer llegar más radiación al cáncer, a la vez que causa menos efectos secundarios en el tejido normal. Los protones se usan rutinariamente para ciertos tipos de cáncer, pero aún se necesitan estudiar más para usarlos en el tratamiento de otros.

Algunas de las técnicas usadas en el tratamiento de protones también pueden exponer a los pacientes a los neutrones (véase abajo). La radioterapia con rayo de protones requiere equipo altamente especializado y en la actualidad no está ampliamente disponible.

Los haces con neutrones se usa para algunos cánceres de la cabeza, cuello y próstata, así como para ciertos tumores inoperables. Un neutrón es una partícula sin carga en muchos átomos. La radiación con neutrones a veces puede ser útil cuando otras formas de radioterapia no son eficaces. En los Estados Unidos, son pocas las instalaciones que la ofrecen, y su uso ha ido disminuyendo en parte debido a problemas con lograr que los rayos alcancen el blanco. Debido a que los neutrones pueden dañar más el ADN que los fotones, los efectos en el tejido normal pudiera ser más graves. Los rayos se tienen que dirigir cuidadosamente y se tiene que proteger el tejido normal. Aun así, los haces con neutrones están mostrando ser muy prometedores con cánceres de glándulas salivares que no se pueden curar con cirugía.

La radiación con iones de carbono también se conoce como radiación de iones pesados debido a que hace uso de una partícula de mayor peso que el protón o neutrón. La partícula es parte del átomo de carbono, la cual en sí contiene protones, neutrones y electrones. Debido a que esta partícula es tan pesada, puede causar mayor daño a la célula a la que se dirige que cualquiera de los otros tipos de radiación. Así como con los protones, el rayo con iones de carbono puede ajustarse para que al final de su trayecto el mayor daño quede en las células cancerosas. Pero los efectos sobre los tejidos cercanos pueden ser más graves. Este tipo de radiación solamente está disponible en algunos cuantos centros de tratamiento en el mundo. Puede ser útil en tratar los casos de cáncer que normalmente no responden bien a la radiación (conocidos como radio-resistentes).

Las partículas alfa y beta son producidas principalmente por sustancias radiactivas especiales que pueden ser inyectadas, tragadas o colocadas en el cuerpo de una persona con cáncer. Se emplean con más frecuencia en estudios por imágenes, aunque pueden ser útiles en el tratamiento del cáncer. Usted puede aprender más en la sección “Radiofármacos”.


Fecha de última actualización: 02/06/2014
Fecha de último cambio o revisión: 02/06/2014