Radioterapia: una guía para los pacientes y sus familias

+ -Text Size

TEMAS

Cansancio

El cansancio es la sensación de sentirse agotado física, mental y emocionalmente. Esto es muy común con el cáncer y su tratamiento, y a menudo ocurre con la radioterapia. El control del cansancio es una parte importante de su atención y la de sus seres queridos.

Experimentar este tipo de cansancio (fatiga) implica tener menos energía para hacer las cosas que normalmente hace o quiere hacer. Puede durar por largo tiempo y convertirse en un obstáculo para hacer sus actividades cotidianas. Este cansancio es diferente al cansancio común, que generalmente dura poco y se alivia con descanso. El cansancio relacionado con el cáncer es peor y es más desgastante y puede que no mejore con el descanso. El cansancio asociado con el cáncer puede:

  • Variar de un día a otro en intensidad y qué tanto le afecta.
  • Ser abrumador y dificultar que se sienta bien.
  • Dificultar que pueda pasar el tiempo con familiares y amigos.
  • Reducir su capacidad de hacer sus actividades cotidianas, incluyendo trabajar.
  • Hacer que sea difícil seguir su plan de tratamiento contra el cáncer.
  • Tener distintas duraciones, lo cual hace difícil predecir por cuánto tiempo estará así.

Sólo usted sabe si tiene cansancio y cuán grave es. No existen pruebas de laboratorio que puedan diagnosticar o describir su nivel de cansancio. La mejor medida del cansancio proviene de su propio informe a su médico o enfermera. Usted puede describir su nivel de cansancio como inexistente, leve, moderado o grave. O puede usar una escala de 0 a 10, donde 0 significa nada de cansancio y 10 es para el peor cansancio que podría imaginar. Cual sea la forma que escoja, es importante que comunique su nivel de cansancio a su equipo de atención médica.

La mayoría de las personas empiezan a sentirse cansadas al cabo de unas semanas de haber recibido la radioterapia, y el cansancio suele empeorar a medida que avanza el tratamiento. El estrés debido a su enfermedad y a las visitas diarias para sus sesiones de tratamiento puede empeorar el cansancio.

La causa del cansancio relacionado al cáncer no siempre puede asimilarse de forma clara. No obstante, si se conoce la causa, a menudo su médico puede tratarla. Por ejemplo, si se piensa que la anemia (recuento bajo de glóbulos rojos) contribuye a los síntomas del cansancio, ésta puede ser atendida con tratamiento. En otros pacientes, el tratamiento podría incluir la corrección del desbalance de líquidos y minerales en la sangre. El aumento de actividad física, así como la atención de los problemas al dormir y una buena alimentación también parecen aliviar el problema del cansancio. La educación y la asesoría forman parte del tratamiento ya que ayudan al paciente a saber cómo ahorrar energías, reducir el estrés y usar la distracción para enfocarse en cosas que no sea el cansancio.

Al entender su cansancio, usted puede sobrellevarlo mejor y reducir su angustia. Con frecuencia, un familiar puede ayudarle a que hable con su equipo de atención médica sobre su cansancio y cómo éste le afecta.

Por lo general, el cansancio se desvanece con el transcurso del tiempo tras completado el tratamiento. Hasta ese momento, hay algunas cosas que puede hacer que son útiles para lidiar con el cansancio:

  • Haga una lista de las cosas que necesita hacer en orden de importancia para usted. Trate de hacer las actividades importantes primero, cuando tiene más energía.
  • Pida la ayuda de sus seres queridos y amigos.
  • Coloque a su alcance las cosas que usa con frecuencia.
  • Trate de calmar su estrés. Acciones como la respiración profunda, la visualización de imágenes, la meditación, la oración, el hablar con otras personas, la lectura, la música, el pintar y cualquier otra actividad que le resulte placentera puede que sea útil para aliviar su estrés.
  • Mantenga un registro de cómo se siente cada día. Llévelo con usted cuando vaya a ver a su médico.
  • Mantenga un balance entre el descanso y las actividades. Procure no pasar mucho tiempo en cama, lo cual puede hacer que se sienta débil. Programe las actividades de tal forma que tenga suficiente tiempo para descansar. La mayoría de la gente nota que tener periodos breves de descanso resulta mejor que uno prolongado.
  • Hable con su médico sobre qué actividades físicas puede que sean las más adecuadas para usted antes de comenzar cualquier programa de ejercicio.
  • Siga una alimentación sana que contenga proteínas (carnes, leche, huevo y frijoles), y tenga un consumo diario suficiente de agua, salvo que reciba otras indicaciones.

Informe a su médico o enfermera sobre su cansancio y asegúrese de hablar con ellos si:

  • Su cansancio no se alivia, o si recurre o empeora.
  • Está más cansado de lo normal durante o después de una actividad.
  • Siente cansancio y no es debido a algo que haya hecho.
  • Experimenta confusión o no se puede concentrar en sus pensamientos.
  • No se puede levantar después de pasar más de 24 horas en cama.
  • Su cansancio interfiere con su vida social o su rutina diaria.

Si necesita tomarse un tiempo para ausentarse de su trabajo, hable con su empleador. Puede que también cuente con algunos derechos que le ayudarán a conservar su empleo. Póngase en contacto con la Sociedad Americana Contra El Cáncer (vía telefónica o en Internet) para obtener más información sobre el cansancio, así como información sobre la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades y la Ley de Licencia Familiar y Médica (FMLA). Algunas de esas leyes pueden ser muy útiles para las personas con cáncer.


Fecha de última actualización: 02/26/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/26/2013