Radioterapia: una guía para los pacientes y sus familias

+ -Text Size

TEMAS

Anterior tema

Cansancio

Siguiente tema

Caída del cabello

Problemas en la piel

El área tratada de su piel puede lucir rojiza, irritada, inflamada, con ampollas o incluso como si estuviera bronceada o quemada por el sol. Al cabo de unas semanas, puede que su piel se haga reseca, escamosa, experimente picazón o puede que se despelleje. Es importante que informe a su médico o enfermera sobre cualquier cambio que experimente en la piel. Puede que le sugieran formas de aliviar los malestares en la piel y reducir la irritación adicional.

La mayoría de las reacciones en la piel desaparecen lentamente una vez finalizado el tratamiento. Sin embargo, en algunos casos, la piel tratada quedará más oscura de lo que era antes. Trate su piel con suavidad y delicadeza. Existen varias formas de lograr esto:

  • Use solamente agua tibia y jabón suave; simplemente deje que el agua caiga sobre el área tratada. No frote el área. También tenga cuidado de no quitar las marcas hechas en su piel para la radioterapia hasta que sea completada.
  • Evite ponerse ropa ajustada o áspera sobre el área tratada.
  • Trate de no frotar, restregar ni rascar las zonas sensibles.
  • No coloque nada que sea caliente como almohadillas térmicas, ni nada que sea frío como compresas heladas, sobre la piel de la región tratada, salvo que su médico le indique hacerlo.
  • No use crema para antes o después de afeitarse, ni productos para eliminar los vellos. Si tiene que afeitarse el área, utilice una afeitadora eléctrica, pero antes consulte a su médico o enfermera.
  • Consulte a su médico o enfermera antes de usar polvos, cremas, perfumes, desodorantes, aceites para el cuerpo, ungüentos, lociones o remedios caseros en el área tratada durante y tras varias semanas después del tratamiento. Muchos productos para la piel pueden dejar sobre ésta una capa que puede causar irritación e incluso puede cambiar la dosis de radiación absorbida por el cuerpo.
  • Evite exponer el área a la luz solar mientras recibe el tratamiento, y por lo menos durante un año después de haber terminado la terapia. No use camas de bronceado o lámparas UV.
  • Si usted prevé que pasará más de unos minutos al sol, use ropa protectora (por ejemplo, un sombrero de ala ancha y una camisa de manga larga) y un producto antisolar. Pregunte al médico o a la enfermera si puede aplicarse una crema antisolar.

Fecha de última actualización: 02/26/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/26/2013