Radioterapia: una guía para los pacientes y sus familias

+ -Text Size

TEMAS

Radioterapia externa

La radioterapia externa (o radiación de rayos externos) usa una máquina que dirige los rayos de alta energía desde fuera del cuerpo hacia el tumor y a algunos tejidos normales adyacentes. La mayoría de las personas recibe radioterapia externa durante el transcurso de muchas semanas en las que las sesiones se realizan de manera ambulatoria en un centro de tratamiento u hospital.

¿Cómo planifica su médico el tratamiento?

Después de un examen físico, así como de una revisión de su historial clínico y de los resultados de las pruebas, el médico localizará con exactitud el área a ser tratada. Esto se hace unos días antes de comenzar la radioterapia en un proceso llamado simulación. Se le pedirá que se recueste y permanezca sin moverse sobre una mesa, mientras el técnico de radiación utiliza una máquina especial de rayos X (CT o MRI) para determinar el campo de tratamiento (también conocido como puerto de tratamiento). Este es el lugar preciso de su cuerpo a donde se dirigirá el rayo de la radiación.

Los rayos radiactivos son dirigidos de forma muy precisa. Puede que se haga una máscara o molde de yeso de la parte corporal para que le ayude a mantenerse inmóvil durante el tratamiento. También serán útiles para ayudarle a mantener la misma posición durante las sesiones subsecuentes. Puede que el técnico de radiación marque el área con pequeños puntos de tinta semipermanente. Con el transcurso del tiempo, las marcas serán propensas a desaparecer, pero es necesario que éstas permanezcan hasta que finalice su tratamiento. No use jabón ni restriegue estas marcas. A veces, puede que el área se marque con puntos permanentes como los que se utilizan en un tatuaje (los cuales podrán borrarse con láser si así lo desea).

De acuerdo con la información de la simulación, de otras pruebas y de su diagnóstico clínico, el médico decidirá cuánta radiación es necesaria, cómo se administrará y cuántas sesiones de tratamiento debe recibir.

La radioterapia externa normalmente se aplica con una máquina llamada acelerador lineal (“linac” por su abreviación en inglés), la cual se describe más adelante.

¿Cuánto tiempo dura el tratamiento?

En la mayoría de los casos, la dosis total de radiación necesaria para combatir el tumor no puede suministrarse por completo en una sola sesión. Esto se debe a que es muy difícil administrar la radioterapia sin dañar las células normales alrededor. Una dosis de radiación que se administra toda en una misma sesión puede causar más daños a los tejidos sanos. Esto puede causar más efectos secundarios que si se administra esa misma dosis a través de muchas sesiones de tratamiento.

Por esta razón, la dosis total de radioterapia externa normalmente se divide en dosis menores denominadas fracciones. La forma más común de administrarse es diariamente, 5 días a la semana (de lunes a viernes) durante 5 a 8 semanas. Los recesos de fin de semana permiten que las células normales se recuperen. La dosis total de radiación y el número de sesiones de tratamiento pueden variar dependiendo de:

  • El tamaño y la localización de su cáncer.
  • El tipo de cáncer.
  • La razón del tratamiento.
  • Su estado general de salud.
  • Cualquier otro tratamiento que esté recibiendo.

Puede que en ciertos casos se use una programación distinta de sesiones. Por ejemplo, la radioterapia puede durar sólo unas cuantas semanas (o menos) cuando está siendo administrada para aliviar los síntomas, debido a que la dosis total de radiación es menor. En algunos casos, la radiación puede ser aplicada en dos o más sesiones de tratamiento al día (radioterapia hiperfraccionada). O puede administrarse como terapia de curso dividido, lo cual permite varias semanas de receso entre las sesiones de tratamiento para permitir que el cuerpo se recupere mientras el cáncer se reduce.

¿Qué ocurre durante cada sesión de tratamiento?

La radiación externa es muy parecida a sacarse una radiografía común. El tratamiento en sí no causa dolor y toma solamente unos minutos, pero cada sesión puede durar de 15 a 30 minutos debido al tiempo que toma preparar el equipo y colocarle a usted en la posición correcta.

Según el área que está recibiendo el tratamiento, es posible que usted tenga que desnudarse, por lo que es aconsejable que vista ropa holgada que se pueda quitar y poner fácilmente. Se le solicitará que se recueste sobre la mesa de tratamiento próxima a la máquina de radiación (el acelerador lineal o linac). Este equipo cuenta con un brazo que se extiende a través de la mesa. La radiación es emitida por este brazo. La máquina puede moverse alrededor de la mesa para cambiar el ángulo de radiación en caso de ser necesario.

El técnico de radiación puede colocar forros resistentes especiales entre la máquina y otras partes de su cuerpo que no están siendo tratadas para proteger los tejidos y órganos sanos.

Tan pronto como usted se encuentre en la posición correcta, el técnico de radiación entrará en un cuarto adyacente para operar la máquina y le observará en una pantalla de televisión. La habitación está recubierta o protegida contra la radiación para que el terapeuta no quede expuesto a ella. Usted podrá comunicarse con el técnico a través de un intercomunicador. Se le pedirá que permanezca inmóvil durante el tratamiento. No tiene que aguantar la respiración, simplemente respire con normalidad.

La máquina que se utiliza para administrar la radioterapia emite chasquidos y zumbidos, y algunas veces puede sonar como una aspiradora mientras se mueve para dirigir la radiación al área de tratamiento desde distintos ángulos. El radioterapeuta controla el movimiento y verifica que la máquina esté funcionando adecuadamente. Si tiene alguna inquietud sobre algo de lo que sucede en la sala de tratamiento, pida a su terapeuta que le explique. Si se siente mal o algo le incomoda durante el tratamiento, infórmeselo inmediatamente. Es posible interrumpir la ejecución de la máquina en cualquier momento.

¿Emitirá radiación mi cuerpo durante o después de la sesión de radiación externa?

La radioterapia externa afecta a un grupo de células en su cuerpo sólo por un momento. Debido a que no hay una fuente de radiación en su cuerpo, usted no emitirá radiación en ningún momento durante o después del tratamiento.

Métodos de radioterapia externa más recientes

Los métodos más nuevos y más precisos de administrar radiación externa pueden ayudar a los médicos a enfocar mejor la radiación hacia el tumor y ocasionar menos daño a los tejidos normales, lo cual permite a los médicos utilizar mayores dosis de radiación. Debido a que estos métodos son nuevos, los efectos a largo plazo continúan bajo estudio.

La radioterapia conformal tridimensional (3D-CRT) emite rayos con la forma del tumor dirigidos desde direcciones distintas. Se coloca a los pacientes un molde o yeso para inmovilizar la parte del cuerpo a tratar y así dirigir la radiación con mayor precisión. Al dirigir la radiación con más precisión, puede que sea posible reducir el daño ocasionado por la radiación en los tejidos sanos y eliminar mejor el cáncer al aumentar la dosis de radiación en el tumor.

La radioterapia de intensidad modulada (IMRT) se ajusta a la forma del tumor como lo hace la 3D-CRT, pero también permite ajustar la potencia de los rayos en algunas áreas para administrar dosis más potentes a ciertas áreas del tumor y disminuir el daño a los tejidos normales del cuerpo. La IMRT ofrece un control aún mayor al reducir la radiación que alcanza el tejido normal y permite que se administre una dosis mayor al tumor.

Un tipo de IMRT, conocido como tomoterapia helicoidal, usa un acelerador lineal dentro de una gran “rosca”. Para este tratamiento, usted se acuesta en una camilla que se desliza por la rosca a medida que el equipo gira en forma de espiral alrededor de usted. Este equipo emite muchos rayos pequeños de radiación hacia el tumor desde diferentes ángulos alrededor del cuerpo, lo que permite dirigir la radiación con una precisión aún mayor.

La radioterapia conformal tridimensional con rayos de protones es muy parecida a la terapia conformal, pero en lugar de usar rayos X, utiliza rayos de protones. Los protones son partes de los átomos que causan poco daño a los tejidos que atraviesan, pero que son muy efectivos en eliminar a las células que se encuentran al final de su trayectoria. Esto significa que la radiación con rayos de protones es capaz de suministrar más radiación al tumor, a la vez que reduce los efectos secundarios en el tejido normal. Los protones sólo se pueden poner en una máquina especial llamada ciclotrón o sincrotrón. Este equipo es bastante costoso y requiere ser operado por expertos. Es por esto que la terapia con rayos de protones cuesta mucho y solo está disponible en pocos centros de tratamiento con radiación. Se necesitan más estudios para determinar si la radiación con protones produce mejores resultados en ciertos cánceres en comparación con otros tipos de tratamiento de radiación.

La terapia de radiación intraoperatoria (IORT) consiste de radiación directamente al o a los tumores durante la cirugía. Puede que se use si los tumores no pueden ser extirpados en su totalidad o si hay un alto riesgo de que se vuelva a desarrollar un tumor en la misma región. El cirujano ubica el cáncer mientras que el paciente se encuentra bajo los efectos de la anestesia (uso de medicamentos para adormecer al paciente para que no sienta dolor). Los tejidos normales son despejados y protegidos con el uso de forros especiales de tal forma que la IORT permita al médico aplicar una dosis alta de radiación al cáncer y limitar los efectos en los tejidos adyacentes. La IORT normalmente se administra en un quirófano especial recubierto con paredes que bloquean la radiación.

La radiocirugía estereotáctica no es realmente cirugía, sino un tipo de tratamiento con radiación que suministra una gran dosis de radiación a un área pequeña de tumor, usualmente en una sola sesión. La mayoría de las veces se usa para los tumores cerebrales y otros tumores dentro de la cabeza. En algunos casos, puede que se utilice una cubierta o caparazón para la cabeza para ayudar al paciente a que no mueva su cabeza. Una vez determinada la región exacta del tumor mediante los estudios por CT o MRI, la radiación se aplica desde la máquina hacia dicha región. La radiación se dirige de forma muy precisa para afectar a los tejidos adyacentes lo menos posible.

Hay tres tipos de radiocirugía estereotáctica que puede ser aplicada:

  • El tipo más común utiliza un acelerador lineal móvil que es controlado por una computadora. La máquina se mueve alrededor para suministrar la radiación al tumor desde muchos ángulos diferentes. Varias máquinas hacen radiocirugía estereotáctica de esta manera, las cuales se conocen como X-Knife CyberKnife® y Clinac®.
  • El método Gamma Knife® utiliza alrededor de 200 rayos pequeños dirigidos al tumor desde diferentes ángulos por un tiempo breve para suministrar una gran dosis de radiación. Por lo general, se administra en una sesión de tratamiento. Como se dijo anteriormente, no se hace uso de bisturí pues no se ejecuta ningún corte.
  • Un tercer tipo hace uso de rayos de partículas con carga alta (como protones y iones de helio) para administrar la radiación al tumor. Además, al dirigir las partículas al tumor desde ángulos diferentes, estas permiten que la mayor parte de la energía de radiación sea suministrada a profundidades más precisas, al final de su trayectoria. Con esto se limita el daño a los tejidos u órganos sanos adyacentes.

La mayoría de las veces, la radiocirugía estereotáctica administra toda la dosis de radiación en una sola sesión, pero puede repetirse en caso de ser necesario. Algunas veces, los médicos administran una cantidad de dosis similar o ligeramente mayor de radiación dividida en varios tratamientos pequeños. (A esto se le llama fraccionamiento). Se le podría llamar radiocirugía fraccionada o radioterapia estereotáctica fraccionada.


Fecha de última actualización: 06/03/2014
Fecha de último cambio o revisión: 06/03/2014