Una guía sobre radioterapia

+ -Text Size

TEMAS

Cuidados de seguimiento tras la radioterapia

¿Qué significa “seguimiento”?

Independientemente del tipo de cáncer que haya tenido, requerirá programar citas de rutina con su médico para revisar su progreso tras haber terminado la radioterapia. Puede que también requiera ayuda para sobrellevar cualquier problema que pueda surgir. Esta etapa del tratamiento se conoce como cuidado de seguimiento.

Su cuidado de seguimiento incluye la verificación de los resultados de su tratamiento, aunque también puede comprender tratamientos adicionales contra el cáncer, rehabilitación y orientación. Puede requerir consultas con su médico de cabecera, cirujano, médico oncólogo (un médico especializado en tratar pacientes que reciben quimioterapia) y su oncólogo de radiación. Su cuidado de seguimiento dependerá del tipo de cáncer, así como de otros tratamientos que haya recibido o vaya a recibir.

Después de la radioterapia, tal vez quiera formular las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo podré reintegrarme a mis actividades normales?
  • ¿Con qué frecuencia debo acudir a la consulta con usted?
  • ¿Qué pruebas me harán y por qué?
  • ¿De cuáles síntomas o efectos secundarios debo estar al pendiente e informarle?
  • ¿Cuándo podré usar una prótesis (repuesto artificial de una parte del cuerpo que ha sido extraída debido a cáncer) o cuándo puedo someterme a cirugía reconstructiva?
  • ¿Debo someterme a una dieta especial?
  • ¿Cuándo puedo volver a tener actividad sexual o intentar tener un bebé?

Cuidados tras la radioterapia

Durante un tiempo breve después del tratamiento, deberá continuar con algunos de los cuidados especiales que tuvo durante el tratamiento. Por ejemplo, si aún tiene problemas en la piel una vez finalizado el tratamiento, sea cuidadoso con la piel del área tratada hasta que toda señal de irritación haya desaparecido. Puede que además necesite tiempo adicional para descansar mientras se recuperan y regeneran los tejidos sanos. Es posible que necesite limitar sus actividades para ahorrar energías y no trate de volver a su rutina anterior de inmediato.

Dolor tras la terapia

Algunas personas necesitan ayuda para controlar el dolor que continúa después de la radioterapia. Salvo que su médico indique lo contrario, no aplique calor ni frío para aliviar el dolor en ninguna de las áreas que se hayan tratado con radiación. Hable con su médico o enfermera y descríbale lo más detalladamente posible el lugar y el tipo de dolor. Continúe colaborando con su equipo de atención contra el cáncer hasta que se logre tener al dolor bajo control.

Usted puede aprender más sobre el dolor y cómo sobrellevarlo en Guía sobre el control del dolor causado por el cáncer.

Cuándo llamar a su equipo de atención médica contra el cáncer

Después del tratamiento, es probable que esté muy alerta de su cuerpo y de cualquier cambio leve que tenga de un día a otro. Si experimenta alguno de los problemas que se mencionan a continuación, acuda a su médico o enfermera inmediatamente:

  • Dolor que no desaparece o que empeora
  • Masas, abultamiento o hinchazón que no tenía antes
  • Náuseas, vómitos, diarrea, pérdida del apetito o dificultad para tragar
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Fiebre o tos persistente
  • Erupciones, moretones (hematomas) o pérdida de sangre inusuales
  • Cualquier otro signo o síntoma al que su equipo de atención médica contra el cáncer le pida que preste atención

No dude en informar a su médico cualquier problema o inquietud que surja. Siempre es mejor determinar la causa de un problema para que se trate de inmediato.

¿Cuándo podré regresar al trabajo?

Si ha dejado de trabajar, podrá regresar al trabajo tan pronto como usted y el médico consideren que está en condiciones de hacerlo. Algunas personas pueden incluso seguir trabajando mientras reciben el tratamiento de radioterapia. Si su trabajo requiere levantar objetos o realizar actividades físicas fuertes, puede ser que deba cambiar su rutina hasta que haya recuperado las fuerzas.

Llámenos si tiene alguna pregunta sobre su trabajo, seguro médico, o derechos como empleado. La Sociedad Americana del Cáncer ofrece información que puede ser útil.

¿Qué registros requiero conservar?

Es recomendable guardar copias de los registros médicos de su tratamiento. Es importante que usted le proporcione a cualquier doctor nuevo que podría consultar en el futuro los detalles de su diagnóstico y tratamiento. La recopilación de estos detalles poco después de su tratamiento puede ser más fácil que tratar de obtenerlos en algún momento en el futuro. Asegúrese de contar con toda esta información para sus propios registros:

  • Una copia de su informe de patología de cualquier biopsia o cirugía
  • Si se sometió a una cirugía, una copia del informe quirúrgico
  • Una copia del resumen de su tratamiento de radioterapia.
  • Si se le admitió en el hospital, una copia del resumen al alta que se preparó al salir del hospital
  • Una lista de los medicamentos de tratamiento contra el cáncer que haya tomado, las dosis y cuándo los tomó.

En cualquier ocasión en que consulte a un doctor nuevo, asegúrese de preparar copias de dichos registros y conservar el original para usted. Después de cada cierto tiempo, los consultorios médicos y hospitales se deshacen de este tipo de información.


Fecha de última actualización: 11/16/2015
Fecha de último cambio o revisión: 11/16/2015