Radioterapia: una guía para los pacientes y sus familias

+ -Text Size

TEMAS

Radioterapia interna (braquiterapia)

¿Qué es la radioterapia interna?

Puede que su médico recomiende la radioterapia interna (también conocida como braquiterapia) como la mejor forma para tratar su cáncer. Este tipo de radiación no emplea rayos de radiación emitidos desde una gran máquina, sino que la fuente de radiación se encuentra usualmente contenida en un pequeño depósito (implante). El implante se coloca muy cerca o dentro del tumor. Se coloca de tal forma que dañe las menos células normales como sea posible. El material radiactivo puede dejarse dentro del cuerpo solamente por un tiempo reducido, o puede que se deje ahí de forma permanente. Esto permite al médico aplicar una dosis mayor de radiación a una región menor que de lo que sería posible con un tratamiento de radiación externa.

Los tipos principales de braquiterapia son la radiación intracavitaria y la radiación intersticial. Ambos métodos involucran el uso de implantes radiactivos, como píldoras, semillas, cintas, alambres, agujas, cápsulas, pequeños globos o tubos con radiación. Durante la radiación intracavitaria, el material es colocado en una cavidad (espacio) en el cuerpo, como el útero por ejemplo. Con la radiación intersticial, los implantes son colocados dentro o cerca del cáncer, pero no en una cavidad del cuerpo.

Los implantes permanecen contenidos y se desplazan en depósitos especiales que retienen la radiación en su interior de tal forma que no pueda afectar otras partes. Es probable que este tratamiento se administre en una sala especial recubierta para contener la radiación. Y puede que los profesionales médicos que manejan los implantes usen equipo especial para protegerles de la exposición una vez que los implantes sean extraídos del contenedor.

¿Cómo se colocan los implantes en el cuerpo?

Las sustancias radiactivas selladas (implantes) se colocan en las cavidades del cuerpo o en el tejido del cuerpo con aplicadores, los cuales consisten de tubos metálicos o de plástico conocidos como catéteres. Esto se hace en el quirófano de un hospital. El paciente será adormecido ya sea con anestesia general (en la que se administran medicamentos para dormirlo por completo y así no sienta dolor) o anestesia local (en donde sólo se adormece una parte del cuerpo). El médico coloca los aplicadores mediante el uso de pruebas de imágenes (como radiografías o imágenes por resonancia magnética) para poder encontrar la región exacta en donde se requieren colocar.

Durante la radiación en sí, los implantes radiactivos son colocados en el cuerpo a través de los aplicadores. Algunos implantes son permanentes, los cuales se colocan a través del aplicador que luego se retira dejando el implante en el cuerpo. Otros implantes se dejan en el cuerpo sólo por cierto tiempo. Para los implantes que serán extraídos tras cierto tiempo, pero colocados de nuevo posteriormente, a menudo el aplicador se deja colocado hasta que el tratamiento termina (puede que se hagan suturas para mantenerse en su lugar). El aplicador se retira en el momento en que se extraen los implantes durante la última sesión.

¿Cuánto tiempo permanecen los implantes en el cuerpo?

El tipo de implante que recibe y la programación de las sesiones de tratamiento dependerán del tipo de cáncer, su ubicación en el cuerpo, su estado de salud general y de otros tratamientos que haya tenido. Algunos implantes suministran dosis bajas de radiación, los cuales permanecen colocados por varios días o incluso de manera permanente. Otros suministran dosis mayores de radiación y luego son extraídos tras sólo algunos minutos.

Algunos implantes temporales se dejan colocados de uno a siete días. Para implantes más grandes, según el lugar en donde se encuentren, puede ser que usted deba permanecer en cama sin moverse mucho para evitar que se desplacen.

Algunos implantes más pequeños (como las semillas o partículas) pueden dejarse colocados sin que sean extraídos posteriormente. Durante el transcurso de varias semanas dejarán de emitir radiación. Las semillas son aproximadamente del tamaño de un grano de arroz y en raras ocasiones pueden causar problemas. Si sus implantes se dejan colocados, puede que regrese a casa en el mismo día en que fueron insertados (o al día siguiente). Pero va a necesitar quedarse en el centro de tratamiento hasta que se pierda el efecto de la anestesia. A veces se requiere tomar medidas especiales de precaución por algunas semanas para proteger a los familiares y amigos de la radiación emitida por los implantes. Asegúrese de consultar esto con su equipo de atención médica.

La braquiterapia remota en dosis altas (HDR por sus siglas en inglés) permite que la persona sea tratada por sólo unos minutos con una fuente radiactiva poderosa que llega al tumor a través de catéteres. La fuente es retirada sólo unos minutos después. Puede que esto sea repetido durante el transcurso de unos cuantos días o semanas. El material radiactivo no se deja en el cuerpo. A veces el aplicador se deja colocado entre las sesiones de tratamiento, o puede que sea colocado antes de cada una de las sesiones.

¿Cómo me sentiré durante la terapia de implante?

No es probable que sienta mucho dolor, ni que sienta gran malestar mientras los implantes son colocados. Los medicamentos (anestésicos) utilizados mientras los implantes se colocan le harán sentirse adormecido, o con el estómago revuelto (náuseas), pero estos efectos no duran mucho tiempo. Si su implante se fija en su lugar mediante un aplicador, es posible que sienta alguna molestia en la región. Pida alguna medicina que le ayude a relajarse o para aliviar el dolor si lo necesita. Asegúrese de informar a la enfermera si tiene ardor, sudoración o cualquier otro síntoma.

¿Qué ocurre después de retirarse un implante temporal?

En la mayoría de los casos, la anestesia no es necesaria al momento de retirar un aplicador o implante. Por lo general esto se realiza en su habitación de hospital o consultorio médico. Es posible que sienta dolor o sensibilidad en el área tratada por algún tiempo después del tratamiento, pero la mayoría de las personas pueden regresar rápidamente a sus actividades normales. Recuerde que su cuerpo se está recuperando, y puede ser que necesite descansar o dormir por más tiempo durante los próximos días.

¿Qué ocurre con los implantes permanentes?

Los materiales radiactivos dejarán de emitir radiación con el tiempo. Puede que esto tome semanas o meses. Hable con su médico o enfermera sobre cuánto tiempo podría tomar en su caso. Una vez que la radiación desaparece, el/los implante(s) dejan de ser activos. Por lo general permanecen colocados y no causan daño, por lo que no es necesario extraerlos.

¿Emitiré radiación durante o después de finalizar el tratamiento de radioterapia interna?

Con la radioterapia interna su cuerpo puede emitir una pequeña cantidad de radiación por poco tiempo. Si la radiación está contenida en un implante temporal, se le pedirá que permanezca en el hospital y que se limiten sus visitas durante el tratamiento. Puede que también le soliciten mantener cierta distancia entre usted y las visitas. Puede que no se permita que las mujeres embarazadas y los niños le visiten. Con los implantes sellados, los fluidos corporales y las cosas usadas por el paciente no son radiactivos.

Los implantes permanentes emiten pequeñas dosis de radiación durante unas cuantas semanas o meses a medida que dejan de hacerlo lentamente. La radiación por lo general no se desplaza mucho más allá del área bajo tratamiento, por lo que las probabilidades de que otras personas estén expuestas a la radiación son muy pequeñas. No obstante, puede que su equipo de atención médica le solicite que tome ciertas precauciones como el mantenerse alejado de niños menores y mujeres embarazas, especialmente justo después de haber recibido los implantes. De nuevo, los fluidos corporales y las cosas que utiliza no emitirán radiación.


Fecha de última actualización: 02/26/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/26/2013