Radioterapia: una guía para los pacientes y sus familias

+ -Text Size

TEMAS

Radioterapia dirigida a la región del pecho

La radioterapia que se administra en el área del pecho puede que cause problemas de deglución (tragar), tos y dificultad para respirar. Asegúrese de informar a su médico o enfermera en caso de que le surgen estos efectos secundarios.

Si usted recibe radioterapia después de una cirugía debido a cáncer de seno, trate de no usar un sostén, siempre que le sea posible. Si no le es posible, póngase un sostén de algodón suave y sin alambres para evitar que se le irrite la piel. Si siente entumecimiento u hormigueo en los hombros, pregunte a su médico o enfermera acerca de los ejercicios que le pueden ayudar a mover libremente los brazos.

Otros efectos secundarios incluyen la irritación e hinchazón en los senos debido a la acumulación de líquido en el área tratada. Estos efectos secundarios probablemente desaparezcan en uno a dos meses después de que termina la radioterapia. Si la acumulación de líquido le sigue causando malestar (conocida como linfedema), pregunte a su médico qué puede hacer. También puede ponerse en contacto con nosotros o consultar nuestro sitio Web para más información sobre linfedema.

La piel en la región tratada puede tornarse roja o más oscura, lo que probablemente desaparecerá uno o dos meses después de finalizar la radiación.

La radioterapia tras la cirugía de seno puede que cause otros cambios de largo plazo en el seno. Su piel puede volverse un poco más oscura, y sus poros pueden agrandarse y ser más notables. La piel pudiera estar más o menos sensible, y más firme y pesada que antes del tratamiento. A veces, el tamaño del seno cambia; puede volverse más grande debido a la acumulación de líquido o más pequeño a causa de tejido cicatricial. Muchas mujeres experimentan poco o ningún cambio en el tamaño del seno. Estos efectos secundarios pueden durar mucho tiempo después del tratamiento.

Si su tratamiento incluye implantes de radiación interna, puede ser que note sensibilidad o rigidez en el seno. Una vez retirados los implantes, es probable que presente algunos de los mismos efectos secundarios que se producen con el tratamiento con radiación externa. Si esto ocurre, siga la recomendación ofrecida anteriormente e informe a su médico acerca de cualquier problema que note.

Al cabo de un año, no deberá experimentar cambios nuevos. Si nota cambios en cuanto a tamaño, forma, apariencia o textura del seno transcurrido este tiempo, notifíquelo a su médico de inmediato.

Cuando las sesiones de la radioterapia incluyen el área del pecho, los pulmones pueden resultar afectados. Un cambio inicial es la disminución de los niveles de surfactante, la sustancia que ayuda a mantener abiertas las vías respiratorias. Esto impide que los pulmones se expandan en su totalidad lo cual puede causar tos y respiración entrecortada (falta de aliento). Estos síntomas a veces son tratados con esteroides.

La neumonitis por radiación es la inflamación de los pulmones a causa de la radioterapia. Está asociada a la radioterapia administrada a la región del pecho. Puede darse desde alrededor de seis semanas hasta seis meses tras haber completado la radioterapia de rayos externos. El riesgo de desarrollar esta afección depende de la dosis de radiación, la cantidad de tejido pulmonar en la región tratada, si recibió radiación en el pasado, y si está recibiendo quimioterapia al mismo tiempo. También es más propensa si padece de otras enfermedades, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC, o COPD por sus siglas en inglés). Con tratamiento, la mayoría de la gente se recupera de la neumonitis por radiación sin efectos que perduren.

Los síntomas comunes incluyen:

  • Falta de aliento que generalmente empeora con el ejercicio.
  • Dolor en el pecho que a menudo empeora cuando respira profundamente.
  • Tos.
  • Esputo (flema) de matiz rosado.
  • Fiebre de intensidad leve.
  • Debilidad.

En algunos casos, los síntomas no se notan y la neumonitis por radiación se detecta con una radiografía en la región del pecho.

La neumonitis por radiación es tratada procurando disminuir la inflamación. Por lo general se hace uso de esteroides, como la prednisona. Generalmente se alivia con tratamiento. Pero en caso de que no se someta a tratamiento o que los problemas persistan, esto puede derivar en fibrosis pulmonar (endurecimiento o cicatrización de los pulmones). Cuando esto sucede, los pulmones no pueden inflarse totalmente para tomar aire. Si una gran parte de los pulmones es tratada con radiación, estos cambios pueden causar dificultades para respirar, así como una menor capacidad para la actividad física.


Fecha de última actualización: 02/26/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/26/2013