Radioterapia: una guía para los pacientes y sus familias

+ -Text Size

TEMAS

Radioterapia dirigida al pecho

La radioterapia dirigida al área del pecho podría afectar al corazón, causando endurecimiento de las arterias (lo que puede hacerle más propenso a un ataque al corazón en el futuro), daño a la válvula coronaria, o palpitaciones cardíacas irregulares. También puede ocasionar problemas de deglución (al tragar), tos y dificultad para respirar. Asegúrese de entender a qué debe prestar atención e informar a su médico o enfermera si nota cualquiera de estos efectos secundarios.

La neumonitis por radiación es la inflamación de los pulmones que puede deberse a radioterapia dirigida al pecho. Puede darse desde alrededor de seis semanas hasta seis meses tras haber completado la radioterapia de rayos externos. El riesgo de desarrollar esta afección depende de la dosis de radiación, la cantidad de pulmón que recibe radiación, si recibió radiación en el pasado, y si está recibiendo quimioterapia al mismo tiempo. También es más propensa si padece otras enfermedades, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC, o COPD por sus siglas en inglés).

Los síntomas comunes de la neumonitis por radiación incluyen:

  • Falta de aliento que generalmente empeora con el ejercicio
  • Dolor en el pecho que a menudo empeora cuando respira profundamente
  • Tos
  • Esputo (flema) de matiz rosado
  • Fiebre de intensidad leve
  • Debilidad

En algunos casos, los síntomas no se notan y la neumonitis por radiación se detecta con una radiografía en la región del pecho.

La neumonitis por radiación es tratada procurando disminuir la inflamación. Por lo general se hace uso de esteroides, como la prednisona. Con tratamiento, la mayoría de la gente se recupera sin efectos que perduren. Pero en caso de que no se someta a tratamiento o que los problemas persistan, esto puede derivar en fibrosis pulmonar (endurecimiento o cicatrización de los pulmones). Cuando esto sucede, los pulmones no pueden inflarse totalmente para tomar aire. Si una gran parte de los pulmones es tratada con radiación, estos cambios pueden causar dificultades para respirar, especialmente durante la actividad física.


Fecha de última actualización: 06/03/2014
Fecha de último cambio o revisión: 06/03/2014