Radioterapia: una guía para los pacientes y sus familias

+ -Text Size

TEMAS

Radioterapia sistémica

La radiación sistémica hace uso de medicamentos radiactivos para tratar ciertos tipos de cáncer. Estos medicamentos se pueden administrar por vía oral o inyectarse en una vena; por tanto tienen alcance en todo el cuerpo.

¿Qué es la radioterapia sistémica?

Los radiofármacos son medicamentos radiactivos que se usan para administrar la radiación sistémica. Estas fuentes de radiación no sellada están en estado líquido y están compuestas por una sustancia radiactiva, la cual a veces está unida a un anticuerpo especial que se adhiere a las células cancerosas. El yodo radiactivo, el estroncio y el samario son otros tipos de radiación sistémica usados para tratar ciertos tipos de cánceres, como cánceres de tiroides, hueso y próstata.

Los radiofármacos se pueden inyectar en una vena o se toman por vía oral. Estos se desplazan por todo el cuerpo a través de la sangre. Los radiofármacos se acumulan en el lugar donde está el cáncer para emitir su radiación y combatir a las células cancerosas.

Estos medicamentos se guardan en depósitos especiales que retienen la radiación en su interior de tal forma que no afecte a otras personas. Es probable que este tratamiento se administre en una sala recubierta para contener la radiación. Puede que los profesionales médicos que manejen estos medicamentos usen equipo protector que los proteja de la exposición mientras le administran los radiofármacos.

¿Emitiré radiación durante o después de finalizar el tratamiento de radioterapia sistémica?

Debido a que la radiación sistémica utiliza una sustancia radiactiva no sellada que pasa por todo su cuerpo, parte de la radiación permanecerá en su cuerpo durante algunos días hasta que éste tenga la oportunidad de haberla eliminado. Puede que sea necesario permanecer en el hospital por uno o dos días, y su equipo de atención médica le indicará las precauciones que debe tomar hasta que su cuerpo no emita radiación que podría ser nociva para los demás. Estas precauciones varían dependiendo de la sustancia que se use.

Seguridad del paciente y la familia

A veces los médicos recomiendan ciertas medidas de seguridad para proteger a las personas de su entorno de la radiación sistémica de su cuerpo. Esto se debe a que las sustancias radiactivas pueden salir del cuerpo a través de la saliva, el sudor, la sangre y la orina lo que hace que estos fluidos sean radiactivos.

En la mayoría de los casos, las medidas de seguridad deben seguirse sólo durante los primeros días tras el tratamiento. Con el tiempo, la radiación se debilita y eventualmente el cuerpo la elimina. Consulte con el médico o enfermera sobre cuánto tiempo podría tomar en su caso y sobre las medidas especiales que requerirá seguir.

Podría ser que le digan que tome las siguientes precauciones durante algún tiempo:

  • Descargar el inodoro dos veces después de cada uso, y lavarse las manos muy bien después de ir al baño.
  • Usar utensilios para comer y toallas que estén separados de los de otras personas (es posible que se tenga que lavar la ropa separada de la de los demás).
  • Beber más líquidos para expulsar el material radiactivo de su cuerpo.
  • Nada de besos o contacto sexual (a menudo por al menos una semana).
  • Mantener una distancia de un brazo entre usted y cualquier otra persona que pase más de 2 horas junto a usted en cualquier periodo de 24 horas. (Puede que sea necesario que duerma solo por más o menos una semana).
  • Limitar el contacto con bebés, niños y mujeres embarazadas.
  • Limitar el contacto con las mascotas.

Consulte con su equipo de atención médica sobre las precauciones que requiera tener. Asegúrese de comprender lo que necesita hacer para proteger a las personas a su alrededor.


Fecha de última actualización: 06/03/2014
Fecha de último cambio o revisión: 06/03/2014