Vida después del diagnóstico de cáncer de estómago

Para algunas personas con cáncer de estómago, el tratamiento puede que elimine o destruya el cáncer. El final del tratamiento puede causar tanto estrés como entusiasmo. Tal vez sienta alivio de haber completado el tratamiento, aunque resulte difícil no preocuparse sobre la reaparición del cáncer. Esta preocupación es muy común si usted ha tenido cáncer.

En otras personas, es posible que el cáncer nunca desaparezca por completo. Es posible que algunas personas reciban quimioterapia, terapia dirigida u otros tratamientos para tratar de ayudar a mantener el cáncer bajo control. Aprender a vivir con un cáncer que no desaparece puede ser difícil y muy estresante. 

La vida después del cáncer de estómago significa regresar a algunas actividades que usted solía realizar y tomar algunas nuevas decisiones.

Cuidados posteriores

Aun cuando haya completado el tratamiento, sus médicos querrán estar muy atentos a usted. Es muy importante que acuda a todas sus citas de seguimiento. Durante estas visitas, los médicos le formularán preguntas sobre cualquier problema que tenga y le harán exámenes y pruebas de laboratorios o estudios por imágenes para determinar si hay signos de cáncer de estómago o para tratar efectos secundarios. Casi todos los tratamientos contra el cáncer tienen efectos secundarios. Algunos de ellos duran de unas pocas semanas a meses, pero otros pueden durar el resto de su vida. Este es el momento para que usted hable con su equipo de atención médica del cáncer sobre cualquier cambio o problema que note y sobre cualquier pregunta o inquietud que tenga.

La mayoría de los médicos recomienda atención de seguimiento, con un examen médico y revisión de síntomas cada 3 a 6 meses por los primeros años, luego de esto al menos cada año. También se pueden hacer pruebas de laboratorio. Por lo general, las exploraciones no son necesarias en cada visita, pero se pueden hacer si se presentan síntomas que causan sospechas o hallazgos físicos.

Si usted se ha sometido a una cirugía, el equipo de atención contra el cáncer puede sugerir que acuda a un nutricionista, quien puede ayudarle en ajustarse a los cambios en sus hábitos alimentarios.

Las personas que se han sometido a una cirugía (especialmente si la parte superior del estómago ha sido extirpada mediante una gastrectomía total o subtotal) probablemente necesitarán hacerse con regularidad pruebas para analizar los niveles sanguíneos de vitaminas y puede que necesiten suplementos vitamínicos que podrían incluir inyecciones de B 12. (La pastilla de vitamina B12 no puede ser absorbida si se extirpó la parte superior del estómago).

Pregunte a su médico acerca de un plan de atención para pacientes después del tratamiento

Consulte con su doctor sobre el desarrollo de un plan de atención para después del tratamiento que sea adecuado para usted. Este plan puede incluir:

  • Un calendario sugerido para pruebas y estudios de seguimiento
  • Un calendario para otras pruebas que necesite en el futuro, tales como pruebas de detección temprana para otros tipos de cáncer, o pruebas para identificar efectos a la salud a largo plazo debido a su cáncer o su tratamiento
  • Una lista de posibles efectos secundarios tardíos o a largo plazo de su tratamiento, incluyendo a qué prestar atención y cuándo debe comunicarse con su médico
  • Sugerencias para la alimentación y la actividad física
  • Recordatorios de sus citas con su médico de atención primaria, quien vigilará su salud general

Nutrición

Alimentarse bien puede ser difícil para cualquier persona, y puede ser aún más difícil durante el tratamiento del cáncer. Esto resulta especialmente cierto para los cánceres que afectan el tracto digestivo, como el cáncer de estómago. El cáncer o su tratamiento puede afectar la forma en que usted se alimenta y absorbe la nutrición. Las náuseas pueden ser un problema durante y después de algunos tratamientos, y puede que usted haya perdido su apetito y algo de peso.

Si ha perdido o está perdiendo peso, o si presenta dificultad para comer, haga lo mejor que pueda en relación con su alimentación. Coma lo que le apetezca, lo que pueda, y cuando pueda hacerlo. Puede que encuentre útil comer porciones pequeñas cada 2 o 3 horas hasta que se sienta mejor. Ahora no es el momento de restringir su dieta. Trate de recordar que estos problemas usualmente se alivian con el pasar del tiempo. Puede que el equipo de atención contra el cáncer le recomiende un nutricionista, un experto en nutrición que le puede sugerir ideas sobre cómo combatir algunos de los efectos secundarios de su tratamiento.

Si parte o todo el estómago ha sido extirpado, puede que usted necesite comer cantidades más pequeñas de alimentos con más frecuencia. Puede que su médico o nutricionista también recomiende que mantenga una postura recta por algún tiempo después de comer. Su equipo de profesionales que atienden su salud puede ayudarle a ajustar su dieta si presenta problemas para alimentarse.

Por otro lado, algunos pacientes presentan con cáncer de estómago presentan problemas de náuseas, diarrea, sudoración y sofocos después de comer. A esto se le llama síndrome de evacuación gástrica rápida. Cuando se extirpa parte o todo el estómago, el alimento que se ingiere pasa rápidamente al intestino, lo que causa estos síntomas después de comer. Estos síntomas a menudo se alivian con el paso del tiempo.

Algunas personas pueden necesitar suplementos nutricionales para ayudar a asegurar que obtienen la nutrición que necesitan. Algunas personas pueden necesitar una sonda de alimentación, usualmente llamado tubo de yeyunostomía (o tubo-J), que se coloca en el intestino delgado. Esto se hace a través de un pequeño orificio en la piel sobre el abdomen durante una operación menor. Un tubo-J permite que se administren bebidas nutritivas directamente en el intestino delgado para ayudar a prevenir pérdida de peso y para mejorar la nutrición. Con menos frecuencia, el tubo se puede colocar en la parte inferior del estómago. lo que se conoce como tubo de gastrostomía o tubo-G.

Mantenga un seguro de salud y guarde copias de sus informes médicos

Aun después del tratamiento, es muy importante mantener un seguro médico. Las pruebas y las consultas médicas son costosas y, aunque nadie quiere pensar en el regreso de su cáncer, esto podría ocurrir.

En algún momento después del tratamiento del cáncer, es posible que usted tenga que consultar con un médico nuevo, quien desconozca sus antecedentes médicos. Es importante que guarde copias de sus informes médicos para que proporcione a su nuevo médico los detalles de su diagnóstico y tratamiento. Para más información, lea Guarde copias de los informes médicos importantes.

¿Puedo reducir el riesgo de que el cáncer de estómago progrese o regrese?

Si usted tiene (o ha tenido) cáncer de estómago, probablemente quiera saber si hay medidas que pueda tomar para reducir el riesgo de que el cáncer crezca o regrese, como: hacer ejercicio, comer cierto tipo de alimentos, o tomar suplementos nutricionales. Lamentablemente, aún no está claro si existen medidas que usted pueda tomar que sean útiles.

Adoptar una dieta con un alto consumo de frutas y verduras y mantener un peso saludable está relacionado con un menor riesgo de cáncer de estómago. Sin embargo, desconocemos si estos tipos de cambios afectan el riesgo de que el cáncer progrese o regrese. Sin embargo, sí sabemos que estos cambios pueden tener efectos positivos en su salud que pueden ser mayores que el riesgo de cáncer.

El consumo de tabaco ha sido claramente relacionado con cáncer de estómago. Por lo tanto, no fumar puede ayudar a reducir su riesgo. No sabemos con certeza si esto ayudará, pero sí sabemos que puede ayudar a mejorar su apetito y su salud en general. También puede reducir la probabilidad de padecer otros tipos de cáncer. Si quiere dejar de fumar y necesita ayuda, llame a la Sociedad Americana Contra El Cáncer al 1-800-227-2345. También puede aprender más en Guías para dejar de fumar.

Ciertos suplementos dietéticos

Hasta el momento, ningún suplemento dietético (incluyendo vitaminas, minerales y productos herbarios) ha demostrado claramente que ayude a reducir el riesgo de que el cáncer progrese o regrese. Esto no significa que ningún suplemento será útil, aunque es importante saber que ninguno ha demostrado que lo es.

En los Estados Unidos, los suplementos dietéticos no están regulados como los medicamentos, pues no tienen que demostrar que son eficaces (o incluso seguros) antes de ser vendidos, aunque hay límites en lo que se les está permitido afirmar que pueden hacer. Si está considerando tomar cualquier tipo de suplemento nutricional, consulte con los miembros de su equipo de atención médica. Ellos pueden ayudarle a decidir cuáles puede utilizar con seguridad y evitar aquellos que pueden ser perjudiciales.

Si el cáncer regresa

Si el cáncer regresa (recurre) en algún momento, las opciones de tratamiento dependerán de la localización del cáncer, de qué tratamientos ha recibido anteriormente y de su estado de salud. Para más información sobre cómo se trata el cáncer recurrente, vea Opciones de tratamiento según el tipo y la etapa del cáncer de estómago.

Para obtener más información general sobre recurrencia, usted también puede consultar Recurrencia del cáncer.

¿Podría padecer otro cáncer después del tratamiento?

Las personas que han tenido cáncer de estómago, aún pueden padecer otros tipos de cáncer. De hecho, las personas que han padecido cáncer de estómago tienen un mayor riesgo de padecer otros tipos de cáncer. Para más información lea Cánceres posteriores al cáncer de estómago.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: December 1, 2017 Last Revised: December 14, 2017

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.