Cirugía para el cáncer de piel tipo melanoma

La cirugía es la opción de tratamiento principal para la mayoría de los melanomas, y generalmente cura los melanomas en etapa inicial.

Escisión amplia

Cuando se hace un diagnóstico de melanoma mediante una biopsia de piel, probablemente sea necesario realizar más cirugía para asegurarse de que el cáncer ha sido extraído completamente. La operación que es bastante sencilla curará la mayoría de los melanomas de poco grosor.

La anestesia local se inyecta en el área para adormecerla antes de la escisión. El sitio donde está el tumor es luego extirpado junto con una pequeña cantidad de piel normal que rodea a los bordes (margen). Después del procedimiento, por lo general la herida se sutura. Este procedimiento deja cicatriz.

Entonces se observa la muestra extraída con un microscopio para asegurarse de que no queden células cancerosas en los bordes de la piel que fue removida.

La escisión amplia es diferente de la biopsia escisional. Los márgenes son más amplios, debido a que ya se conoce el diagnóstico. Los márgenes recomendados varían dependiendo del grosor del tumor. Los tumores más gruesos necesitan mayores márgenes (tanto en los bordes y en la profundidad de la escisión).

Los márgenes también pueden variar según la localización del melanoma en el cuerpo y otros factores. Por ejemplo, si el melanoma se encuentra en la cara, los márgenes pudieran ser más pequeños para evitar cicatrices grandes u otros problemas. Los márgenes más pequeños podrían aumentar el riesgo de que el cáncer regrese. Por lo tanto, asegúrese de discutir las opciones con su médico.

Cirugía de Mohs

En algunas situaciones, la cirugía de Mohs (también conocida como cirugía micrográfica de Mohs, o MMS) podría ser una opción. Este tipo de cirugía se utiliza más a menudo para algunos otros tipos de cáncer de piel, pero no todos los médicos están de acuerdo en su uso para el melanoma.

Un dermatólogo o un cirujano con capacitación especial realiza la cirugía de Mohs, En este procedimiento, la piel (incluyendo el melanoma) se remueve en capas muy delgadas. Luego se examina cada capa al microscopio. Si se encuentran células cancerosas, el médico extrae otra capa de piel. Esto se repite hasta que una capa muestre que no hay signos de cáncer. Este proceso es lento, a menudo toma varias horas, pero permite salvar más piel normal anexa al tumor, lo que ayuda a que el área luzca mejor después de la cirugía.

Amputación

En situaciones inusuales en las que el melanoma está en un dedo del pie o de la mano y ha crecido profundamente, es posible que sea necesario amputar parte o todo ese dedo.

Disección de un ganglio linfático

En esta operación, el cirujano extirpa todos los ganglios linfáticos en la región cercana al tumor del melanoma. Por ejemplo, si se encuentra un melanoma en una pierna, el cirujano extraería los ganglios en la región de la ingle en ese lado del cuerpo, a donde las células del melanoma con más probabilidad se trasladarían primero.

Una vez hecho el diagnóstico del melanoma mediante la biopsia de la piel, el médico examinará los ganglios linfáticos cercanos al melanoma. Dependiendo del grosor y la localización del melanoma, esto se puede hacer mediante un examen físico, o mediante estudios por imágenes (como ecografía, CT o PET) para observar los ganglios que no están cerca de la superficie del cuerpo.

Si estos ganglios linfáticos adyacentes se encuentran anormalmente duros o agrandados, y una biopsia por aspiración con aguja fina (FNA) o una biopsia por escisión encuentra melanoma en uno o más ganglios, por lo general se lleva a cabo una disección de los ganglios linfáticos.

Si los ganglios linfáticos no están agrandados, se puede hacer una biopsia de ganglio linfático centinela, particularmente si el grosor del melanoma mide más de 1 mm. (Consulte Pruebas para el cáncer de piel tipo melanoma para una descripción de este procedimiento). Si el ganglio linfático centinela no tiene cáncer, entonces no se requiere una disección de los ganglios linfáticos porque es poco probable que el melanoma se haya propagado a los ganglios linfáticos. Si el ganglio linfático centinela contiene células cancerosas, generalmente se recomienda que se extirpen los demás ganglios linfáticos de esa área mediante una disección. A esto se le llama disección de los ganglios linfáticos completa.

No está claro si una disección de ganglios linfáticos puede curar los melanomas que se han propagado a los ganglios. Esto sigue bajo investigación. Aun así, algunos médicos creen que esto podría prolongar la vida del paciente y, por lo menos, evitar el dolor que pudiera ser causado por el crecimiento del cáncer en estos ganglios linfáticos.

Una disección de ganglio linfático completa puede ocasionar algunos efectos secundarios a largo plazo. Uno de los que causa más molestias puede ser el linfedema. Los ganglios linfáticos en la ingle o debajo del brazo por lo general ayudan a drenar el líquido de las extremidades. Si se extirpan, puede que el líquido se acumule. Esto puede causar inflamación de la extremidad, lo que puede o no desaparecer. Si esta inflamación es bastante grave, puede causar problemas con la piel y un riesgo aumentado de infecciones en la extremidad. Las medias elásticas o mangas con compresión pueden ayudar a algunas personas con este padecimiento. Para más información, consulte Linfedema.

El linfedema, junto con el dolor de la cirugía como tal, constituye una razón principal por la que no se lleva a cabo la disección de ganglios linfáticos a menos que el médico crea que es realmente necesario. No obstante, es poco probable que este efecto secundario ocurra con la biopsia de ganglio linfático centinela. Es importante que hable con su médico sobre los riesgos de efectos secundarios antes de que se haga cualquiera de estos procedimientos.

Cirugía del melanoma metastásico

Si el melanoma se ha propagado (metástasis) desde la piel hasta otros órganos (tales como los pulmones o el cerebro), el cáncer es muy poco probable que sea curable mediante cirugía. Incluso si sólo se descubre una o dos áreas de propagación mediante los estudios por imágenes, tales como la tomografía computarizada o las imágenes por resonancia magnética, es posible que existan otras que resultan demasiado pequeñas como para poder ser detectadas por medio de estos exámenes .

A veces se lleva a cabo una cirugía en estas circunstancias, pero la meta es usualmente tratar de controlar el cáncer en lugar de curarlo. Si hubiera una metástasis, o incluso varias, y que éstas pudieran extirparse por completo, esta cirugía podría prolongarles la vida a algunas personas. La extirpación de las metástasis en algunos lugares, como el cerebro, también pudiera ayudar a prevenir o aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de la persona.

Si usted tiene melanoma metastásico y su doctor sugiere la cirugía como una opción de tratamiento, asegúrese de que entiende cuál sería el objetivo de la cirugía, así como sus posibles beneficios y riesgos.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Última revisión médica completa: agosto 14, 2019 Actualización más reciente: agosto 14, 2019

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.