El cáncer puede afectar el deseo y la respuesta sexuales del hombre

Cómo el tratamiento contra el cáncer puede afectar el deseo y la respuesta sexuales

Existen algunos cambios generales en el deseo y la respuesta sexuales que pueden estar relacionados con el cáncer y el tratamiento de cáncer. Los cambios específicos relacionados con ciertos tipos de tratamiento se abordan detalladamente en las próximas secciones. 

Tanto los hombres como las mujeres a menudo pierden interés en la actividad sexual durante el tratamiento contra el cáncer, al menos por algún tiempo. Al principio, tratar el cáncer suele ser la principal preocupación, por lo que el sexo puede que no sea una prioridad, lo cual está bien. A pocas personas les interesa el sexo cuando sienten que su vida peligra. Cuando la gente está recibiendo tratamiento, puede que la preocupación, la depresión, las náuseas, el dolor o la fatiga causen pérdida del deseo sexual. Los tratamientos contra el cáncer que alteran el equilibrio normal en los niveles hormonales también pueden aminorar el deseo sexual.

Uno o ambos en la pareja podrían perder interés en el sexo en este momento. Muchas personas que padecen cáncer se preocupan de que su pareja se inhiba por los cambios que ocurren en su cuerpo o por el mero término “cáncer”.

Tenga en cuenta que cada parte del ciclo de respuesta sexual en el hombre es un tanto independiente de las otras partes del ciclo. Por esta razón, después de algunos tipos de tratamiento contra el cáncer, puede que el hombre aún tenga deseo sexual y la posibilidad de eyacular sin necesariamente tener una erección. Puede que otros hombres experimenten la sensación del orgasmo junto con la contracción muscular rítmica a pesar de no eyacular semen.

Los problemas físicos pueden afectar el deseo y la respuesta sexuales

Eyaculación precoz

La eyaculación precoz significa llegar al clímax demasiado pronto. Los hombres que tienen problemas de erección a menudo no pueden contener el orgasmo lo cual hace que eyaculen muy rápidamente.

La eyaculación precoz es un problema muy común, incluso entre los hombres sanos. Puede superarse con algo de práctica en reducir el nivel de excitación.

Algunos de los medicamentos contra la depresión tienen el efecto secundario de demorar el orgasmo, esto puede usarse para ayudar a los hombres que padecen eyaculación precoz. Algunos hombres también pueden usar cremas que hacen que se pierda algo de sensación en el pene. Hable con su doctor sobre qué tipo de ayuda podría ser adecuada para usted.

Dolor

Los hombres a veces sienten dolor en sus órganos genitales durante el sexo. Si la glándula prostática o la uretra se irritan a raíz del tratamiento del cáncer, puede que la eyaculación resulte dolorosa. El tejido cicatricial que se forma en el abdomen (región del estómago) y en la pelvis después de la cirugía (como en el cáncer de colon) también puede causar dolor durante el orgasmo. El dolor en el pene a medida que se produce una erección es menos común. Si hay algún dolor en la región genital, deberá reportarlo al médico de inmediato.

La terapia hormonal puede afectar el deseo sexual

El cambio en el equilibrio hormonal del hombre también puede afectar el deseo sexual.  Por ejemplo, el tratamiento contra el cáncer de próstata que se ha propagado más allá de la glándula, a menudo incluye terapia hormonal para reducir los niveles de testosterona. Las principales maneras de hacerlo son:

  • Con medicamentos para impedir la producción de testosterona.
  • Por la extirpación de los testículos (orquiectomía, castración).

El objetivo de la terapia hormonal es privar a las células cancerosas de testosterona. Esto desacelera el crecimiento del cáncer. Estos tratamientos causan muchos de los mismos tipos de efectos secundarios sexuales, debido a que todos ellos afectan los niveles de testosterona.

La mayoría de los problemas sexuales comunes con el tratamiento hormonal resulta en una reducción en el deseo sexual (libido). La terapia hormonal puede que también genere cambios en el aspecto, como pérdida de masa muscular, aumento de peso o cierto crecimiento del tejido de los senos. Asegúrese de entender los efectos secundarios posibles y qué es lo que se puede hacer para controlarlos. Por ejemplo, puede que un programa de ejercicio ayude a limitar la pérdida de masa muscular, el aumento de peso y el cansancio. Hable con su médico sobre cualquier programa de ejercicio contemplado, o solicite que le refieran a un fisioterapeuta que le ayude a decidir cómo comenzar y proceder.

Efectos psicológicos de la terapia hormonal

Los hombres bajo tratamiento con medicamentos de terapia hormonal para reducir sus niveles de testosterona a menudo indican sentirse “menos hombres”. Temen que puedan empezar a sentirse y actuar más femeninamente. Esto es un mito. La hombría no solo depende de las hormonas sino de haber sido hombre por toda una vida. La terapia hormonal contra el cáncer de próstata puede reducir el interés por el sexo en un hombre, pero no puede cambiar el objetivo del gusto sexual. Por ejemplo, un hombre a quien siempre le han atraído las mujeres no comenzará a sentir atracción por otros hombres sólo porque está bajo este tipo de tratamiento.

La terapia hormonal en los hombres ha sido asociada a la depresión. Hable con su médico sobre esto, pues puede tratarse con antidepresivos y/o psicoterapia. Existe también una preocupación cada vez mayor en cuanto a si la terapia hormonal contra el cáncer de próstata puede causar problemas con el razonamiento, la concentración y/o la memoria. La terapia hormonal parece afectar la memoria en algunos hombres, aunque esto no ha sido sometido a estudio. En raras ocasiones, estos problemas son graves, y con más frecuencia afectan sólo a algunos tipos de memoria. Se están realizando más estudios para analizar este efecto.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

American Association of Clinical Endocrinologists. American Association of Clinical Endocrinologists Medical Guidelines for Clinical Practice for the Evaluation and Treatment of Male Sexual Dysfunction: A couple’s problem – 2003. Update Endocr Pract. 2003;9(No. 1).

American Urological Association. The Management of Erectile Dysfunction. Accessed at www.auanet.org/education/guidelines/erectile-dysfunction.cfm on November 7, 2016.

American Urological Association. Guideline on the Pharmacologic Management of Premature Ejaculation. Accessed at www.auanet.org/education/guidelines/premature-ejaculation.cfm on November 7, 2016.

Benson JS, Abern MR, Levine LA. Penile shortening after radical prostatectomy and Peyronie’s surgery. Curr Urol Rep. 2009;10:468-474.

Bissada NK, Yakout HH, Fahmy WE, et al. Multi-institutional long-term experience with conservative surgery for invasive penile carcinoma. J Urol. 2003;169:500-502.

Choi JM, Nelson CJ, Stasi J, Mulhall JP. Orgasm associated incontinence (climacturia) following radical pelvic surgery: Rates of occurrence and predictors. J Urol. 2007;177:2223-2226.

Choo R, Long J, Gray R, et al. Prospective survey of sexual function among patients with clinically localized prostate cancer referred for definitive radiotherapy and the impact of radiotherapy on sexual function. Support Care Cancer. 2010;18:715-722.

Clifford D. Caring for sexuality in loss. In Wells, D. (Ed.) Caring for Sexuality in Health and Illness. Philadelphia, PA; Churchill Livingstone. 2000:85-105.

Dohle GR. Male infertility in cancer patients: Review of the literature. Int J Urol. 2010:1-5.

Feldman HA, Goldstein I, Hatzichristou DG, et al. Impotence and its medical and psychosocial correlates: Results of the Massachusetts Male Aging Study. J Urol. 1994;151:54-61.

Grover SA, Lowensteyn I, Kaouache M, et al. The prevalence of erectile dysfunction in the primary care setting: Importance of risk factors for diabetes and vascular disease. Arch Intern Med. 2006;166:213-219.

Hellstrom WJ, Montague DK, Moncada I, et al. Implants, mechanical devices, and vascular surgery for erectile dysfunction. J Sex Med. 2010;7(1 Pt 2):501-523.

Katz, A. Man Cancer Sex. Pittsburgh: Hygeia Media, 2010.

Katz A. The Sounds of Silence: Sexuality information for cancer patients. J Clin Onc. 2005;23:238-241.

Knight D. Health care screening for men who have sex with men. Am Fam Physician. 2004;69:2149-2156.

Lee J, Hersey K, Lee CT, Fleshner N. Climacturia following radical prostatectomy: prevalence and risk factors. J Urol. 2006;176(6 Pt 1):2562-2565.

Martins FE, Rodrigues RN, Lopes TM. Organ-preserving surgery for penile carcinoma. Adv Urol. 2008.

Mulhall J, Land S, Parker M, et al. The use of an erectogenic pharmacotherapy regimen following radical prostatectomy improves recovery of spontaneous erectile function. J Sex Med. 2005;2:540-542.

National Cancer Institute. Sexuality and Fertility Problems (Men). 2015. Accessed at www.cancer.gov/about-cancer/treatment/side-effects/sexuality-fertility-men on November 7, 2016.

Nelson CJ, Mulhall JP, Roth AJ. The association between erectile dysfunction and depressive symptoms in men treated for prostate cancer. J Sex Med. 2011;8:560-566.

Potosky AL, Davis WW, Hoffman RM, et al. Five-year outcomes after prostatectomy or radiotherapy for prostate cancer: The Prostate Cancer Outcomes Study. J Natl Cancer Inst. 2004;96:1358-1367.

Riscoll L. Bigger, harder, better: Natural sex enhancers or Viagra-era snake oil? Contemporary Sexuality. Accessed at http://aasect.org/NEWS/may2003.asp in January 2005.

Sanchez Varela V, Zhou ES, Bober SL. Chapter 148: Sexual Problems. In: DeVita VT, Lawrence TS, Rosenberg SA, eds. DeVita, Hellman, and Rosenberg’s Cancer: Principles and Practice of Oncology. 10th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2015.

Tal R, Heck H, Teloken P, et al. Peyronie’s disease following radical prostatectomy: Incidence and predictors. J Sex Med. 2010;7:1254-1261.

Last Medical Review: February 24, 2017 Last Revised: February 24, 2017

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.