Cuidados de una ileostomía

Al principio puede parecer difícil el cuidado que requiere una ileostomía, pero con práctica y tiempo se convertirá en uno de sus hábitos cotidianos, como afeitarse o bañarse.

No hay una sola manera de realizar los cuidados que requiere una ileostomía. Esta guía le brinda consejos prácticos e ideas que podrá repasar con su médico o la enfermera especialista en ostomías para adaptarlas a sus necesidades. Pruebe nuevas alternativas, pero descontinúelas si no le hacen sentir más cómodo. Use el tiempo de recuperación para aprender y probar diferentes técnicas de manera que pueda encontrar la que sea mejor para usted.

En nuestra sociedad, las necesidades del baño se mantienen en privado. Puede que hablar sobre materia fecal y evacuaciones sea extraño e incómodo. Lo mismo ocurre a menudo para la persona que tiene una ileostomía. No obstante, puede que necesite ayuda y consejo mientras aprende a sobrellevar los cambios que se han realizado. Un buen sentido del humor y el sentido común son necesarios cuando están ocurriendo cambios en el funcionamiento de su cuerpo. Tenga confianza. Usted puede dominar este nuevo sistema. Verá que recuperará el control nuevamente antes de lo que pensaba.

Protección de la piel alrededor del estoma

La piel que circunda su estoma siempre debe verse como la piel del resto de su abdomen. Sin embargo, el desecho que sale de la ostomía puede causar hipersensibilidad o dolor en esta área. A continuación se indican algunas maneras de ayudar a mantener su piel saludable:

  • Use el tamaño adecuado de bolsa y de la abertura de la barrera para la piel. Una abertura demasiado pequeña puede cortar o lesionar el estoma y puede que esto lo inflame. Si la abertura es demasiado grande, la materia fecal podría entrar en contacto con la piel e irritarla. En ambos casos, reemplace la bolsa o barrera cutánea por una que le quede bien.
  • Cambie el sistema de bolsa recolectora de manera periódica para evitar fugas e irritación de la piel. La comezón (picazón) y el ardor son signos de que es necesario limpiar la piel y cambiar el sistema colector.
  • No arranque de la piel el sistema de bolsa recolectora y evite quitárselo más de una vez por día, salvo que se haya presentado algún problema. Quítese la barrera cutánea separando suavemente su piel de la barrera adhesiva en lugar de jalar la barrera de su piel.
  • Limpie con agua la piel que circunda al estoma. Antes de colocar la cubierta, la barrera cutánea o la bolsa, seque la piel por completo.
  • Esté alerta a las sensibilidades y alergias al material del adhesivo de la barrera cutánea, de la cinta o la bolsa. Éstas pueden surgir semanas, meses o incluso años después del uso de un producto, ya que el cuerpo se puede sensibilizar gradualmente. Si su piel se irrita solamente en el punto donde la bolsa de plástico tiene contacto con su piel, puede cubrir la bolsa o probar otra marca de bolsa. Los fabricantes de suministros de ostomías tienen cubiertas para bolsas, o usted puede hacer su propia cubierta.

Es posible que necesite probar diferentes productos para ver cómo reacciona su piel ante ellos. Si no tiene ningún inconveniente en hacer pruebas en usted mismo(a), siga las direcciones que se indican en la sección “Prueba de parches” a continuación. De lo contrario, y si los problemas persisten, consulte con su médico o enfermera de ostomías. 

Prueba de parches

Las pruebas de parches se pueden hacer para determinar si usted es sensible o alérgico a un producto usado como parte del cuidado de la ostomía. Coloque un pequeño pedazo de material de prueba sobre la piel de su abdomen, bien lejos del estoma. Si el parche no es auto adherible, péguelo con cinta adhesiva que usted sepa que no le provoca alergias (figuras 21 y 22). Déjeselo puesto por 48 horas.

Retire suavemente el parche al final de las 48 horas y revise si hay enrojecimiento o manchas debajo del parche. Si no hay enrojecimiento tras las 48 horas, por lo general el uso de este producto es seguro. Pero en algunos casos, se ha reportado que hay reacciones que para manifestarse requieren de un uso más prolongado que 48 horas (figura 23).

La picazón o el ardor que ocurre antes de las 48 horas indican sensibilidad. Quite el producto inmediatamente y lave la piel bien con agua y jabón.

También es posible una reacción causada por la cinta adhesiva. Si ese fuera el caso, el enrojecimiento u otra irritación solamente se limitarían al área delineada por la cinta (figura 24).

Si parece que tiene una alergia a cierto producto, pruebe un producto hecho por otra compañía y sométalo a la prueba del parche también. Puede que sea necesario probar varios productos para encontrar uno que sea adecuado para usted. Tenga en cuenta que las alergias no son tan comunes como lo es la irritación por el uso inadecuado de algún producto. Por esta razón, antes de usar un producto, siempre lea las instrucciones que acompañan al mismo. Cuando tenga dudas, consulte con su enfermera de ostomías o a su médico.

Vaciado y cambio del sistema de bolsa recolectora

Usted recibirá instrucciones sobre cómo cambiar y vaciar su sistema de bolsa recolectora antes de su partida del hospital. No es necesario el uso de suministros que hayan sido esterilizados. Por ejemplo, es posible el uso de pañuelos desechables, toallas de papel o papel de baño para limpiar alrededor del área del estoma en lugar de usar almohadillas de gaza desechables esterilizadas.

Cómo vaciar la bolsa

Vacíe la bolsa cuando alcance alrededor de una tercera parte de su capacidad para evitar que se llene mucho y tenga fugas. Siga estos pasos:

  • Siéntese en el inodoro tan atrás como pueda o en una silla frente al escusado
  • Coloque una pequeña tira de papel sanitario en el inodoro para disminuir las salpicaduras
  • Sujete la parte inferior de la bolsa hacia arriba y abra el sujetador en el extremo
  • Lentamente desenrolle el extremo sobre el inodoro.
  • Vacíe suavemente el contenido.
  • Limpie tanto el lado externo e interno del extremo de la bolsa con papel sanitario
  • Enrolle el extremo de la bolsa y el clip

Cuándo hacer el cambio del sistema de bolsa recolectora

Hay distintos sistemas de bolsa recolectora según el plazo de utilización. Algunas se cambian cada día, otras alrededor de cada tres días y algunas una vez por semana dependiendo del tipo de bolsa elegida.

A ciertas horas del día puede haber una menor actividad intestinal. Es más fácil cambiar la bolsa del sistema recolector a esas horas. Puede que le parezca mejor cambiarlo al levantarse, antes de comer o beber. Si lo hace después de comer, es aconsejable que permita que transcurra al menos una hora después de la comida, cuando el movimiento digestivo se reduce. Inmediatamente después de la cirugía, la materia fecal que sale de la ostomía puede tener una consistencia muy blanda y diluida (acuosa). Cuando se vuelva más densa, podrá determinar mejor la hora ideal para cambiar su sistema.

Factores que afectan el sello del sistema de bolsa recolectora

El sistema de bolsa recolectora deberá adherirse a la piel y es importante cambiar la bolsa antes de que se afloje o de que surjan fugas. La cantidad de tiempo que una bolsa permanecerá sellada dependerá de muchos factores, como el clima, la condición de la piel, cicatrices, cambios en el peso, alimentación, actividad, cuerpo de la persona y naturaleza de la materia que se excreta a través de la ostomía. A continuación se presentan algunas otras cosas que pueden afectar el tiempo que la bolsa se adhiere:

  • La sudoración reducirá el número de días que podrá portar una misma bolsa del sistema recolector. El calor del cuerpo, aunado con la temperatura ambiente, ocasionará que las barreras para la piel se aflojen más rápido de lo habitual.
  • La piel grasosa y húmeda reduce el tiempo de uso.
  • Los cambios en el peso también afectarán por cuánto tiempo podrá usar una bolsa. El peso que aumente o pierda después de la cirugía para la ostomía puede cambiar la forma de su abdomen, lo cual puede hacer que necesite un sistema totalmente distinto.
  • Puede que la alimentación afecte el sellado. Ciertos alimentos que causan una descarga acuosa son más propensos a desprender el sellado que las evacuaciones de consistencia más sólida.
  • Puede que las actividades físicas afecten el tiempo de uso de una aplicación. Nadar, practicar deportes intensos o cualquier cosa que le haga sudar puede reducir el tiempo de uso de una misma aplicación.

Bañarse / Ducharse

El agua no dañará su ostomía. Aunque es ciertamente posible tomar un baño sin un sistema recolector, esto resulta poco práctico por razones obvias, sobre todo por el riesgo de salida de materia fecal mientras se baña, lo que por supuesto usted no puede controlar.  Usted puede ducharse con o sin un sistema recolector, pero es recomendable tomar el baño con una bolsa.  La exposición normal al aire o el contacto con jabón y agua no dañará al estoma. El agua no se introducirá al estoma y el jabón no lo irritará, pero puede que el jabón interfiera con la adhesividad de la barrera cutánea. Lo mejor es usar solamente agua al lavar la piel alrededor de su estoma. En caso de usar jabón, asegúrese de enjuagar bien la piel con agua.

Manchas de sangre en el estoma

Las manchas de sangre no deben alarmarle. Puede que se genere un sangrado leve al limpiar alrededor del estoma cuando esté cambiando la bolsa o la barrera para la piel. Los vasos sanguíneos en los tejidos del estoma son muy delicados en la superficie y pueden sangrar fácilmente. Usualmente el sangrado desaparece rápidamente. De no ser así, llame a su enfermera de ostomías o a su médico.

Afeitado debajo de la bolsa

La presencia de mucho vello alrededor del estoma puede ocasionar que la barrera dérmica no se adhiera bien y causarle dolor cuando se la quite. Afeitar con una rasuradora, o recortar el vello con tijera resulta útil en estos casos. Al hacer esto, siempre se debe tener mucho cuidado. Se recomienda que afeite en seco la piel alrededor de su estoma con un talco para estomas, debido a que el jabón y las cremas de afeitar contienen humectantes y aceites que podrían ocasionar que la barrera cutánea no se adhiera. Tras afeitar, enjuague y seque bien la piel antes de colocar la bolsa. 

Qué ropa usar con una ileostomía

No se requiere de ropa especial para el uso diario, ya que las bolsas de ostomía son bastantes planas y es difícil notarlas a través de la mayoría de las prendas de vestir. La presión de las prendas interiores elásticas no dañará al estoma, ni detendrá la función del intestino.

Si antes de la cirugía padecía de problemas intestinales, puede que ahora se vea en la posibilidad de comer con normalidad por primera vez en mucho tiempo. Conforme su apetito regrese a la normalidad, es posible que suba de peso. Esto puede influir más en el tipo de ropa que elija que la bolsa en sí.

Algunas prendas interiores de algodón como las trusas (calzones o calzoncillos), camisetas o camisones que sean elásticos pueden ofrecer más soporte y seguridad para fijar y ocultar la bolsa. Una simple cubierta para la bolsa aumenta la comodidad al absorber el sudor del cuerpo, y además evitar que la bolsa de plástico haga contacto con su piel. Los hombres pueden utilizar calzoncillos largos ya sea tipo bóxer (holgados) o tipo jockey (ajustados). 

Cómo manejar los problemas de la ostomía

Gas (flatulencia)

Inmediatamente tras la cirugía puede que experimente la emisión de muchos gases todo el tiempo. Tras la mayoría de las cirugías del abdomen ocurre este incómodo y bochornoso, pero inofensivo síntoma. Los ruidos de los gases o los sonidos estomacales pueden ser una preocupación.  Si le preocupan estos sonidos cuando hay personas cerca de usted, puede decirles, “Disculpe, me está gruñendo el estómago”. Si llega a sentir que está por pasar gas al estar entre otras personas, cruce los brazos de manera casual sobre su abdomen para que sus antebrazos reposen sobre su estoma. Esto atenuará la mayoría de los ruidos. Consulte con su enfermera especialista en ostomías sobre productos que pueden aminorar los gases. Ciertas comidas pueden causar gas, como huevos, repollo, brócoli, cebollas, pescado, frijoles, leche, queso, bebidas carbonatadas y alcohol.

  • El comer bajo un horario establecido puede ayudar a evitar los gases
  • Coma pequeñas cantidades de alimentos de 4 a 5 veces al día    
  • No omita comidas para evitar los gases o las descargas   

Olor

Muchos factores, como la comida, las bacterias que normalmente hay en su intestino, las enfermedades, ciertas medicinas y las vitaminas pueden causar olor.

  • Algunos alimentos pueden producir olores: los huevos, el repollo, el queso, los pepinos, la cebolla, el ajo, el pescado, los productos lácteos y el café. Si nota que ciertos alimentos le ocasionan molestias, evítelos.
  • Use una bolsa a prueba de olores
  • Verifique que la barrera cutánea se encuentre fijamente adherida en su piel
  • Vacíe la bolsa con frecuencia
  • Ponga líquidos y/o tabletas desodorantes especiales en la bolsa
  • Hay algunas medicinas que le pueden ayudar. Hable con su médico o enfermera de ostomías sobre estos productos y la manera de usarlos. Muchas personas han notado que algunas cosas que ayudan con el olor son las tabletas de clorofila, subgalato de bismuto y subcarbonato de bismuto. Mantener desodorantes ambientales en la habitación también puede controlar el olor muy bien cuando se vacía la bolsa.

Cuando encuentra las cápsulas de medicina en su bolsa

Tenga en cuenta que las tabletas recubiertas o las cápsulas de liberación controlada pueden salir completas en la bolsa. En la mayoría de los casos, esto significa que no aprovechó la medicina. Si nota esto, hable con su médico o farmacéutico. Es posible que se puedan usar otras medicinas para asegurarse de que usted esté recibiendo las que necesita. Las medicinas líquidas o en forma de gel suelen absorberse más rápidamente y pueden ser más eficaces para usted.

Problemas graves de la piel

Las áreas de la piel que están enrojecidas, adoloridas y siempre mojadas impedirán que usted logre un buen cierre alrededor del estoma. Es importante tratar inmediatamente las irritaciones menores. Si presenta una región grande con irritación, o alguna irritación que esté aumentando a pesar de estarla atendiendo minuciosamente, póngase en contacto con su doctor o enfermera de ostomías. Ellos pueden recetarle medicina que le ayudará a secar y sanar su piel.

En el caso de las úlceras por presión profundas causadas por un cinturón de ostomía muy apretado, afloje o quítese el cinturón y llame inmediatamente a su médico o enfermera especialista en ostomía. Necesitará que se le dé tratamiento.

Bloqueo (obstrucción)

Habrá veces que no saldrá materia fecal de su ostomía por breves periodos de tiempo. Esto es normal. Pero si su estoma no ha tenido actividad por 4 a 6 horas y le dan cólicos, dolores o náuseas, es posible que haya una obstrucción (bloqueo) en el intestino. Si esto sucede, llame inmediatamente a su médico o a su enfermera de ostomías.

Estas son algunas medidas para ayudar a que el flujo por su ostomía sea adecuado:

  • Manténgase alerta a la hinchazón del estoma y regule la abertura en la oblea o dobladillo según sea necesario hasta que desaparezca la hinchazón
  • Tome un baño caliente para relajar sus músculos abdominales
  • Se pueden tomar líquidos si hay un poco de eliminación de materia fecal: evite los alimentos sólidos
  • Algunas veces el cambio de posición, como subir las rodillas hasta su pecho, puede ayudar a que la comida avance por los intestinos
  • No tome laxantes

Los alimentos con alto contenido de fibra, como vegetales verdes, col, apio, piña, nueces, coco y maíz pueden causar obstrucción. La obstrucción también puede ser causada por cambios internos como adherencias (tejido de cicatrización que se forma en el interior de su abdomen después de la cirugía).

Si persisten los dolores y cólicos sin que el estoma expulse deposiciones por más de dos horas y no tiene posibilidad de acudir a su médico o enfermera especialista en ostomía, acuda a la sala de urgencias de algún centro de atención médica. Lleve consigo todos sus suministros ostómicos.

Diarrea

Por lo general, la diarrea es una advertencia de que algo anda mal. La diarrea se define como evacuaciones frecuentes, sueltas o líquidas en mayor cantidad de lo usual. Esto sucede cuando la comida pasa a través del intestino delgado muy rápidamente y no hay tiempo para que los líquidos y los electrolitos se absorban. Puede aparecer repentinamente y causar cólicos, y puede ocasionar que su cuerpo pierda muchos líquidos y electrolitos. Debe reponer rápidamente estos electrolitos para no enfermarse de deshidratación y tener pérdida de minerales. (Vea Desequilibrio de electrolitos más adelante para más información sobre este tema).

Las heces blandas también pueden ser el resultado de la ingestión de ciertos alimentos, pero generalmente esto solo dura poco tiempo. Las frutas y los vegetales crudos, la leche, el jugo de fruta, el jugo de ciruelas pasa o el agua potable sucia son ejemplos de cosas que pueden cambiar la materia fecal que sale por su estoma. El estrés emocional también puede causar heces sueltas. Puede que algunas personas con ileostomías tengan siempre una descarga muy líquida, lo cual es normal para ellas.

Hay varias cosas que pueden causar diarrea:

  • La infección intestinal o la intoxicación alimentaria , que con frecuencia también causan fiebre y vómitos
  • Los antibióticos y otros medicamentos de venta con receta
  • Las obstrucciones parciales (también pueden causar evacuaciones con mal olor, cólicos, salida forzada de materia fecal líquida y la emisión de muchos ruidos por el estoma). Pueden ser causadas por la comida u otros factores. Acuda por ayuda médica si esto le sucede.

Consulte con su médico o enfermera(o) de ostomía si padece de diarrea constante. Hable sobre los alimentos y líquidos que ingiere, su horario de comidas y las cantidades de éstas, así como cualquier medicamento que pueda estar tomando. Es posible que se le dé medicina que ayude a desacelerar el proceso digestivo. Recuerde que sin importar cuáles sean las circunstancias, requerirá de una dieta bien balanceada y de un buen consumo de líquidos para evitar problemas con las evacuaciones.

Desequilibrio de electrolitos

Los electrolitos son sales y minerales de la sangre, como potasio, magnesio y sodio. Su equilibrio es muy importante. Cuando se extirpa el colon (intestino grueso), se corre un mayor riesgo de tener un desequilibrio de electrolitos. La diarrea, los vómitos y mucha sudoración pueden aumentar este riesgo.

La deshidratación también es un problema grave. Los síntomas incluyen sed, sequedad de la boca, menor volumen de orina, vértigos y sensación de cansancio. Si se deshidrata, necesitará beber más líquidos. Para evitar la deshidratación necesita beber de ocho a diez vasos de 8 oz de líquidos al día. Si tiene diarrea, es posible que necesite beber más. Las bebidas como Gatorade®, PowerAde® o Pedialyte® contienen potasio y sodio. Pero cualquier líquido que contenga agua (soda, leche, jugo, té, etc.) le ayudará a satisfacer sus necesidades diarias de líquidos.

La pérdida del apetito, mareos y calambres en las piernas pueden ser síntomas de pérdida de sodio. Por otro lado, el cansancio, la debilidad muscular y la dificultad para respirar pueden ser síntomas de pérdida de potasio. La deshidratación y los bajos niveles de sodio y de potasio pueden ser peligrosos y se deben tratar inmediatamente. Recuerde que algunos de estos síntomas pueden deberse a otros problemas que podrían ser una emergencia. Llame inmediatamente a su médico o al 911 si se siente mareado, débil o tiene otros problemas graves.

Recto fantasma

El recto fantasma es muy similar a la “extremidad fantasma” de las personas a quienes se les han amputado un miembro y sienten que aún lo tienen. Es normal que sienta la urgencia de tener movimientos intestinales como antes de la cirugía. Esto puede ocurrir en cualquier momento y puede que persista por años tras la cirugía. Si no se le extirpó el recto, puede tener esta sensación y hasta pasar mucosidad cuando se sienta en el inodoro. Algunas personas a quienes se les extirpa el recto dicen que la sensación se alivia cuando se sientan en el inodoro y actúan como si tuvieran una evacuación real.

Síndrome del intestino corto

Esta afección ocurre cuando se realiza una cirugía para extirpar una parte grande del intestino delgado. El síndrome del intestino corto necesita atención especial, ya que no queda intestino suficiente para absorber los nutrientes que el cuerpo necesita.

Las personas con síndrome del intestino corto deben estar bajo la atención de un médico. Necesitan estar en observación minuciosa para asegurar que reciban suficientes calorías, carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales. Pueden llevar una vida normal, pero deben tener cuidado de evitar la diarrea y tener atención médica a su alcance inmediato. Cuanto más corto sea el intestino delgado, más líquida será la descarga. Esto puede reducir el tiempo que se puede usar una bolsa debido a que la barrera dérmica se desgasta más rápidamente.

Cuándo hay que llamar al médico

Se deberá llamar al médico o enfermera de ostomías si presenta:

  • Cólicos que duran más de 2 o 3 horas
  • Náuseas y vómitos continuos
  • Ausencia de materia fecal de la ostomía durante 4 a 6 horas con cólicos y náusea
  • Descargas muy líquidas en gran magnitud que dura más de 5 o 6 horas
  • Mal olor que dura más de una semana (esto puede ser un signo de infección)
  • Una cortadura en el estoma
  • Lesiones en el estoma
  • Irritación de la piel grave o úlceras (llagas) profundas
  • Mucho sangrado de la abertura del estoma (o si encuentra varias veces sangrado moderado en la bolsa cuando la vacía). (NOTA: el consumo de betabel o remolachas causará un manchado rojizo).
  • Sangrado continuo en donde el estoma hace contacto con la piel
  • Un cambio inusual en el tamaño o color de su estoma
  • Cualquier cosa inusitada relacionada con su ostomía 

Pedido y almacenamiento de suministros de ostomía

Los suministros pueden ser pedidos vía correo postal, adquirirse en un local de suministros médicos, una farmacia local o por Internet. Si desea ayuda adicional para hacer sus pedidos, procure ponerse en contacto con el fabricante de los productos, o consulte las páginas comerciales del directorio telefónico o en Internet (busque las palabras “suministros de ostomía” - “ostomy supplies”).

  • Para pedir bolsas, barreras dérmicas y otros productos de ostomía, necesitará el nombre del fabricante y el código de los productos
  • Solicite a su enfermera de ostomías el nombre de distribuidores confiables que le puedan suministrar lo que necesita 
  • Antes de hacer el pedido de los suministros, verifique que su seguro médico cubra el costo de los productos de tal compañía   
  • Compare los precios cuando haga sus pedidos por correo y por Internet (recuerde los gastos de envío) 
  • Conserve todos sus suministros en un mismo estante, cajón o similar en un lugar seco libre de humedad y temperaturas extremas 
  • Haga el pedido de sus siguientes suministros algunas semanas antes de que sus actuales suministros se le terminen, para tener suficiente tiempo para la entrega. Evite la acumulación de suministros en grandes cantidades, ya que éstos podrían arruinarse por la humedad y los cambios en la temperatura.

 

En su versión original, este documento fue escrito por la United Ostomy Association, Inc. (1962-2005) y revisado por  Jan Clark, RNET, CWOCN and Peg Grover, RNET.  Desde entonces ha sido modificado y actualizado por:

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: June 2, 2017 Last Revised: June 12, 2017

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.