Inmunoterapia para el cáncer de próstata

La inmunoterapia es el uso de medicamentos para estimular el sistema inmunitario de la persona de modo que reconozca y destruya a las células cancerosas con más eficacia. Se pueden utilizar ciertos tipos de inmunoterapia para tratar el cáncer de próstata.

Vacuna contra el cáncer

La vacuna Sipuleucel-T (Provenge) se usa como tratamiento para combatir el cáncer. Contrario a las vacunas tradicionales que refuerzan el sistema inmunitario del cuerpo para ayudar a prevenir infecciones, esta vacuna refuerza el sistema inmunitario para ayudarlo a atacar a las células cancerosas de la próstata.

La vacuna se usa para tratar el cáncer de próstata avanzado que ya no responde a la terapia hormonal, pero que causa pocos o ningún síntoma.

La vacuna se produce específicamente para cada hombre. Para producir esta vacuna, se le extraen los glóbulos blancos (células del sistema inmunitario) de la sangre por varias horas mientras usted está conectado a una máquina especial. Entonces, las células se envían a un laboratorio, donde se mezclan con una proteína de las células cancerosas de la próstata llamada fosfatasa ácida prostática (PAP). Luego los glóbulos blancos son enviados de regreso al consultorio médico u hospital, donde se las devuelven mediante una infusión en una vena. Este proceso se repite dos o más veces con 2 semanas de diferencia, de manera que usted reciba 3 dosis de células. Estas células ayudan a las otras células del sistema inmunitario a atacar el cáncer de próstata.

La vacuna no ha demostrado que detenga el crecimiento del cáncer de próstata, pero parece ayudar a los hombres a vivir varios meses más. Al igual que la terapia hormonal y la quimioterapia, este tipo de tratamiento no ha demostrado curar el cáncer de próstata.

Posibles efectos secundarios del tratamiento con vacuna

Los efectos secundarios comunes de la vacuna pueden incluir fiebre, escalofríos, cansancio, dolor de espalda y de articulaciones, náuseas y dolores de cabeza. Con más frecuencia, estos efectos comienzan durante las infusiones de las células y no duran más de un par de días. Algunos hombres pueden presentar síntomas más graves, incluyendo problemas para respirar e hipertensión arterial, lo que generalmente se alivia después del tratamiento.

Inhibidores de puestos de control inmunitarios

Una parte importante del sistema inmunitario es su capacidad de evitar que él mismo ataque a las células normales en el cuerpo. Para hacer esto, el sistema inmunitario utiliza proteínas de “puestos de control” en las células inmunitarias que actúan como interruptores que necesitan ser activados (o desactivados) para iniciar una respuesta inmunitaria. Las células cancerosas a veces usan estos puestos de control para evitar que el sistema inmunitario las ataque. No obstante, los medicamentos que tienen como blanco a estos puestos de control tienen un futuro prometedor como tratamientos contra el cáncer.

Los medicamentos clasificados como inhibidores de puestos de control pueden usarse en los hombres cuyas células del cáncer de próstata hayan dado positivo a cambios genéticos específicos, como un alto nivel de inestabilidad de microsatélites (MSI-H), o cambios en uno de los genes de reparación de discordancias (MMR). Los cambios en los genes MSI o MMR (o en ambos) se observan a menudo en personas con síndrome de Lynch. 

Los medicamentos se usan en personas con cáncer que comienza a crecer nuevamente después de la quimioterapia. Podría ser que se usen para tratar a personas cuyo cáncer no puede ser extraído mediante cirugía, que ha regresado (recurrencia) o que se ha propagado hacia otras partes del cuerpo (metástasis).

Inhibidor de PD-1

El pembrolizumab (Keytruda) es un medicamento que ataca a la PD-1, una proteína de puestos de control en las células del sistema inmunitario llamadas células T que normalmente ayuda a evitar que estas células ataquen a las células normales en el cuerpo. Al bloquear la PD-1, este medicamento refuerza la respuesta inmunitaria contra las células cancerosas de la próstata. Este medicamento ha mostrado resultados alentadores en algunos hombres con cáncer de próstata y continúa bajo estudio.

Este medicamento se administra por infusión intravenosa cada 2 o 3 semanas.

Los efectos secundarios pueden incluir cansancio, tos, náusea, comezón, sarpullido en la piel, disminución del apetito, estreñimiento, dolores en las articulaciones y diarrea.

Otros efectos secundarios más graves pueden ocurrir con menos frecuencia. Este medicamento esencialmente retira los frenos del sistema inmunitario del organismo. Algunas veces el sistema inmunitario comienza a atacar otras partes del cuerpo, lo que puede causar problemas graves e incluso fatales en los pulmones, los intestinos, el hígado, las glándulas productoras de hormonas, los riñones u otros órganos.

Resulta muy importante que notifique con prontitud cualquier efecto secundario nuevo al equipo de profesionales que atiende su salud. Si se presentan graves efectos secundarios, puede que sea necesario suspender el tratamiento. Entonces, puede que reciba altas dosis de corticosteroides para suprimir su sistema inmunitario.

Para información sobre algunos de los efectos secundarios de los medicamentos de inmunoterapia incluidos en este artículo, y cómo tratarlos, consulte Control de efectos secundarios relacionados con el cáncer.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Última revisión médica completa: agosto 1, 2019 Actualización más reciente: agosto 1, 2019

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.