LECTURA SENCILLA

Si usted tiene cáncer de vejiga

¿Qué es el cáncer de vejiga?

El cáncer se puede originar en cualquier parte del cuerpo, y el cáncer de vejiga es el tipo de cáncer que comienza en este órgano. Comienza cuando las células en la vejiga crecen descontroladamente sobrepasando a las células normales, lo cual dificulta que el cuerpo funcione de la manera debida.

Las células cancerosas se pueden propagar a otras partes del cuerpo. Por ejemplo, las células cancerosas de la vejiga pueden viajar hasta los huesos y crecer ahí. La propagación de las células de cáncer se denomina metástasis.

El cáncer siempre lleva el nombre del lugar donde se originó. Por lo tanto, si el cáncer de vejiga se propaga a los huesos (o a cualquier otro lugar), se sigue llamando cáncer de vejiga. No se le llama cáncer de hueso salvo que se haya originado en los huesos.

La vejiga

La vejiga es un órgano hueco en el que se almacena la orina antes de ser expulsada del cuerpo. Se encuentra en la parte inferior del abdomen, llamada pelvis. La orina se produce en los riñones, los cuales están conectados a la vejiga mediante unos conductos llamados uréteres. La orina fluye a través de los uréteres hasta la vejiga donde es almacenada. Al momento de orinar, la vejiga se contrae expulsando la orina a través de un conducto llamado uretra.

El cáncer de vejiga por lo general comienza en la capa interna de la pared vesical (de la vejiga). A medida que el cáncer crece a través de las capas de la pared vesical, se vuelve más avanzado y más difícil de tratar.

bladder Spanish

Su médico puede utilizar estas imágenes para mostrarle dónde está el cáncer.

Preguntas para el médico:

  • ¿Por qué cree que podría tener cáncer de vejiga?
  • ¿Hay alguna probabilidad de que no sea cáncer?
  • ¿Puede anotar el tipo exacto de cáncer que usted cree que pudiera tener?
  • ¿Qué sucederá a continuación?

¿Cómo sabe el médico que tengo cáncer de vejiga?

El cáncer de vejiga podría generar síntomas como los siguientes:

  • Dificultad para orinar
  • Dolor al orinar
  • Necesidad de orinar con mayor frecuencia de la normal
  • Coloración de la orina lo cual podría indicar que contiene sangre

En ocasiones la primera señal del cáncer de vejiga es un resultado que no sea normal en una prueba de orina. Si hay alguna razón para pensar que podría tener cáncer de vejiga, su médico utilizará uno o más estudios o pruebas para saber si se trata de cáncer o cualquier otro problema.

Revisión médica y preguntas:

Su médico le hará preguntas para informarse más acerca de sus síntomas. Podría preguntarle acerca de factores de riesgo, incluyendo los antecedentes familiares.

Su médico también hará revisiones para detectar posibles señales de cáncer de vejiga, entre otros problemas de salud. Esto podría incluir examen rectal, en el cual un dedo cubierto con un guante lubricado es introducido por el recto. En el caso de las mujeres, el médico también podría hacer un examen pélvico. Durante estos exámenes, hay casos en los que el médico puede alcanzar a palpar un tumor en la vejiga.

Pruebas de orina

Para estas pruebas, se le pedirá que orine en un pequeño recipiente especial, similar a cuando requiere hacerlo para una revisión médica rutinaria. La muestra de orina es enviada al laboratorio en donde será sometida a pruebas en busca de células cancerosas, sangre o ciertas proteínas en la orina (conocidas como marcadores tumorales).

Los análisis de la orina pueden detectar algunos, pero no todos, los casos en los que hay cáncer de vejiga.

Cistoscopia

Para este examen, un médico urólogo (doctor especializado) examinará el interior de su vejiga mediante un instrumento especial llamado cistoscopio. Éste consiste de un tubo delgado con una lente y una fuente de luz o videocámara diminuta en su extremo.

El instrumento se introduce a través de la uretra hasta alcanzar la vejiga.

Esta prueba se puede realizar en un consultorio médico o en el quirófano (sala de operaciones).

Cistoscopia de luz azul: en ocasiones, medicamentos especiales son administrados directamente en la vejiga durante este examen. Estas sustancias recubren las células cancerosas, lo cual hace que se iluminen cuando el médico aplica una luz azul mediante el instrumento. Esto puede ayudar a que el médico vea las áreas con células cancerosas que podrían haber pasado desapercibidas al emplear iluminación normal.

Biopsia de vejiga

Una biopsia de vejiga por lo general es necesaria para confirmar el cáncer de vejiga.

Para esta prueba, un tipo especial de cistoscopio es introducido hasta la vejiga a través de la uretra. El médico lo usa para extraer una diminuta cantidad de tejido de la vejiga para someterlo a prueba del cáncer.

Puede que se tome más de una muestra debido a que a veces el cáncer se origina en más de una sola parte de la vejiga. También se puede recolectar el líquido de lavados de agua salina en interior de la vejiga para determinar la presencia de células cancerosas.

Cualquier muestra obtenida es enviada al laboratorio para ser analizada con un microscopio para ver si hay señales de cáncer.

Resultados de la biopsia

Si se detecta cáncer de vejiga, dos características del cáncer ayudarán al médico a determinar la mejor manera de tratarlo:

Nivel de invasión del cáncer: la biopsia puede mostrar cuán profundamente el cáncer ha crecido (invadido) la pared vesical.

  • Si el cáncer permanece en la capa interior de las células, sin que crezca en las capas exteriores, se le llama cáncer no invasivo.
  • Si el cáncer crece hacia las capas exteriores de la vejiga, se le llama invasivo. Los cánceres invasivos tienen más probabilidad de propagarse y pueden ser más difíciles de tratar.

Grado: el grado se refiere a cómo el cáncer luce al observarse con un microscopio.

  • Los cánceres de vejiga de grado bajo se asemejan más a una vejiga normal.
  • Los cánceres de vejiga de grado alto se asemejan menos a una vejiga normal. Estos cánceres son más propensos a crecer y a propagarse, y pueden ser más difíciles de tratar.

Pruebas para encontrar el cáncer de vejiga

Puede que su médico haga otras pruebas para saber más sobre su cáncer. Algunas de ellas son:

Radiografía: una sustancia con colorante se inyecta por una vena para una radiografía especial en riñones, uréteres y vejiga. La sustancia se encarga de resaltar estos órganos para que el médico pueda visualizarlos mejor, así como los tumores que podrían contener. A este estudio también se le conoce por sus siglas en inglés como IVP.

Tomografía computarizada: algunas veces, a este estudio se le llama “CAT scan” Una tomografía computarizada (CT scan, en inglés) es una clase especial de radiografía que capta imágenes detalladas para saber si el cáncer se ha propagado fuera de la vejiga. Estas imágenes también pueden ayudar a su médico a ver dónde colocar la aguja al momento de hacer una biopsia.

Imágenes por resonancia magnética: en estos estudios (MRI, por sus siglas en inglés) se utilizan ondas de radio e imanes muy potentes en lugar de rayos X para la captura de imágenes detalladas. Pueden ser muy útiles para detectar el cáncer que se ha propagado fuera de la vejiga.

Ecografía: esta prueba hace uso de ondas sonoras para producir imágenes de órganos dentro del cuerpo, como la vejiga y los riñones. Puede ser útil para visualizar el tamaño del cáncer de vejiga y ver si se ha propagado.

Gammagrafía ósea: este estudio puede ayudar a mostrar si el cáncer de vejiga se ha propagado a los huesos. No suele hacerse comúnmente, salvo que usted presente síntomas como dolor en los huesos.

Preguntas para el médico:

  • ¿Cuáles pruebas necesitaré hacerme?
  • ¿Quién realizará estas pruebas?
  • ¿Dónde se realizarán?
  • ¿Cómo y cuándo recibiré los resultados?
  • ¿Quién puede explicarme los resultados?
  • ¿Qué es lo siguiente que necesito hacer?

¿Qué tan grave es mi cáncer?

Si usted tiene cáncer de vejiga, el médico querrá saber qué tanto se ha propagado, lo cual es determinar la etapa (estadio) del cáncer. Su médico querrá saber la etapa de su cáncer para ayudar a decidir qué tipo de tratamiento es el más adecuado para usted.

La etapa describe el crecimiento o la extensión del cáncer en el lugar donde se originó. También indica si el cáncer se ha propagado a otros órganos en su cuerpo, ya sea cercanos o más distantes.

Su cáncer se puede clasificar en etapa 1, 2, 3 o 4. Mientras menor sea el número, menos se ha propagado el cáncer. Un número mayor, como la etapa 4, significa un cáncer más grave que se ha propagado del lugar donde se originó. Pregunte al médico sobre la etapa de su cáncer y lo que podría significar en su caso.

Preguntas para el médico:

  • ¿Sabe usted la etapa de mi cáncer?
  • Si no, ¿cómo y cuándo podrá descubrir la etapa de mi cáncer?
  • ¿Podría explicarme lo que significa la etapa en mi caso?
  • De acuerdo con la etapa de mi cáncer, ¿cuánto tiempo piensa que viviré?
  • ¿Qué sucederá a continuación?

¿Qué tipo de tratamiento necesitaré?

Existe más de una manera para tratar el cáncer de vejiga. Es posible que quiera obtener una segunda opinión sobre el mejor plan de tratamiento para usted. Puede que los médicos tengan diferentes opiniones sobre el mejor plan de tratamiento.

Existen cuatro tipos principales de tratamiento para el cáncer de vejiga:

  • Cirugía (una operación)
  • Radiación
  • Tratamiento intravesical
  • Quimioterapia

En ocasiones se requiere llevar a cabo más de un tipo de tratamiento. El plan de tratamiento que sea mejor para usted dependerá de:

  • La etapa y el grado del cáncer.
  • La probabilidad de que algún tipo de tratamiento pueda curar el cáncer o ser útil de alguna manera.
  • Su edad.
  • Otros problemas de salud que tenga.
  • Su opinión acerca del tratamiento y de los efectos secundarios que conlleva.

Cirugía para el cáncer de vejiga

La cirugía se realiza para la mayoría de los casos de cáncer de vejiga. El tipo de cirugía dependerá de la etapa de su enfermedad.

La cirugía más común para el cáncer de vejiga en sus etapas iniciales extirpa el tumor del interior de la vejiga, lo cual puede hacerse mediante una cistoscopia. Un médico usa un cistoscopio en cuyo extremo hay un aro de alambre que se usa para quitar el tumor.

En los casos en los cuales el cáncer es más invasivo, el tumor es extraído junto con parte o totalidad de la vejiga.

Si solo se extirpa una parte de la vejiga, usted podrá contener y liberar la orina como normalmente lo hace, aunque en cantidades menores. Si se extirpa la vejiga completa, será necesario emplear una alternativa para almacenar y eliminar la orina. Su médico podrá explicarle las opciones que hay disponibles para esto.

Efectos secundarios de la cirugía

En cualquier tipo de cirugía puede haber riesgos y efectos secundarios. Por ejemplo, extraer la vejiga no solo modifica la forma en que la orina fluirá por el cuerpo, sino que también generará efectos secundarios de tipo sexual. Si usted presenta éstos o cualquier otro problema, informe a su médico. Existen maneras para ayudar a lidiar con algunos efectos secundarios.

Tratamiento intravesical

A veces esto se emplea tras la cirugía en personas que aún conservan su vejiga. Puede reducir la probabilidad de que el cáncer vuelva a surgir en la vejiga.

Para este tratamiento, un medicamento es directamente aplicado en la vejiga. Podría aplicarse un medicamento quimioterapéutico o un bacilo de Calmette-Guérin (BCG), una medicina que se usa para estimular al sistema inmunológico. Estos medicamentos afectan a las células que cubren el interior de la vejiga con poco o ningún efecto a las células de otros lugares, lo cual puede ser útil para aminorar los efectos secundarios.

Efectos secundarios del tratamiento intravesical

Algunas personas reportan una sensación de ardor en la vejiga tras el tratamiento. Otros efectos secundarios dependerán del medicamento utilizado. Algunos efectos secundarios se sentirán como los que se manifiestan con una gripa, tal como fiebre, escalofríos y cansancio.

Quimioterapia

La quimioterapia (o 'quimio') es el uso de medicamentos para combatir el cáncer. Los medicamentos se pueden inyectar en una vena o se toman como pastillas. Estos medicamentos ingresan a la sangre y llegan a todo el cuerpo.

Para las etapas iniciales del cáncer de vejiga, puede que la quimioterapia sea usada:

  • Antes de la cirugía para encoger el tumor
  • Después de la cirugía para matar las células cancerosas que pudieran haber quedado
  • Con radiación para que ayude a ser más eficaz

Por lo general, la quimioterapia es el tratamiento principal para los cánceres de vejiga avanzados, tal como los que se han propagado a otras partes del cuerpo.

La quimioterapia es aplicada en sesiones. Cada sesión de tratamiento es seguida por un periodo de descanso. La mayoría de las veces, la quimioterapia incluye dos o más medicamentos y, por lo general, el tratamiento dura muchos meses.

Efectos secundarios de la quimioterapia

La quimioterapia puede causarle sensación de mucho cansancio, malestar en el estómago o la caída de su cabello. No obstante, esos efectos secundarios desaparecen al finalizar el tratamiento.

Hay formas de tratar la mayoría de los efectos secundarios causados por la quimioterapia. Si presenta efectos secundarios, consulte con su equipo de atención contra el cáncer para que le puedan ayudar.

Radioterapia

El tratamiento con radiación es el uso de rayos de alta energía (por ejemplo, rayos X) para destruir las células cancerosas. El tipo de radiación que se emplea contra el cáncer de vejiga se dirige al tumor desde una máquina externa al cuerpo.

La radioterapia contra el cáncer de vejiga puede ser usada:

  • Para tratar el cáncer en etapa inicial tras la cirugía
  • Como parte del tratamiento principal para el cáncer en etapa inicial cuando la cirugía no es posible
  • Como parte del tratamiento para las etapas avanzadas del cáncer de vejiga

La radiación a menudo se usa en combinación con la quimioterapia. Los medicamentos quimioterapéuticos aumentan la eficacia de la radiación.

Efectos secundarios de la radioterapia

Los efectos secundarios más comunes con la radiación a la vejiga son:

  • Cambios en la piel de las áreas que reciben radiación, como enrojecimiento o ampollas
  • Náuseas y vómitos
  • Ardor o dolor al orinar, sensación de tener que orinar a menudo, o sangre en la orina
  • Diarrea
  • Cansancio
  • Tendencia a desarrollar moretones o presentar sangrados fácilmente
  • Aumento en el riesgo de contraer infecciones

La mayoría de los efectos secundarios se alivian después de que finaliza el tratamiento. Sin embargo, algunos podrían durar más tiempo. Hable con su médico sobre lo que se puede esperar.

Estudios clínicos

Los estudios clínicos son investigaciones para probar nuevos medicamentos o tratamientos en humanos. Estos estudios comparan los tratamientos convencionales con otros que podrían ser mejores.

Si quisiera formar parte de un estudio clínico, comience por preguntar a su doctor si su clínica u hospital participa en estudios clínicos. Usted puede ponerse en contacto con nuestro servicio de identificación de estudios clínicos llamando al 1-800-303-5691 o para obtener una lista de los estudios que cumplen con sus necesidades desde el punto de vista médico, o puede leer el artículo Estudios clínicos: lo que necesita saber para más información.

Los estudios clínicos son una forma de tener acceso a la atención más avanzada para el cáncer. Es la mejor forma que tienen los médicos de encontrar mejores maneras para tratar el cáncer. Sin embargo, no son adecuados para todas las personas. Es usted quien decide si desea participar en un estudio clínico.

¿Qué hay de otros tratamientos de los que he oído hablar?

Es posible que usted se entere de otros métodos para tratar el cáncer o sus síntomas. Puede que no siempre sean tratamientos médicos convencionales. Estos tratamientos pueden incluir vitaminas, hierbas y dietas especiales, entre otras cosas. Es posible que usted tenga inquietudes sobre estos tratamientos.

Se sabe que algunos de estos métodos son útiles, pero muchos no han sido probados. Algunos se ha comprobado que no son útiles, mientras que otros pueden resultar hasta peligrosos. Hable con su médico sobre cualquier cosa que usted esté considerando, ya sea una vitamina, algún régimen alimentario o cualquier otro método.

Preguntas para el médico:

  • ¿Qué tratamiento usted considera que sea el mejor para mí?
  • ¿Cuál es el objetivo de este tratamiento? ¿Cree que podría curar el cáncer?
  • ¿El tratamiento incluirá cirugía? De ser así, ¿quién hará la cirugía?
  • ¿Cómo será la experiencia de someterse a cirugía?
  • ¿Recibiré además otros tipos de tratamiento?
  • ¿Cuál es el objetivo de estos tratamientos?
  • ¿Cuáles efectos secundarios podría experimentar debido a estos tratamientos?
  • ¿Existe algún estudio clínico que pudiera ser adecuado para mí?
  • ¿Qué opinión tiene sobre tratamientos que me han mencionado amigos como vitaminas o dietas especiales? ¿Cómo sabré si son seguros?
  • ¿Qué debo hacer para prepararme para el tratamiento?
  • ¿Hay algo que pueda hacer para ayudar a que el tratamiento sea más eficaz?
  • ¿Cuál es el siguiente paso?

¿Qué pasará después del tratamiento?

Usted se complacerá de finalizar el tratamiento. Sin embargo, es difícil que no le preocupe el regreso del cáncer. Aun cuando el cáncer nunca regrese, las personas tienden a estar preocupadas por esta inquietud. Después de terminar su tratamiento, necesitará ir a consulta médica durante varios años. Debe asegurarse de acudir a todas sus citas de seguimiento con su médico. Las personas que han tenido cáncer de vejiga tienen un mayor riesgo de padecer un segundo cáncer de vejiga.

Si no hay señales de que haya quedado cáncer en su cuerpo, la mayoría de los expertos aconsejan que acuda a las revisiones médicas de seguimiento cada 3 a 6 meses. Durante estas revisiones puede que se incluyan pruebas de orina y de sangre, entre otras. Si aún conserva su vejiga, es probable que requiera someterse a las pruebas de rutina para la vejiga. Después de varios años, se puede extender el tiempo entre las visitas a los médicos, si no se observan nuevos cánceres.

Afrontar el cáncer y lidiar con el tratamiento puede ser difícil, pero también puede ser el momento para nuevos cambios en su vida. Puede que usted piense sobre cómo mejorar su salud. Llámenos o hable con su médico para saber qué usted puede hacer para sentirse mejor.

Usted no puede cambiar el hecho de tener cáncer. Lo que sí puede cambiar es la manera en que vivirá el resto de su vida al tomar decisiones sanas y sentirse tan bien como sea posible.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Vejiga: órgano hueco que almacena la orina.

Biopsia: extracción de una porción de tejido para ver si contiene células cancerosas.

Cistectomía: cirugía para extirpar la vejiga.

Cistoscopia: procedimiento que examina el interior de la vejiga mediante un tubo delgado y flexible con una fuente de luz, conocido como cistoscopio.

Intravesical: dentro de la vejiga.

Cáncer invasivo: cáncer que se extiende más allá de la capa de células en la que se originó.

IVP: siglas en inglés para referirse a un estudio que emplea una sustancia colorante y radiografías para examinar los riñones, uréteres y vejiga.

Riñones: par de órganos con forma de frijol, cada uno del tamaño de un puño, que ayudan al cuerpo a producir la orina.

Ganglios linfáticos: pequeñas partes en forma de fríjol del sistema inmunitario.

Metástasis: células cancerosas que se han propagado del lugar donde se originaron a otras partes del cuerpo.

Cáncer no invasivo: cáncer que aún permanece solo en la capa de células en la que se originó.

Cistectomía: cirugía para la extirpar parte o toda la vejiga.

TURBT: siglas en inglés para referirse a un procedimiento médico en el que se extraen pequeños pedazos del interior de la vejiga para determinar si alguien tiene cáncer. También se puede usar para tratar casos de tumores pequeños de cáncer de vejiga.

Uréter: conducto que lleva la orina desde cada riñón hasta la vejiga.

Uretra: conducto que lleva la orina desde la vejiga hacia el exterior del cuerpo.

Orina: fluido residual producido por los riñones que es almacenado en la vejiga.

Urólogo: médico especializado en el tratamiento de problemas del tracto urinario y del área genital de los hombres.

Tenemos mucha más información para usted. Puede encontrarla en línea en www.cancer.org. O bien, puede llamar a nuestro número gratuito de asistencia al    1-800-227-2345 para hablar con uno de nuestros especialistas en información sobre el cáncer.

Last Medical Review: March 30, 2016 Last Revised: May 5, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.