Preguntas sobre COVID-19 y el cáncer

¿Qué es COVID-19?

El COVID-19 es por la enfermedad causada por un nuevo tipo de coronavirus, el cual fue inicialmente reportado en China en diciembre de 2019. El nombre de este coronavirus es "SARS-CoV-2".

Los coronavirus son una familia de virus que pueden causar afecciones comunes como la gripam así como otras afecciones respiratorias de mucha mayor gravedad, tal como el Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS, siglas en inglés) y el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS).

Variantes de COVID-19

Todas estas tres distintas variantes del virus han demostrado que responden a las vacunas disminuyendo el riesgo de contagio con COVID-19. También demostraron que son eficaces en reducir el riesgo de desarrollar un cuadro grave de la enfermedad que implique hospitalización o incluso que resulte en la muerte de COVID-19 a raíz de la infección.

Varias cepas más recientes del virus han desaparecido desde que inició la pandemia, y otros son propensos a aparecer en el futuro.

Sin embargo, no hay vacuna alguna que sea 100% eficaz, por lo que algunas personas podrían aún resultar contagiadas y enfermar con COVID-19. A esto se le denomina un contagio tras la vacunación.

Cómo se propaga el COVID-19

De acuerdo a los CDC, el COVID-19 responde a las vacunas mediante un mensajero ARN (mRNA en inglés), el cual es un tipo de material genético. Después de aplicar la vacuna en una persona, el mRNA ingresa al cuerpo dando la indicación a las células para que produzcan copias del “pico proteínico” del coronavirus causante de COVID-19 (la proteína que normalmente permite que el virus infecte a las células humanas). Esto no genera enfermedad en la persona, pero ayuda a que mediante ello se instruye al sistema inmunitario para que a reconocer y atacar el virus si el cuerpo se ve confrontado por éste en un futuro.

Incluso después de que un medicamento o vacuna ha recibido aprobación, la FDA continuará su monitoreo para efectos secundarios inesperados o para obtener más información que podría ser de utilidad.

Síntomas del COVID 19

Las vacunas contra COVID-19 podrían no ser igual de eficaces en personas cuyo sistema inmunológico se encuentre debilitado. Entre estas personas, se puede incluir por ejemplo a:

  • Fiebre o escalofríos
  • Tos
  • Dificultad para respirar
  • Dolores musculares y en las articulaciones
  • Garganta irritada
  • Nueva pérdida del apetito
  • Nariz congestionada
  • Cansancio
  • Dolor de cabeza
  • Diarrea
  • Náuseas o vómitos

Para la vacuna de Moderna, la primera dosis seguida posteriormente por la segunda de 4 a 8 semanas después, Para la vacuna siguiente, los síntomas pueden ser graves, luego seguida por una tercera dosis 8 semanas después de la segunda.

  • Dificultades para respirar
  • Dolro constante en el pecho
  • Confusión reciente al despertar
  • Palidez y un tono en la tez de la piel que no luce natural.

Las vacunas contra COVID-19 podrían no ser igual de eficaces en personas cuyo sistema inmunológico se encuentre debilitado. Entre estas personas, se puede incluir por ejemplo.

Para más información sobre los intervalos recomendados entre las dosis de las vacunas contra COVID-19, refiérase al sitio de los CDC en https://espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/vaccines/stay-up-to-date.html

COVID de largo plazo

¿Cuáles son los efectos secundarios de las vacunas contra COVID-19?

Entre los efectos secundarios comunes que han sido reportados tras recibir las vacunas se incluye:

  • Dolor, enrojecimiento o inflamación en el punto de inyección
  • Sentir cansancio
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Dolores musculares y de las articulaciones
  • Náuseas

Los efectos secundarios podrían ser un poco más intensos para segunda inyección (o inyecciones posteriores) en comparación con los que podrían haber sentido con la primera.

¿Requiero aún tomar medidas de precaución tras haber completado las vacunas contra COVID-19?

Las vacunas contra COVID-19 aún se encuentra bajo estudio al carecer de la información pertinente. Por ejemplo, los investigadores están todavía tratando de determinar por cuánto tiempo dura la protección contra la enfermedad COVID-19 que las vacunas ofrecen. Y mientras que las vacunas claramente reducen el riesgo de un caso muy grave de COVID-19, aún no se determina cuán eficaces son en ayudar a prevenir el contagio hacia otras personas.

Para las personas con cáncer ya vacunadas, la NCCN aún recomienda que usen mascarilla, practiquen las medidas de distanciamiento social, laven sus manos y eviten las aglomeraciones, entre otras medidas. Las personas cercanas y a cargo del cuidado de alguien con cáncer también continuar practicando estas medidas (refiérase a “¿Deben vacunarse las personas cuidadoras de personas con cáncer y contactos cercanos?”).

Según los CDC, algunas personas con cáncer podrían ternb tamibén otros factores de riesgo que pueden incrementar el riesgo de enfermedad grave de COVID-19, como:

  • Una mayor edad
  • Tener un sistema inmunológico debilitado debido a los tratamientos, o tras el trasplatne de médula ósea por el cáncer.
  • Presentar sobrepeso de acuerdo a su IMC (BMI, siglas en inglés)
  • Fumar.

¿Y qué es lo que procede en el caso de tener cáncer de seno o de tener un historial de cáncer de seno?

Algunas personas que reciben las vacunas contra COVID-19 presentan inflamación en los ganglios linfáticos axilares correspondientes al brazo en el cual fueron aplicadas las vacunas.-

Manténgase al tanto con su vacunas contra COVID-19

Debido a que un ganglio linfático inflamado bajo el brazo puede ser señal de cáncer de seno propagado, la mayoría de los médicos recomiendan que las personas con cáncer de seno o con un historial de la enfermedad reciban las inyecciones en el brazo del lado opuesto al lado del seno con cáncer. Por ejemplo, si el cáncer de seno fue detectado en el seno del lado izquierdo, es probable que lo más recomendable sea recibir las inyecciones en el brazo del lado derecho. Si ha sido sometido(a) a cirugía por cáncer de ambos senos, lo mejor es consultar con el médico sobre el punto de inyección más apropiado en el cuerpo.

Hable con su médico sobre otros medicamentos para reducir su riesgo de contagio

Recibir una vacuna contra COVID-19 podría resultar en la inflamación de los ganglios linfáticos axilares del brazo del lado en donde se aplicó la inyección (refiérase a la sección “¿Cuáles son los efectos secundarios que de las vacunas?”)

Los ganglios linfáticos inflamados podrían ser capturados en un estudio mamográfico (mastografía) que suele hacerse como una prueba para detectar cáncer en el seno, lo cual puede ser fuente de preocupación que podría resultar en la realización de pruebas adicionales.

  • Si usted tiene programada una mastografía al poco tiempo tras haber recibido una vacuna contra COVID-19, es importante que hable con su médico sobre la fecha y el sitio en el que se aplicó la inyección.
  • De acuerdo a su situación, se podrá determinar si es necesario que cambie la fecha de su cita para el mamograma. No postergue un mamograma sin haberlo consultado primero con su médico.

Si usted ya ha recibido alguno de estos tratamientos contra el cáncer anteriormente, la NCCN recomienda inmunizarse con las vacunas contra COVID-19, incluyendo dosis de refuerzo. La NCCN también recomienda esperar al menos tres meses tras los tratamientos contra el cáncer antes de recibir las vacunas, para así dar al sistema inmunológico del cuerpo la oportunidad de recuperarse.

Formas para disminuir su riesgo.

La enfermedad de la influenza y de COVID-19 son causadas cada una por distintos virus, por lo que la vacuna contra cualquiera de estas dos enfermedades NO ofrecerá protección alguna contra la otra enfermedad. Es muy importante para las personas con cáncer que hablen con su médico sobre los beneficios y posibles riesgo de vacunarse tanto contra la gripa (influenza), como contra COVID-19.

Tanto como la influenza como el COVID-19 son causados por virus que se pueden propagar con facilidad y causar que personas mayores, así como aquellas con un sistema inmunológico debilitado y otras con ciertas afecciones médicas puedan caer en un estado grave de enfermedad. Estas infecciones comparten muchos de los mismos síntomas, por lo que es difícil poder determinar cuál enfermedad podría una persona tener sin realizar pruebas específicas.

Para más información sobre las vacunas contra COVID-19 y la influenza, refiérase al sitio web de los CDC. Para más información sobre las vacunas contra COVID-19 y la influenza, refiérase al sitio web de los CDC en https://espanol.cdc.gov/flu/season/faq-flu-season-2022-2023.htm

¿Qué debo hacer si podría haberme expuesto a un contabio con COVID-19?

Debido a que un ganglio linfático inflamado bajo el brazo puede ser señal de cáncer de seno propagado, la mayoría de los médicos recomiendan que las personas con cáncer de seno o con un historial de la enfermedad reciban las inyecciones en el brazo del lado opuesto al lado del seno con cáncer. Por ejemplo, si el cáncer de seno fue detectado en el seno del lado izquierdo, es probable que lo más recomendable sea recibir las inyecciones en el brazo del lado derecho. Si ha sido sometido(a) a cirugía por cáncer de ambos senos, lo mejor es consultar con el médico sobre el punto de inyección más apropiado en el cuerpo.

Tanto como la influenza como el COVID-19 son causados por virus que se pueden propagar con facilidad y causar que personas mayores, así como aquellas con un sistema inmunológico debilitado y otras con ciertas afecciones médicas puedan caer en un estado grave de enfermedad. Estas infecciones comparten muchos de los mismos síntomas, por lo que es difícil poder determinar cuál enfermedad podría una persona tener sin realizar pruebas específicas.

Para más información sobre las vacunas contra COVID-19 y la influenza, refiérase al sitio web de los CDC. Para más información sobre las vacunas contra COVID-19 y la influenza, refiérase al sitio web de los CDC en https://espanol.cdc.gov/flu/season/faq-flu-season-2022-2023.htm

¿Es seguro recibir tratamiento contra el cáncedr durante la pandemia?

Las vacunas contra COVID-19 aún se encuentra bajo estudio al carecer de la información pertinente. Por ejemplo, los investigadores están todavía tratando de determinar por cuánto tiempo dura la protección contra la enfermedad COVID-19 que las vacunas ofrecen. Y mientras que las vacunas claramente reducen el riesgo de un caso muy grave de COVID-19, aún no se determina cuán eficaces son en ayudar a prevenir el contagio hacia otras personas.

Para las personas con cáncer ya vacunadas, la NCCN aún recomienda que usen mascarilla, practiquen las medidas de distanciamiento social, laven sus manos y eviten las aglomeraciones, entre otras medidas. Las personas cercanas y a cargo del cuidado de alguien con cáncer también continuar practicando estas medidas (refiérase a “¿Deben vacunarse las personas cuidadoras de personas con cáncer y contactos cercanos?”).

Según los CDC, algunas personas con cáncer podrían ternb tamibén otros factores de riesgo que pueden incrementar el riesgo de enfermedad grave de COVID-19,

¿Por qué hay límites en la cantidad de pacientes que pueden ser atendidos en el centro de atención contra el cáncer?

Todas estas tres distintas variantes del virus han demostrado que responden a las vacunas disminuyendo el riesgo de contagio con COVID-19. También demostraron que son eficaces en reducir el riesgo de desarrollar un cuadro grave de la enfermedad que implique hospitalización o incluso que resulte en la muerte de COVID-19 a raíz de la infección.

Varias cepas más recientes del virus han desaparecido desde que inició la pandemia, y otros son propensos a aparecer en el futuro.

Los ganglios linfáticos inflamados podrían ser capturados en un estudio mamográfico (mastografía) que suele hacerse como una prueba para detectar cáncer en el seno, lo cual puede ser fuente de preocupación que podría resultar en la realización de pruebas adicionales.

  • Si usted tiene programada una mastografía al poco tiempo tras haber recibido una vacuna contra COVID-19, es importante que hable con su médico sobre la fecha y el sitio en el que se aplicó la inyección.
  • De acuerdo a su situación, se podrá determinar si es necesario que cambie la fecha de su cita para el mamograma. No postergue un mamograma sin haberlo consultado primero con su médico.
  • Los CDC y la FDA (disponible en inglés) cuentan con más información sobre las vacunas contra la enfermedad COVID-19.
  • Incluyendo los diferentes tipos de vacunas disponibles, así como los posibles riesgos y beneficios de cada una.
  • Todo lo anterior deberá ser cuidadosamente supervisado por el médico.

¿Cómo es el tratamiento contra el COVID-19?

Debido a que un ganglio linfático inflamado bajo el brazo puede ser señal de cáncer de seno propagado, la mayoría de los médicos recomiendan que las personas con cáncer de seno o con un historial de la enfermedad reciban las inyecciones en el brazo del lado opuesto al lado del seno con cáncer. Por ejemplo, si el cáncer de seno fue detectado en el seno del lado izquierdo, es probable que lo más recomendable sea recibir las inyecciones en el brazo del lado derecho. Si ha sido sometido(a) a cirugía por cáncer de ambos senos, lo mejor es consultar con el médico sobre el punto de inyección más apropiado en el cuerpo.

Tanto como la influenza como el COVID-19 son causados por virus que se pueden propagar con facilidad y causar que personas mayores, así como aquellas con un sistema inmunológico debilitado y otras con ciertas afecciones médicas puedan caer en un estado grave de enfermedad.

Estas infecciones comparten muchos de los mismos síntomas, por lo que es difícil poder determinar cuál enfermedad podría una persona tener sin realizar pruebas específicas.

  • Remdesivir (Veklury)
  • Nirmatrelvir y ritonavir (Paxlovid)
  • Molnupiravir (Lagervio)

Algunos de estos medicamentos ayudan a reducir la inflamación en el cuerpo, entre los cuales se citan los siguientes:

  • Barcitinib (Olumiant)
  • Tocilizumab (Acternna)
  • Anakinra (Kineret)
  • Corticoesteroides, como dexamentasona y prednisona

Los CDC y la FDA (disponible en inglés) cuentan con más información sobre las vacunas contra la enfermedad COVID-19, incluyendo los diferentes tipos de vacunas disponibles, así como los posibles riesgos.

Algunas personas aún deben someterse a revisiones contra el cáncer durante la pandemia, ¿es así?

Todas estas tres distintas variantes del virus han demostrado que responden a las vacunas disminuyendo el riesgo de contagio con COVID-19. También demostraron que son eficaces en reducir el riesgo de desarrollar un cuadro grave de la enfermedad que implique hospitalización o incluso que resulte en la muerte de COVID-19 a raíz de la infección.

Varias cepas más recientes del virus han desaparecido desde que inició la pandemia, y otros son propensos a aparecer en el futuro.

Hable con su médico quien será la persona más indicada para determinar qué es lo que corresponde a su caso para las pruebas de detección y el COVID-19.

¿Dónde puedo obtener más información sobre COVID-19?

Contamos con más información sobre COVID-19 en los siguientes en laces.

Los CDC y la FDA (disponible en inglés) cuentan con más información sobre las vacunas contra la enfermedad COVID-19, incluyendo los diferentes tipos de vacunas disponibles, así como los posibles riesgos y beneficios de cada una.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Actualización más reciente: diciembre 1, 2022

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.