Incontinencia urinaria e intestinal

La incontinencia es una pérdida de control de los intestinos o la vejiga de una persona lo que puede causar una fuga accidental de los líquidos o desechos corporales. La incontinencia puede ser más que un problema físico que también puede perturbar su calidad de vida si no se mantiene bajo control ni se trata como corresponde.

El miedo, la ansiedad y la ira son sentimientos comunes que experimentan las personas que están lidiando con la incontinencia. Puede que evite tener intimidad o tener relaciones sexuales porque tiene miedo de tener una pérdida de orina, gases o heces.  El miedo a tener un accidente puede impedir el hacer ejercicios, disfrutar de pasatiempos o estar fuera de casa durante periodos más prolongados. 

Tanto hombres como mujeres pueden tener incontinencia durante y después de la cirugía o algunos otros tratamientos contra el cáncer. La incontinencia también puede ocurrir debido a otras afecciones no relacionadas con el cáncer. Asegúrese de hablar con su equipo de atención médica si tiene dificultad para controlar la micción o la evacuación intestinal. Hablar sobre la incontinencia puede ser vergonzoso, pero al tratar el tema franca y abiertamente con sus médicos puede ser útil para controlarla. 

Incontinencia urinaria

Tener pérdida, goteo o fuga de orina se llama incontinencia vesical o urinaria.

Las personas pueden describir la incontinencia urinaria como:

  • Goteo accidental de orina que a veces puede humedecer la ropa interior o que podría ser lo suficientemente grave como mojar la ropa exterior.
  • Tener la sensación de urgencia o no poder "contener la orina".
  • Orinar con frecuencia.
  • Dolor o malestar al orinar.

Las personas con cáncer, especialmente quienes tienen ciertos tipos de cáncer o quienes reciben ciertos tipos de tratamiento, pueden tener un mayor riesgo de incontinencia urinaria debido a factores como:

  • Presión de un tumor en la columna vertebral o cerca de la vejiga.
  • Debilitamiento de los músculos que controlan la vejiga y los intestinos.
  • Radiación en el área de la pelvis, abdominal (vientre) o genital.
  • Ciertos tipos de quimioterapia o terapia dirigida.
  • Presión adicional sobre la vejiga por estreñimiento o heces impactadas (heces endurecidas que están atrapadas en el recto y son difíciles de mover durante una deposición).
  • Trastornos del sistema nervioso.
  • Infección del tracto urinario (también llamada UTI o infección urinaria (de vejiga))
  • Obstrucción del tracto gastrointestinal (en el intestino que también puede afectar la vejiga).
  • Debilidad muscular o falta de actividad.
  • Irritantes de la vejiga como cafeína, alcohol o tabaco.
  • Retención urinaria.

Las mujeres y los hombres también pueden tener diferentes factores de riesgo que podrían conducir a este problema.

Incontinencia urinaria en la mujer

La incontinencia urinaria es más común en las mujeres que en los hombres. Además de las posibles causas anteriormente mencionadas, algunas cosas que pueden aumentar el riesgo de incontinencia urinaria en las mujeres son:

  • Cambios en el tejido urinario o vaginal debido a terapia hormonal, cirugía, quimioterapia o terapia dirigida.
  • Cambios hormonales de la menopausia.
  • Prolapso pélvico: la vejiga, el útero y/o el recto pueden deslizarse hacia atrás o hacia abajo en el canal vaginal debido a la debilidad de los músculos de la pared pélvica.
  • Embarazo.
  • Parto vaginal.
  • Histerectomía (extirpación quirúrgica del útero).

Incontinencia urinaria en el hombre

Además de las posibles causas anteriormente mencionadas, algunas cosas que pueden aumentar el riesgo de incontinencia urinaria en los hombres son:

Tipos de incontinencia vesical (urinaria)

No todos los tipos de incontinencia urinaria son iguales.  Los tres tipos comunes de incontinencia son:

Incontinencia por esfuerzo

La incontinencia de esfuerzo ocurre cuando el músculo que aprieta la uretra para retener la orina en la vejiga está débil o dañado, si los nervios que ayudan al funcionamiento muscular se han dañado o si ha habido otros cambios en el músculo o los tejidos a su alrededor debido a cirugía o tratamiento contra el cáncer (la uretra es el conducto que lleva la orina desde la vejiga hacia el exterior del pene). El músculo que aprieta para cerrarla se llama esfínter uretral.

La incontinencia por esfuerzo puede ocasionar fuga de orina al toser, reír, estornudar, levantar objetos pesados o hacer ejercicio. Es posible que usted duerma toda la noche sin tener que levantarse para ir al baño, pero que haya una fuga de orina cuando se levante en la mañana. La incontinencia por esfuerzo se puede controlar acudiendo al baño con más frecuencia.

Incontinencia por rebosamiento

Cuando la vejiga no se vacía bien y la cantidad de orina producida es mayor que la que puede almacenar se llama incontinencia por rebosamiento. Generalmente la incontinencia por rebosamiento es ocasionada por bloqueo o estrechamiento a causa de tejido cicatricial. También puede ocurrir cuando el músculo de la vejiga no se puede contraer lo suficientemente bien como para que salga toda la orina.

Los signos de incontinencia por rebosamiento pueden ser: levantarse a menudo durante la noche para orinar, tardar mucho en orinar y un flujo de orina goteante, débil y lento. Es posible que usted orine pequeñas cantidades, pero sienta que no ha vaciado la vejiga. O puede que sienta deseos de ir al baño, pero no logre orinar. Es posible que pierda orina durante todo el día.

Incontinencia de urgencia

A la incontinencia de urgencia también se le puede llamar vejiga hiperactiva. El músculo de la vejiga se contrae con mucha frecuencia, usualmente de manera súbita y sin una señal de aviso, sin forma de controlarlo. Esto puede ser causado por una infección de la próstata o una irritación de la vejiga debido a radioterapia.

En este tipo de incontinencia, incluso una pequeña cantidad de orina en la vejiga puede provocar una fuerte necesidad de orinar. Debido a que no puede almacenar una cantidad normal de orina, la necesidad de ir al baño ocurre con mucha frecuencia y puede que surja alguna fuga de orina si no llega inmediatamente. Podría ser que sienta como si tuviera una vejiga débil o que no puede retener los líquidos que consume. Es posible que incluso surjan fugas de orina en la cama mientras duerma.

Cómo controlar la incontinencia vesical o urinaria

A veces la incontinencia urinaria puede durar poco tiempo, dependiendo de lo que la está causando. Sin embargo, a veces la incontinencia puede ser prolongada e incómoda, lo que dificulta el manejo de algunas actividades cotidianas.

Su equipo de atención médica le hará preguntas para determinar el tipo de incontinencia urinaria que podría tener. Luego, es probable que necesiten hacerle pruebas para verificar el tipo y averiguar la causa de la misma lo que les ayudará a conocer la mejor forma de manejarla.

  • Ejercicios para el fortalecimiento del músculo del piso pélvico puede que se recomienden. Un fisioterapeuta que se especializa en estos ejercicios (también referidos como ejercicios de Kegel) puede ser de ayuda. Esto podría ayudar a mejorar la fuerza muscular y el control de la vejiga haciendo ejercicios que tensan y relajan los músculos que controlan el flujo de orina
  • Entrenamiento de la vejiga puede ayudar a manejar la frecuencia con la que necesita orinar durante todo el día, al asignar determinados intervalos de tiempo para vaciar la vejiga
  • Medicamentos para fomentar la función de los músculos de la vejiga y a los músculos que controlan el flujo urinario. La mayoría de estos medicamentos afecta los músculos o los nervios que los controlan. Estos funcionan mejor para la incontinencia de urgencia.
  • Cirugía que puede emplearse para corregir la incontinencia a largo plazo. Si hay obstrucciones, pueden ser eliminadas. Se podría inyectar una sustancia, como colágeno para estrechar el músculo que controla el flujo de orina. Se puede implantar un pequeño dispositivo llamado cabestrillo uretral para presionar la uretra contra el hueso púbico. Para los hombres, si la incontinencia no mejora, una opción podría ser implantar un músculo artificial controlado por una bomba en el escroto para apretar la uretra.
  • Productos para la incontinencia, tales como las almohadillas sanitarias que pueden usarse debajo de la ropa, están disponibles para ayudarle a mantenerse activo y cómodo. Los calzoncillos para adultos y la ropa interior son más abultados que las almohadillas sanitarias, pero proveen más protección. También se pueden usar almohadillas para la cama o protectores de colchón absorbentes (forros) que protegen las sábanas y el colchón. Al elegir productos para la incontinencia, tenga en cuenta las preguntas que se detallan a continuación. Es posible que algunas no le resulten relevantes o quizás tenga otras que quiera añadir.
    • ¿Cuánto resiste o absorbe el producto?
    • ¿Por cuánto tiempo me protegerá?
    • ¿Se puede notar bajo mi ropa?
    • ¿Es desechable? ¿Se puede volver a usar?
    • ¿Cómo se siente cuando me muevo o me siento?
    • ¿Qué tiendas cerca de mí venden los productos? ¿Son estos productos de fácil acceso?
    • ¿Cuál será el costo? ¿Ayudará mi seguro a pagar por estos productos?

Incontinencia intestinal

Tener una fuga accidental de heces o gases es incontinencia intestinal (también referida como incontinencia fecal). La incontinencia intestinal puede ser causada por debilidad de los músculos del piso pélvico debido a la cirugía, otro trauma que genera daño muscular, daños a los nervios u otras afecciones médicas. Es posible que las personas que tienen incontinencia intestinal no sientan necesidad de eliminar gases o de tener una evacuación intestinal, o tal vez no puedan llegar al baño a tiempo. 

Las personas podrían describir la incontinencia intestinal como:

  • No poder controlar los gases o las heces.
  • Sensación de necesidad de evacuación intestinal antes de que ocurra.
  • Fuga de heces líquidas o de mucosidades intestinales, también referida como derrame fecal.

Tanto los hombres como las mujeres con cáncer, especialmente quienes tienen ciertos tipos de cáncer o quienes reciben ciertos tipos de tratamiento, pueden tener un mayor riesgo de incontinencia intestinal debido a factores como:

  • Presión de un tumor en la columna vertebral o cerca de la vejiga
  • Debilitamiento de los músculos que controlan la vejiga y los intestinos
  • Radiación en el área pélvica, abdominal (vientre), rectal o genital
  • Cirugía
  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Estrés
  • Síndrome del intestino irritable
  • Hemorroides o almorranas
  • Prolapso rectal (el recto, parte del intestino grueso, sale a través del ano a menudo debido a la debilidad de los músculos pélvicos)
  • Diabetes que no está controlada
  • Trastornos del sistema nervioso como lesión cerebrovascular, lesión de la médula espinal, demencia, enfermedad de Parkinson o esclerosis múltiple
  • Determinados medicamentos, vitaminas o suplementos nutricionales

Para las mujeres, un factor de riesgo común es el parto vaginal, que estira los músculos pélvicos, tejidos de la vagina y el esfínter anal (este músculo controla el movimiento de gases y heces en el cuerpo).

Cómo controlar la incontinencia intestinal

Se pueden realizar pruebas de incontinencia intestinal mediante análisis de laboratorio, endoscopía, radiografía, resonancia magnética o ecografía. Los médicos también pueden usar pruebas de fuerza muscular o de los nervios (pruebas de funcionamiento intestinal) o palpado rectal.  En las mujeres, se puede usar un examen pélvico. Su equipo de atención médica también puede preguntarle sobre sus síntomas, historia clínica, medicamentos y alimentación (consumo de alcohol o de tabaco, o si determinados alimentos empeoran su incontinencia).  

  • Se puede hacer cirugía (esfinteroplastia) para mejorar la incontinencia intestinal. Esta cirugía reconecta cualquier desgarro del esfínter anal que pueda haber ocurrido debido al parto vaginal o a otras lesiones que pueden haber ocurrido en el área genital o urinaria de un hombre o una mujer.  Se podría hacer otra cirugía para tratar otras afecciones que afectan la incontinencia intestinal, tal como hemorroides o prolapso rectal.
  • Su equipo de profesionales médicos puede recetarle medicamentos o pueden sugerirle medicinas de venta sin receta como loperamida (Immodium) o subsalicilato de bismuto (Pepto-Bismol, Kaopectate) si tiene diarrea. Si tiene estreñimiento, los laxantes, los ablandadores de materia fecal o los suplementos de fibra (Metamucil o Citrucel) pueden mejorar su incontinencia fecal. Si las medicinas de venta sin receta no son eficaces, su equipo de atención médica puede recetarle medicamentos más fuertes que por lo general se usan para otras afecciones intestinales (síndrome de intestino irritable, enfermedad de Crohn y colitis ulcerativa)
  • Los cambios en la alimentación supervisados mediante un registro diario de alimentos y bebidas es útil para dar seguimiento a los alimentos que podrían estar causando sus síntomas y cómo elegir diferentes opciones que puede que sean adecuadas para usted. Su médico puede remitirle a un dietista o nutricionista según sea necesario.
  • Un plan de cuidado intestinal es un método de entrenamiento diario que ayuda a regular sus deposiciones ayudándole a recordar ir al baño a la misma hora todos los días. También ayuda tratar de comer a la misma hora todos los días. Probablemente vea una mejoría después de algunas semanas o meses.
  • El fortalecimiento del músculo del piso pélvico puede ser recomendado por un fisioterapeuta que se especialice en ejercicios musculares del piso pélvico (ejercicios de Kegel). Este tipo de ejercicios ayudará a aumentar la fuerza muscular y el control de los intestinos y los gases al tensar y relajar el área pélvica, el ano y el recto.

Cómo vivir con incontinencia intestinal

Usted puede ayudar a controlar la incontinencia intestinal siguiendo un plan de cuidado intestinal y yendo al baño antes de salir de casa.  También puede asegurarse de llevar con usted sus medicamentos, suministros, desodorante para incontinencia fecal y un cambio de ropa.

El malestar anal, la picazón y la irritación pueden ser comunes.  A continuación se mencionan algunas formas de ayudar a controlar estos síntomas:

  • Lave el área anal después de defecar o use toallitas húmedas.
  • Use una crema de barrera contra la humedad en el área anal.
  • Use toallitas absorbentes o ropa interior desechable.
  • Cambie frecuentemente de ropa interior al haberse ensuciado para mantener el área anal limpia y seca.

Cómo vivir con incontinencia intestinal o urinaria

No existe una manera única y correcta de sobrellevar la incontinencia urinaria o intestinal. El desafío es encontrar qué es lo mejor para su situación, para que pueda recibir la ayuda que necesita y volver a una vida cotidiana normal. Hable con su equipo de atención médica si nota un cambio en los hábitos intestinales o urinarios y sobre las mejores formas para controlar la incontinencia, en caso de tener este problema. Podría resultar de ayuda el hablar sobre este tema con otros hombres que también tienen que sobrellevar la vida con la incontinencia. Pregunte a un integrante de su equipo de atención médica sobre grupos de apoyo en su región.

A continuación se mencionan algunas cosas que usted puede hacer que puede que le resulten de ayuda para aminorar este problema: 

  • Vacíe su vejiga cada 3 a 4 horas mientras está despierto, para evitar accidentes.
  • Vacíe su vejiga antes de ir a dormir o antes de realizar una actividad extenuante.
  • Limite las bebidas que contengan cafeína o alcohol , así como los jugos de cítricos, ya que pueden irritar la vejiga y ocasionar que usted requiera orinar con más frecuencia.
  • Evite los productos de higiene que pueden causar irritación (jabones perfumados, cremas perfumadas, polvos, toallitas con alcohol). Las mujeres deben evitar aerosoles femeninos o supositorios vaginales de venta sin receta.
  • Debido a que la grasa abdominal puede ejercer presión sobre la vejiga, evitar el aumento de peso o perder el peso necesario a veces ayuda a mejorar el control de la vejiga.
  • Evite el consumo de tabaco que puede causar tos e irritación en la vejiga debido a sustancias nocivas en los productos de tabaco.
  • Consulte con su médico sobre todas las medicinas, vitaminas, hierbas y suplementos que esté tomando. Algunos de estos productos podrían afectar el control de la orina.

Lo que el cuidador del paciente puede hacer

  • Anime o ayude al paciente con el cuidado apropiado de la piel después de ir al baño.  Use agua tibia y seque el área sin tallar con palmaditas.
  • Ayude al paciente a llevar un diario que registre alimentos o bebidas específicas que pueden afectar la frecuencia con la que el paciente va al baño.
  • Ayude al paciente a mantener un plan para el control urinario o intestinal.
  • Anime al paciente a que vaya al baño en a las mismas horas cada día, como después de una comida.
  • Fomente el ejercicio diario de manera habitual, según lo permitido por el equipo de atención médica.

Llame al equipo de atención médica si el paciente

  • Tiene algún calambre, malestar o dolor al ir al baño.
  • Tiene algún cambio o irritación en la piel como enrojecimiento, sangrado, llagas o hinchazón.
  • Tiene constipación o diarrea.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Bedretdinova D, Fritel X, Zins M, Ringa V. The effect of urinary incontinence on health-related quality of life: Is it similar in men and women? Urology. 2016;pii: S0090-4295(15)01186-3.

National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIH). Bladder control problems (urinary incontinence).  Accessed at https://www.niddk.nih.gov/health-information/urologic-diseases/bladder-control-problems on September 17, 2019.

U.S Department of Health and Human Services, Office on Women's Health (OWH).  Urinary incontinence. Accessed at https://www.womenshealth.gov/files/documents/fact-sheet-urinary-incontinence.pdf on January 3, 2020.

Wound Ostomy and Continence Nurses Society (WOCN).  Reversible causes of acute/transient urinary incontinence: A guide for patients. 2016. Available through https://www.wocn.org.

Referencias

Bedretdinova D, Fritel X, Zins M, Ringa V. The effect of urinary incontinence on health-related quality of life: Is it similar in men and women? Urology. 2016;pii: S0090-4295(15)01186-3.

National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIH). Bladder control problems (urinary incontinence).  Accessed at https://www.niddk.nih.gov/health-information/urologic-diseases/bladder-control-problems on September 17, 2019.

U.S Department of Health and Human Services, Office on Women's Health (OWH).  Urinary incontinence. Accessed at https://www.womenshealth.gov/files/documents/fact-sheet-urinary-incontinence.pdf on January 3, 2020.

Wound Ostomy and Continence Nurses Society (WOCN).  Reversible causes of acute/transient urinary incontinence: A guide for patients. 2016. Available through https://www.wocn.org.

Actualización más reciente: febrero 1, 2020

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.