Cómo controlar las náuseas y los vómitos en el hogar

Hay muchos medicamentos o combinaciones de medicamentos para ayudar a prevenir y controlar los vómitos.  Estos también pueden controlar las náuseas.

Su cuerpo tiene varias zonas diferentes que activan (provocan) las náuseas y los vómitos. Los medicamentos contra náuseas y vómitos (a menudo llamados antieméticos) han sido elaborados para apuntar y bloquear estas zonas (vías). Algunos de estos medicamentos apuntan al centro del vómito en el cerebro, mientras que otros trabajan como terapia de rescate si el medicamento inicial para las náuseas no funciona. Considerando esta información y el potencial del tratamiento para causar náuseas y vómitos, su médico recomendará determinados medicamentos contra náuseas y vómitos.  Es posible que deba probar algunos medicamentos diferentes para encontrar los que funcionan mejor para usted.

Tipos de medicamentos contra náuseas y vómitos

Los medicamentos antieméticos se agrupan según su funcionamiento en el cuerpo sobre diferentes tipos de náuseas y vómitos.

  • Los antagonistas de receptores de serotonina (5-HT3) bloquean los efectos de la serotonina, una sustancia que normalmente provoca náuseas y vómitos.  Estos medicamentos son eficaces para controlar náuseas y vómitos agudos y por lo general se administran antes de la quimioterapia y luego durante unos días después de la misma. (Algunos ejemplos son: Ondansetron, Granisetron, Dolasetron, Palonosetron)
  • Los antagonistas de los receptores NK-1 bloquean los efectos del receptor NK-1, un receptor que forma parte del reflejo del vómito. Estos medicamentos ayudan con las náuseas y los vómitos diferidos (tardíos). A menudo se administran con otros medicamentos contra las náuseas.  (Algunos ejemplos son: Aprepitant, Rolapitant, Fosaprepitant)
  • Los esteroides a menudo se administran con otros medicamentos antieméticos para prevenir mejor las náuseas y los vómitos. (Ejemplo: Dexametasona)
  • Los antagonistas de dopamina apuntan a la dopamina para ayudar a evitar que esta sustancia se una a zonas del cerebro que provocan náuseas y vómitos. Muchas veces estos medicamentos se administran cuando las náuseas y los vómitos no están bien controlados por otros medicamentos. (Algunos ejemplos son: Proclorperazina, Metoclopramida)
  • Las benzodiacepinas, a veces llamadas medicamentos contra la ansiedad (ansiolíticos) pueden ayudar a reducir náuseas y vómitos al reducir la ansiedad y ayudar a que la persona se sienta más calmada y relajada. Estos medicamentos pueden ser más útiles con pacientes que presentan náuseas y vómitos anticipatorios y a menudo se usan en combinación con otros medicamentos contra las náuseas. (Algunos ejemplos son: Lorazepam, alprazolam)
  • Los cannabinoides contienen el ingrediente activo de la marihuana. Estos medicamentos pueden usarse para tratar las náuseas y los vómitos de la quimioterapia cuando el antiemético habitual no funciona.   También se pueden usar para estimular el apetito. Hable con su médico sobre cualquier efecto secundario que pueda tener al usar cannabinoides. (Algunos ejemplos son: Dronabinol, nabilona)
  • La olanzapina es un medicamento más nuevo que se usa para tratar náuseas y vómitos. Se ha demostrado que es útil para ayudar a reducir náuseas y vómitos irruptivos y diferidos . En algunos estudios, cuando se usó en combinación con otros medicamentos contra náuseas y vómitos, se informó que hubo un mejor control de las náuseas. Este medicamento puede hacer que se sienta adormecido, así que hable con su médico sobre los efectos secundarios que podría tener al usar Olanzapina.

Los nombres de medicamentos que se detallan arriba son solo ejemplos. Esta no es una lista completa de los medicamentos de cada grupo.

Costo de los medicamentos contra náuseas y vómitos

Muchos de estos medicamentos pueden ser costosos y es posible que necesite la aprobación previa de su seguro médico antes de que estén cubiertos.  Otros están disponibles como medicamentos genéricos y cuestan mucho menos que las marcas comerciales. No tema preguntarle a su equipo de atención oncológica sobre el costo de estos medicamentos, cuáles son sus opciones y lo que podría tener que pagar de su propio bolsillo. Es importante pensar cuántas píldoras puede necesitar para completar su tratamiento.  Asegúrese de hablar con su aseguradora sobre cuántas píldoras están cubiertas por cada receta y dígale a su médico si cree que podría no tener suficientes para llegar a su próxima cita. 

¿Cómo se administran los medicamentos contra las náuseas y los vómitos?

Existen muchas maneras de tomar los medicamentos contra las náuseas y los vómitos. Por ejemplo, tal vez pueda tomarlos:

  • Vía intravenosa (IV)
  • Vía oral en forma de píldora o líquido que traga
  • Como una pastilla que disuelve debajo de la lengua
  • Como un supositorio
  • A través de un parche que se pega en la piel

Su médico tendrá en cuenta los siguientes aspectos al decidir la mejor manera de administrarle sus antieméticos:

  • Qué tan probable es que el tratamiento contra el cáncer cause náuseas y vómitos
  • Qué tan graves son sus náuseas y vómitos
  • La forma más fácil para que tome el medicamento
  • Su preferencia
  • Qué tan rápido el medicamento empezará a surtir efecto
  • Su cobertura del seguro médico (muchos de estos medicamentos son muy costosos, especialmente en forma intravenosa [IV]) 

Si los medicamentos que se usaron en primera instancia no funcionan, su médico puede cambiar a otro medicamento o agregar un medicamento nuevo. Otra opción es administrar los medicamentos de una manera diferente (por una vía diferente). Tomar píldoras vía oral es a menudo lo mejor, lo más fácil y la manera más económica de prevenir las náuseas y los vómitos. Pero si ya está vomitando o no puede tragar y retener las cosas, probablemente sea necesario administrar el medicamento de otra forma.

Informe a su médico si aún tiene problemas pese al tratamiento.  No permita que las náuseas y los vómitos hagan que se sienta mal y no reciba la nutrición que su cuerpo necesita durante el tratamiento. No hay razón para que tenga náuseas y vómitos incontrolados. Existen muchos medicamentos que se pueden usar para prevenir y tratar estos efectos secundarios.

Tratamientos complementarios o alternativos (no farmacológicos) para las náuseas y los vómitos

Los medicamentos contra las náuseas y los vómitos (antieméticos) constituyen el tratamiento principal para las náuseas y los vómitos, sin embargo se pueden usar algunos tratamientos no farmacológicos. Estos involucran el uso de la mente y el cuerpo con la ayuda de un terapeuta calificado.

Los tratamientos no farmacológicos pueden usarse por sí solos para náuseas leves y a menudo son útiles para las náuseas y los vómitos anticipatorios. Estos métodos se pueden usar con medicamentos contra náuseas y vómitos para una persona cuyo tratamiento contra el cáncer probablemente cause náuseas y vómitos. Si desea probar uno o más de estos métodos, pregunte a un miembro de su equipo de atención oncológica si los métodos son seguros para usted y pida que le recomiende a un terapeuta capacitado en estas técnicas.

Estos métodos tratan de reducir las náuseas y los vómitos de la(s) siguiente(s) manera(s):

  • Ayudando a que se sienta relajado
  • Distrayéndole de lo que está ocurriendo
  • Ayudando a que se sienta en control
  • Haciendo que se sienta menos indefenso

A continuación se detallan algunos métodos no farmacológicos que han ayudado a algunas personas. La mayoría de ellos tienen pocos o ningún efecto secundario. Antes de usar alguno de estos tratamientos, consulte con su equipo de atención oncológica para ver si son seguros para usted. Pregunte a su equipo de atención oncológica qué tratamientos no farmacológicos pueden tener a disposición y cuáles pueden recomendar.

Hipnosis

La hipnosis se puede usar para hacer cambios de conducta a fin de controlar las náuseas y los vómitos.  Esta crea un estado de atención intensa, buena disposición y preparación para aceptar una idea. La realiza un especialista capacitado.

Técnicas de relajación

Las técnicas de relajación tales como la meditación (enfocar la mente), los ejercicios de respiración o la relajación muscular progresiva (tensar y relajar los músculos) pueden ayudar a reducir las náuseas y los vómitos.

Biorretroalimentación

La biorretroalimentación ayuda a las personas a adoptar un estado de relajación. Utiliza dispositivos de monitoreo para ayudar a las personas a obtener un control consciente de los procesos físicos que por lo general se controlan automáticamente. Al usar la biorretroalimentación, la persona aprende a controlar una reacción física específica del cuerpo,  como las náuseas y los vómitos. Esto se hace sintonizando minuto a minuto con los cambios corporales que están vinculados a la respuesta física. Por ejemplo, la biorretroalimentación se puede usar para prevenir los cambios de temperatura de la piel, como los que a menudo se presentan antes del inicio de las náuseas y los vómitos. No se ha encontrado que la biorretroalimentación sola funcione tan bien para las náuseas y los vómitos como la combinación de la biorretroalimentación y la relajación muscular progresiva.

Visualización guiada

La visualización guiada permite que las personas se retiren mentalmente del centro del tratamiento e imaginen que se encuentran en un lugar que les resulta relajante. Ese lugar puede ser un sitio de vacaciones, una habitación en el hogar o algún otro lugar seguro o placentero. Al tratar de imaginarse lo que generalmente sienten, oyen, ven y degustan en ese lugar agradable, algunas personas pueden bloquear mentalmente las náuseas y los vómitos.

Desensibilización sistemática

La desensibilización sistemática ayuda a las personas a aprender a imaginarse una situación que les produce ansiedad (como las náuseas y los vómitos) y reducir la angustia relacionada con esa situación. En la mayoría de los casos, lo que la persona se puede imaginar sin sentir ansiedad, luego lo puede experimentar en el mundo real sin sentir ansiedad.

Acupuntura o acupresión

La acupuntura es una técnica tradicional china en la que se insertan agujas muy delgadas en la piel.  Existe una serie de técnicas diferentes de acupuntura, incluyendo algunas que usan presión en lugar de agujas (acupresión). La acupuntura o la acupresión pueden ayudar con las náuseas.

Terapia musical

Profesionales de la salud especialmente entrenados usan la música para ayudar a promover la curación.  Los musicoterapeutas pueden usar diferentes métodos con cada persona, dependiendo de las necesidades y capacidades de esa persona. Existen algunas pruebas de que, cuando se usa junto con el tratamiento convencional, la musicoterapia puede ayudar a reducir las náuseas y los vómitos causadas por la quimioterapia.

Cómo controlar las náuseas y los vómitos en el hogar

El vómito frecuente puede ser peligroso porque puede conducir a la deshidratación También puede conducir a la inhalación de alimentos o líquidos, que puede causar asfixia y otros problemas.

Asegúrese de informar a su equipo de atención oncológica si tiene náuseas o si está vomitando, dado que hay medicamentos que pueden ser útiles. Estos medicamentos deben tomarse en su horario, o cuando se necesite, o de la forma indicada por su médico. Y si algún medicamento en particular no surte efecto, es posible que su equipo de atención oncológica pueda recetarle otro. Puede que se requiera probar con varios medicamentos para encontrar el más eficaz para usted. Hable con su equipo de atención oncológica sobre qué le provoca náuseas y vómitos, y qué puede hacer al respecto.

¿A qué debe prestar atención?

  • Cambios en los hábitos alimentarios
  • Mal aliento
  • Líquidos malolientes de color verde o amarillo en la ropa de cama
  • Sensación de malestar estomacal o tener el estómago revuelto
  • Incremento de saliva, viscosidad y sudor que puede surgir antes del vómito

¿Qué puede hacer el paciente?

Para las náuseas

  • Coma los alimentos que le gustan y que apetezca. Por ejemplo, a algunas personas les comienza a desagradar las carnes rojas y los caldos de carne durante el tratamiento. En ese caso, pruebe otras fuentes de proteína como pescado, pollo, frijoles (alubias, judías) y nueces.
  • Si las náuseas solo se presentan entre las comidas, mantenga el estómago ocupado.  Coma con frecuencia, bocadillos pequeños a lo largo del día. Algunas ideas de bocadillos son batidos, mezclas de frutos secos y fruta.
  • No se saltee comidas o meriendas. Si tiene el estómago vacío, sus náuseas podrían empeorar.
  • Durante los días de tratamiento de quimioterapia, coma una comida o merienda pequeña antes del tratamiento
  • Trate de evitar comer sus comidas favoritas cuando siente náuseas.  Si come alimentos que le gustan cuando siente náuseas, podría encontrarlos poco atractivos cuando termine el tratamiento porque los asoció con tener náuseas.
  • Beba líquidos lentamente durante todo el día. Puede que le resulte más fácil tolerar líquidos fríos y transparentes (los líquidos claros son aquellos a través de los cuales puede ver, como ginger ale, jugo de manzana, caldo, té, etc.)
  • Pruebe también paletas heladas o gelatina. Chupe caramelos duros de olor agradable, como caramelos de limón o mentas, para ayudar a eliminar el mal sabor. (No chupe caramelos ácidos si tiene llagas en la boca).
  • Ingiera alimentos fáciles de digerir, tales como pan tostado y galletas
  • Coma la comida fría o a temperatura ambiente para que el olor y el sabor sean más leves 
  • Evite comidas grasosas, fritas, picantes o muy dulces
  • Trate de comer pequeñas porciones de alimentos altos en calorías que sean fáciles de ingerir (como por ejemplo budín, helado, yogur y malteadas) varias veces al día 
  • Use mantequilla, aceites, almíbares, salsas y leche en los alimentos para aumentar las calorías 
  • Evite alimentos bajos en grasa a menos que las grasas le causen malestar estomacal u otros problemas
  • Los alimentos ácidos o agrios pueden ser más fáciles de retener (salvo que tenga llagas en la boca)
  • Trate de descansar tranquilamente sentado en postura recta durante al menos una hora después de cada comida
  • Distráigase con música suave, con alguno de sus programas favoritos de televisión o con la compañía de otras personas
  • Dígale a su equipo de atención oncológica que padece náuseas, ya que hay muchos medicamentos que pueden ayudarle
  • Tome su medicamento contra las náuseas al primer indicio de náuseas para ayudar a prevenir el vómito
  • Mientras está esperando que el medicamento contra las náuseas surta efecto, relájese y permanezca en calma respirando profundamente

Qué alimentos comer o evitar en los días en los que se tiene náuseas*

 

Coma

Alimentos que pueden causar problemas

Alimentos proteicos

Carne de res, pescado o aves cocidas o hervidas, carne fría o ensalada con pescado

Huevos bien cocidos

Sopas cremosas hechas con leche baja en grasa

Yogur sin grasa

Suplementos de proteínas comerciales tipo jugo (por ejemplo, “Ensure Clear”) mezclados con hielo y comidos con una cuchara

Requesón (queso fresco)

Sándwiches fríos

Carnes con un alto contenido de grasa o fritas, como el salchichón o tocino

Huevos fritos

Malteadas o licuados de leche (salvo que se preparen con leche o helado bajos en grasa)

Panes, cereales, arroz y pasta

Galletas saladas, galletas de soda, pan, tostadas, pretzeles (galletas saladas en forma de lazo), cereal frío, panecillos ingleses, roscas de pan

Fideos sin salsa, arroz blanco 

Donas (rosquillas), pastelillos, wafles, crepas (tortillas), panecillos (muffin) 

Frutas y verduras

Papas (al horno, hervidas o en puré)

Frutas y verduras enlatadas o frescas según se tolere (no las coma si tiene falta de apetito o si padece severamente de náuseas)

Papitas fritas envasadas, papas fritas o croquetas de papas

Verduras empanizadas, fritas o en crema; verduras con un olor fuerte 

Bebidas, postres y otros alimentos

Ginger ale, bebidas frías de frutas,  refrescos sin cafeína y sin gas, como ponche de frutas y bebidas deportivas, té helado sin cafeína

Helado de agua (sorbete, nieves), gelatina con sabor frutal

Bizcocho esponjoso, bizcochuelo; galletas de barquillo de vainilla

Budín hecho con leche baja en grasa

Paletas de agua, barras de jugo, helado de frutas

Pretzeles

Sal, canela, especias según se tolere 

Alcohol

Café

Tarta, helado, pasteles sustanciosos

Aderezos condimentados para ensaladas

Aceitunas

Crema

Pimienta, polvo picante, cebolla, salsa picante, mezclas de sazón 

*Adaptado de la Academy of Nutrition and Dietetics (Academia de Nutrición y Dietética); 2013

Para los vómitos

  • Si está en cama, acuéstese de lado para evitar que vaya a inhalar el vómito
  • Pida que le receten los medicamentos en la forma que le sea más fácil tolerar,  como pastillas o supositorios que se disuelven, de ser posible.  Para prevenir los vómitos, tome el medicamento al primer indicio de náusea.
  • Espere a que los vómitos cesen antes de comer o tomar algo. Después que los vómitos cesen, empiece a tomar pequeñas cantidades de líquidos claros lentamente y vaya aumentando según su tolerancia.
  • Siéntese derecho después de vomitar
  • Pruebe tomar líquidos en forma de trocitos de hielo o trocitos de jugo congelado, que pueden disolverse lentamente en la boca

¿Qué puede hacer el cuidador del paciente?

  • Cuando el paciente sienta náuseas, ofrezca preparar las comidas o pídales a otras personas que las preparen para reducir el malestar que causan los olores de los alimentos. Use los extractores de aire de la cocina para reducir los olores.
  • Cubra o guarde los alimentos que tengan olores fuertes o desagradables.
  • Use tenedores y cucharas de plástico en lugar de los de metal que pueden producir un sabor amargo.
  • Pregunte sobre los medicamentos que ayudan a prevenir el vómito.
  • Observe al paciente para ver si sufre mareos, debilidad o confusión.
  • Trate de ayudar al paciente a evitar el estreñimiento y la deshidratación alentándolo a que tome sorbos de líquidos claros lentamente durante todo el día. Ambas cosas pueden empeorar las náuseas.

Llame al equipo de atención oncológica si el paciente

  • Pudiera haber inhalado algo del material vomitado
  • Está vomitando durante un periodo de días
  • Vomita sangre o una sustancia que tiene la apariencia de granos de café
  • No puede tomar más de cuatro tazas de líquidos o de trocitos de hielo al día o no ha comido durante más de dos días
  • No puede tomar sus medicamentos
  • Se debilita, marea o presenta confusión
  • Pierde 2 o más libras (1 kg) de peso en 1 o 2 días (esto implica que el paciente está perdiendo agua rápidamente y se podría estar deshidratando)
  • Produce una orina de color amarillo oscuro y no orina con la frecuencia o la cantidad normal

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Fauci AS, Braunwald E, Kasper DL, et al (Eds). Harrison’s Principles of Internal Medicine, 17th ed. New York: McGraw-Hill Medical, 2008.

Camp-Sorrell D, Hawkins RA. Clinical Manual for the Oncology Advanced Practice Nurse, Second Ed. Pittsburgh: Oncology Nursing Society, 2006.

Cope DG, Reb AM. An Evidence-Based Approach to the Treatment and Care of the Older Adult with Cancer. Pittsburgh: Oncology Nursing Society, 2006.

Houts PS, Bucher JA. Caregiving, Revised ed. Atlanta: American Cancer Society, 2003.

Kaplan M. Understanding and Managing Oncologic Emergencies: A Resource for Nurses. Pittsburgh: Oncology Nursing Society, 2006.

Kuebler KK, Berry PH, Heidrich DE. End-of-Life Care: Clinical Practice Guidelines. Philadelphia: W.B. Saunders Co. 2002.

National Comprehensive Cancer Network. Palliative Care. Version 1.2015. Accessed at www.nccn.org/professionals/physician_gls/pdf/palliative.pdf on March 19, 2015.

Oncology Nursing Society. Cancer Symptoms. Accessed at www.cancersymptoms.org on April 3, 2013.

Ripamonti C, Bruera E. Gastrointestinal Symptoms in Advanced Cancer Patients. New York: Oxford University Press, 2002.

Varricchio CG. A Cancer Source Book for Nurses, 8th ed. Sudbury, MA: Jones and Bartlett, 2004.

Yarbro CH, Frogge MH, Goodman M. Cancer Symptom Management, 3rd ed. Sudbury, MA: Jones and Bartlett, 2004.

 

Referencias

Fauci AS, Braunwald E, Kasper DL, et al (Eds). Harrison’s Principles of Internal Medicine, 17th ed. New York: McGraw-Hill Medical, 2008.

Camp-Sorrell D, Hawkins RA. Clinical Manual for the Oncology Advanced Practice Nurse, Second Ed. Pittsburgh: Oncology Nursing Society, 2006.

Cope DG, Reb AM. An Evidence-Based Approach to the Treatment and Care of the Older Adult with Cancer. Pittsburgh: Oncology Nursing Society, 2006.

Houts PS, Bucher JA. Caregiving, Revised ed. Atlanta: American Cancer Society, 2003.

Kaplan M. Understanding and Managing Oncologic Emergencies: A Resource for Nurses. Pittsburgh: Oncology Nursing Society, 2006.

Kuebler KK, Berry PH, Heidrich DE. End-of-Life Care: Clinical Practice Guidelines. Philadelphia: W.B. Saunders Co. 2002.

National Comprehensive Cancer Network. Palliative Care. Version 1.2015. Accessed at www.nccn.org/professionals/physician_gls/pdf/palliative.pdf on March 19, 2015.

Oncology Nursing Society. Cancer Symptoms. Accessed at www.cancersymptoms.org on April 3, 2013.

Ripamonti C, Bruera E. Gastrointestinal Symptoms in Advanced Cancer Patients. New York: Oxford University Press, 2002.

Varricchio CG. A Cancer Source Book for Nurses, 8th ed. Sudbury, MA: Jones and Bartlett, 2004.

Yarbro CH, Frogge MH, Goodman M. Cancer Symptom Management, 3rd ed. Sudbury, MA: Jones and Bartlett, 2004.

 

Actualización más reciente: febrero 1, 2020

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.