¿Cómo se forma el cáncer de seno?

Los cambios o mutaciones en el ADN pueden causar que las células normales del seno se vuelvan cancerosas. Ciertos cambios en el ADN se heredan de los padres y pueden aumentar significativamente el riesgo de cáncer de seno. Otros factores de riesgo relacionados con el estilo de vida, como la alimentación y cuánto ejercicio hace, pueden aumentar la probabilidad de padecer cáncer de seno, aunque aún no se sabe exactamente cómo algunos de estos factores de riesgo causan que las células normales se conviertan en cáncer. Las hormonas parecen desempañar un papel en muchos casos del cáncer de seno, aunque no se conoce totalmente cómo ocurre esto.

Mutaciones hereditarias frente a mutaciones adquiridas del ADN

Las células de los senos normales se convierten en cancerosas debido a cambios (mutaciones) en el ADN. El ADN es el químico de cada una de nuestras células que conforma nuestros genes. Los genes tienen las instrucciones sobre cómo funcionan nuestras células.

Algunas mutaciones en el ADN son hereditarias, o sea que se adquieren de sus padres. Esto significa que las mutaciones están en cada célula de su cuerpo y ciertas mutaciones pueden aumentar notablemente el riesgo de ciertos tipos de cáncer. Estas mutaciones causan muchos de los cánceres que afectan con más frecuencia a algunas familias.

No obstante, la mayoría de los cambios en el ADN vinculados al cáncer de seno son adquiridos. Esto significa que el cambio ocurrió en las células del seno durante el transcurso de la vida de una mujer, y no es un cambio hereditario. Los cambios del ADN adquiridos ocurren con el paso del tiempo solamente en las células del cáncer de seno, no en todas las células del cuerpo.

Un ADN mutado puede dar lugar a genes mutados. Algunos genes controlan cuándo crecen nuestras células, cuándo se dividen para formar nuevas células y cuándo mueren. Los cambios en estos genes están vinculados al cáncer.

Oncogenes

A los genes que aceleran la división de las células se les denomina oncogenes.

Los protooncogenes son genes que normalmente ayudan a las células a crecer. Cuando un protooncogen experimenta algún tipo de mutación (cambio), o hay demasiadas copias de él, pasa a ser un gen “malo” que puede quedarse enciendo o activado cuando no se supone que lo esté. Cuando esto sucede, la célula crece fuera de control y produce más células que crecen descontroladamente. Esto puede causar el cáncer. A este gen malo se le llama oncogén.

Imagínese que una célula es como un automóvil.  Para que el automóvil funcione bien, se necesitan maneras para controlar qué tan rápido se desplaza por las avenidas. Un protooncogen normalmente funciona de una manera muy similar a un pedal de gasolina que controla la manera y el momento en que las células crecen y se dividen. Un oncogén es como un pedal de gasolina que está atorado y que ocasiona que la célula se divida sin control.

Genes supresores de tumor

Los genes supresores de tumores son genes normales que desaceleran la división celular, reparan los errores en el ADN, o indican a las células cuándo deben morir (un proceso conocido como apoptosis o muerte celular programada). Cuando los genes supresores de tumores no funcionan adecuadamente, las células pueden crecer fuera de control y producir más células que crecen en forma descontrolada, dando lugar al cáncer.

Un gen supresor de tumor es como el pedal del freno en un automóvil. Normalmente evita que la célula se divida muy rápidamente del mismo modo que el freno impide que un automóvil se conduzca demasiado rápido. Cuando algo anda mal en el gen, como en el caso de una mutación, el “freno” no funciona y la división celular puede descontrolarse.

Cambios genéticos hereditarios

Ciertas mutaciones hereditarias (cambios) en el ADN pueden aumentar dramáticamente el riesgo de padecer ciertos cánceres y se vinculan a muchos de los cánceres que afectan algunas familias. Por ejemplo, los genes BRCA (BRCA1 y BRCA2) son genes supresores de tumores. Cuando uno de estos genes cambia, ya no suprime el crecimiento celular anormal, y es más probable que se origine el cáncer. Un cambio en uno de estos genes puede heredarse de uno de los padres.

Las mujeres ya se han comenzado a beneficiar de los avances en la comprensión de las bases genéticas del cáncer de seno. Las pruebas genéticas pueden identificar a algunas mujeres que han heredado las mutaciones en los genes supresores de tumores BRCA1 o BRCA2 (o con menos frecuencia en otros genes tal como PTEN o TP53). Estas mujeres pueden tomar medidas para reducir su riesgo de cáncer de seno, y desarrollar planes para identificar cambios en sus senos a fin de ayudar a descubrir el cáncer en una etapa más temprana, más tratable. Para más información, lea nuestra sección sobre prevención y riesgo de cáncer de seno.

Las mutaciones en los genes supresores de tumores, como los genes BRCA, se consideran de “alta penetrancia”, ya que a menudo conducen a cáncer. Aunque muchas mujeres con mutaciones de alta penetrancia padecen cáncer, la mayoría de los casos de cáncer (incluyendo cáncer de seno) no son causados por esta clase de mutación.

Con más frecuencia, las mutaciones de baja penetrancia o variaciones genéticas son un factor en el desarrollo de cáncer. Puede que cada una de estas tenga un pequeño efecto en el desarrollo del cáncer en cualquier persona, aunque el efecto general en la población puede ser considerable ya que las mutaciones son comunes, y las personas a menudo tienen más de una al mismo tiempo. Los genes involucrados pueden afectar los niveles hormonales, el metabolismo u otras cosas que impactan los factores de riesgo para el cáncer de seno. Estos genes pueden causar la mayor parte del riesgo de cáncer de seno que abunda en familias.

Cambios genéticos adquiridos

La mayoría de las mutaciones del ADN relacionadas con el cáncer de seno ocurre en las células del seno durante el transcurso de la vida de una mujer, y no son heredadas. Estas mutaciones adquiridas de los oncogenes y/o de los genes supresores de tumores pueden ser el resultado de otros factores, tal como radiaciones o de sustancias químicas que causan cáncer. No obstante, hasta el momento se siguen desconociendo las causas de la mayoría de las mutaciones adquiridas que podrían causar cáncer de seno. La mayoría de los cánceres de seno tiene varias mutaciones genéticas que son adquiridas.

Las pruebas para identificar cambios genéticos adquiridos pueden ayudar a los médicos a predecir con más precisión el pronóstico de algunas mujeres con cáncer de seno. Por ejemplo, las pruebas pueden identificar a mujeres cuyas células cancerosas del seno tienen demasiadas copias del oncogén HER2. Estos tipos de cáncer tienden a crecer y propagarse rápidamente. Hay medicamentos que atacan a estos cambios en las células cancerosas y mejoran los resultados para los pacientes.

Para más información sobre los cambios genéticos y cómo estos pueden afectar el riesgo y el tratamiento del cáncer, lea la sección sobre el riesgo y la prevención del cáncer de seno.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Bahcall O. Common variation and heritability estimates for breast, ovarian and prostate cancers. Nature Genetics. Accessed at www.nature.com/icogs/primer/common-variation-and-heritability-estimates-for-breast-ovarian-and-prostate-cancers/ on May 30, 2013.

Last Medical Review: September 25, 2014 Last Revised: May 24, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.