Medicamentos para tratar los tumores neuroendocrinos pancreáticos

Los medicamentos que se usan para tratar los tumores neuroendocrinos pancreáticos tienden a ser diferentes de los utilizados para tratar el cáncer pancreático exocrino (el tipo más común de cáncer de páncreas). Estos medicamentos se utilizan principalmente cuando el tumor no se puede extirpar mediante cirugía.

Análogos de la somatostatina

Los medicamentos que son similares a la somatostatina (la somatostatina es una hormona natural del cuerpo) pueden ser muy útiles para algunos pacientes con tumores neuroendocrinos pancreáticos. Estos medicamentos detienen la liberación de hormonas hacia el torrente sanguíneo por parte de los tumores. Esto a menudo alivia los síntomas y ayuda a los pacientes a sentirse mejor. También parecen ayudar a desacelerar el crecimiento de algunos tumores.

Se espera que estos medicamentos ayuden a cualquier paciente con un tumor que se pueda ver en una centellografía de receptores de somatostatina (lea “Estudios por imágenes” en “ Pruebas para detectar el cáncer de páncreas”). Estos medicamentos pueden ayudar a reducir la diarrea en pacientes con VIPomas, glucagonomas y somatostatinomas. También puede ayudar con la erupción cutánea de los glucagonomas.

Los análogos de somatostatina actualmente disponibles incluyen:

  • Octreotida (Sandostatin): la versión convencional de la octreotida es de acción rápida y se inyecta de dos a cuatro veces al día. También hay una forma de acción prolongada de este medicamento (llamada Sandostatin LAR Depot) que sólo se necesita administrar una vez al mes, lo que puede ayudar más a los pacientes que la versión de acción rápida.
  • Lanreotida (Somatuline Depot): se trata de un análogo de la somatostatina más reciente que se inyecta bajo la piel una vez al mes. Se ha demostrado que ayuda a desacelerar el crecimiento de los tumores neuroendocrinos pancreáticos.
  • Pasireotida (Signifor, Signifor LAR): otra somatostatina más reciente que se inyecta dos veces al día o aproximadamente una vez al mes. El medicamento pasireotida está siendo estudiado para tratar los tumores neuroendocrinos pancreáticos, aunque los otros medicamentos se utilizan con más frecuencia.

Posibles efectos secundarios

Los principales efectos secundarios de estos medicamentos son dolor en el lugar de la inyección y, rara vez, retorcijones, náuseas, vómitos, dolor de cabeza, mareos y cansancio. Estos medicamentos también pueden causar la acumulación de sedimento en la vesícula biliar que puede derivar en cálculos biliares. También pueden provocar que el organismo sea resistente a la acción de la insulina, lo que puede aumentar los niveles de azúcar en la sangre y dificultar el control de la diabetes preexistente. Estos medicamentos no se usan con frecuencia en el tratamiento de insulinomas, ya que sus efectos en la liberación de otras hormonas pueden causar peores problemas con los niveles de azúcar en la sangre.

Quimioterapia para tumores neuroendocrinos pancreáticos

La quimioterapia (quimio) utiliza medicamentos contra el cáncer que se inyectan en una vena o que se administran por vía oral. La quimioterapia se utiliza con más frecuencia para tratar los tumores neuroendocrinos pancreáticos que son grandes o que crecen rápidamente y causan síntomas. Cuando se usa quimioterapia, a menudo esta incluye una combinación de dos o más medicamentos.

Los medicamentos que se usan más comúnmente para los tumores neuroendocrinos pancreáticos incluyen:

  • Doxorrubicina (Adriamycin) o doxorrubicina liposomal (Doxil)
  • Estreptozocina
  • Fluorouracilo (5-FU)
  • Dacarbazina (DTIC)
  • Temozolomida (Temodar)
  • Capecitabina (Xeloda)
  • Oxaliplatino (Eloxatin)

Para los tumores neuroendocrinos pancreáticos pobremente diferenciados (alto grado), a veces llamados carcinomas neuroendocrinos, a menudo se utiliza una combinación de un medicamento que contiene platino (cisplatino o carboplatino) más etopósido.

Terapia dirigida para tumores neuroendocrinos pancreáticos

Los medicamentos de terapia dirigida funcionan de distinta manera que los de la quimioterapia convencional. Estos medicamentos atacan a los cambios específicos que ayudan al crecimiento de las células del cáncer. Algunos medicamentos de terapia dirigida pueden ser útiles para tratar los tumores neuroendocrinos pancreáticos.

El sunitinib (Sutent) ataca tanto el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos, así como otros objetivos que ayudan en el crecimiento de las células cancerosas. Se ha demostrado que desacelera el crecimiento de los tumores neuroendocrinos pancreáticos avanzados y ayuda a los pacientes a vivir por más tiempo. Este medicamento se administra de forma oral mediante pastillas que se toma una vez al día. Los efectos secundarios más comunes son náusea, diarrea, cambios en la piel o el color del cabello, llagas en la boca, debilidad y bajos recuentos sanguíneos. Otros efectos posibles incluyen cansancio, alta presión arterial, problemas cardíacos, sangrado, síndrome de pies y manos (enrojecimiento, dolor, y descamación de la piel en las palmas de las manos y las plantas de los pies) y niveles bajos de la hormona tiroidea.

El everolimus (Afinitor) funciona al bloquear una célula proteínica, conocida como mTOR, que normalmente ayuda en el crecimiento y división celular. Este medicamento ha demostrado que ayuda a desacelerar el crecimiento del tumor, aunque aún no está claro si ayuda a las personas a vivir por más tiempo. El everolimus se administra en forma de pastilla una vez al día. Los efectos secundarios comunes de este medicamento incluyen llagas en la boca, infecciones, náuseas, pérdida de apetito, diarrea, sarpullido en la piel, sensación de cansancio o debilidad, acumulación de líquido (usualmente en las piernas), y aumento en los niveles de colesterol y azúcar en la sangre. Un efecto secundario menos común, pero grave, consiste en daño a los pulmones. Esto puede causar dificultad respiratoria u otros problemas.

Otros medicamentos para tratar los tumores neuroendocrinos pancreáticos

Para el tratamiento de los tumores neuroendocrinos pancreáticos, a veces también son útiles otros tipos de medicamentos.

Diazoxida: este medicamento puede bloquear la segregación de insulina del páncreas. Se puede usar para prevenir bajos niveles de azúcar en la sangre (hipoglicemia) en pacientes con insulinomas. A menudo, este medicamento se usa antes de la cirugía con el fin de hacer que la operación sea más segura para el paciente.

Inhibidores de la bomba de protones: estos medicamentos bloquean la segregación de ácido del estómago. A menudo son muy útiles en la prevención de úlceras en pacientes con gastrinomas, aunque puede que sea necesario tomarlos en dosis más altas de lo usual. Algunos de estos medicamentos son: omeprazol (Prilosec), esomeprazol (Nexium), y lansoprazol (Prevacid).

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: March 14, 2016 Last Revised: May 4, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.