Cómo desperdiciar menos alimentos

Escrito por Stacy Simon. Traducción por ContextGlobal, Inc. y editado por Rafael Delfín.


Según el Departamento de Agricultura, entre un 30 y 40 por ciento del suministro de alimentos en los EE. UU. se desperdicia. Siendo el mayor contribuyente de basura generada en una ciudad, el desperdicio de alimentos causa un daño considerable al medio ambiente. También es una oportunidad perdida para ayudar a familias necesitadas, a la vez que les cuesta dinero a todos. Según el Consejo para la Defensa de Recursos Naturales (NRDC, en inglés), una organización ambiental internacional sin fines de lucro, el problema le cuesta a la familia promedio de 4 integrantes al menos $1,500 por año.

El NRDC estudió los alimentos desechados en hogares en Denver, Nashville y la Ciudad de Nueva York y encontró más de ⅔ de alimentos desechados que se podrían haber comido, así como 68 millones de alimentos al año que podrían haberse donado a personas necesitadas.

Comer muchas frutas y verduras puede ayudar a reducir su riesgo de cáncer, pero se necesita organización para mantenerlas frescas.  Según los informes publicados por el NRDC, la razón más común para desechar los alimentos fue que estaban enmohecidos o podridos.  Reduzca el desperdicio de alimentos mediante la planificación, preparación y almacenamiento de los mismos.  Siga estos consejos de la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU.

Haga una lista

Planifique las comidas que estará comiendo en casa para la próxima semana.  Prepare su lista de compras con los ingredientes que necesitará para preparar esas.

  • Incluya una "noche de sobras" para terminar las comidas que ha preparado o traído a casa de un restaurante.
  • Fíjese en su refrigerador (nevera) y alacenas para ver lo que ya tiene.  Planifique las próximas comidas en base a eso.
  • Compre solo los ingredientes que necesita y piensa usar en la semana. Comprar al por mayor ahorra dinero solo si lo usa antes que se eche a perder.

Mantenga frescas las frutas y verduras

Compre solo la cantidad de frutas y verduras que va a necesitar para la semana y guárdelas adecuadamente para mantenerlas lo más frescas posible. Si tiende a olvidarse de sus frutas y verduras hasta que es demasiado tarde, pruebe anotando en una lista que pueda tener pegada sobre el refrigerador.

  • Aprenda cómo almacenar los alimentos que compra con mayor frecuencia. Algunos sitios como savethefood.com y espanol.foodsafety.gov son buenos recursos.
  • Si tiene demasiadas frutas y verduras o quiere comprar más cuando están en temporada, congele, conserve o enlate dichos productos.
  • Guarde las bananas, manzanas y tomates por separado porque emanan gases naturales en tanto maduran, haciendo que las demás frutas y verduras se echen a perder más rápido. Guarde las frutas y verduras en cestas separadas.
  • No lave las cerezas hasta que las vaya a comer, para evitar el moho.

Prepare con antelación

Prepare los alimentos perecederos para merendar o cocinarlos recién llegue a casa después de comprarlos.

  • Lave, seque, corte en trozos, corte en cubos y rebane sus alimentos frescos y colóquelos en recipientes herméticos transparentes para almacenar.
  • Prepare comidas completas y congélelas con antelación.
  • Cocine los ingredientes para su uso posterior. Por ejemplo, hornee pechugas de pollo para acelerar la preparación de las comidas durante la semana.
  • Congele los alimentos que sabe que no podrá comer a tiempo, como pan, fruta en rodajas, verduras picadas o carne.

Ahorre dinero, ahorre alimentos

Cuando desperdicia menos alimentos, ahorra dinero. Encuentre maneras creativas de usar ingredientes viejos y sobras.

  • Las verduras demasiado maduras aún pueden ser adecuadas para sopas, guisos, revueltos y salsas.  La fruta demasiado madura puede ser perfecta para alimentos horneados, panqueques o batidos. El pan duro puede convertirse en tostones o crutones, o pan rallado.
  • Aprenda la diferencia entre "fecha límite de venta", "fecha de caducidad", "consumir preferentemente antes del" y las fechas de vencimiento.

Si no puede usarlo

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.