Nunca es demasiado tarde para hacer más ejercicio

Escrito por Stacy Simon. Traducción por ContextGlobal, Inc. y editado por Rafael Delfín.
couple walking in park and holding hand weights


Un nuevo estudio demuestra una vez más, que hacer un poco de ejercicio proporcionará beneficios de salud, incluso si empieza a hacer el esfuerzo a una edad avanzada. Los investigadores encontraron que cuando adultos mayores aumentaron su actividad de tiempo libre, incluso si no fueron activos cuando eran adolescentes o adultos más jóvenes, su riesgo de morir de cáncer, cardiopatía y algunas otras causas disminuyó en comparación con los adultos mayores que habitualmente no eran activos.

El estudio examinó el ejercicio que las personas realizan además de las actividades laborales o las tareas cotidianas habituales. Por ejemplo, caminar desde el estacionamiento a su oficina no se considera como una actividad de tiempo libre, pero salir a caminar alrededor del edificio durante el almuerzo sí se considera como tal.  El estudio se publicó el 8 de marzo de 2019 en la revista médica JAMA Network Open.

Los investigadores examinaron datos de más de 315,000 personas quienes participaron en el Estudio sobre dieta y salud de la Asociación de Estadounidenses Jubilados (AARP, siglas en inglés) de los Institutos Nacionales de la Salud. Los participantes respondieron preguntas sobre cuánta actividad física de tiempo libre hicieron durante cuatro rangos de edad en sus vidas: 15 a 18 años, 19 a 29 años, 35 a 39 años y 40 a 61 años.

Ellos encontraron que quienes mantuvieron la mayor cantidad de actividad física de tiempo libre en cada rango tuvieron un menor riesgo de morir de cáncer, cardiopatía y de cualquier causa en comparación con las personas menos activas.  Las personas que fueron menos activas durante la mayor parte de su vida adulta pero que aumentaron la actividad física de tiempo libre durante los 40 a 61 años, también tuvieron un menor riesgo de morir de cáncer, cardiopatía y cualquier otra causa.

Los investigadores llegan a la conclusión de que los adultos que son activos deben tratar de mantenerse activos, y quienes no lo son deben tratar de volverse más activos, sin importar su edad.

Consejos sobre ejercicios para adultos mayores

La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda que todos los adultos realicen al menos 150 minutos de actividad moderada o 75 minutos de actividad enérgica cada semana, preferiblemente repartida durante toda la semana.

Algunos ejemplos de actividades de intensidad moderada son caminar a un buen ritmo, baile, andar en bicicleta, yoga, jugar al golf, softball, tenis dobles y mantenimiento general del patio y del jardín. Algunas actividades enérgicas son trotar, correr, ciclismo a nivel deportivo, nadar, danza aeróbica, fútbol, tenis individual y básquetbol. Para que se consideren actividades de tiempo libre, estas actividades deben ser adicionales a las que forman parte de su rutina habitual.  Recuerde consultar con su médico antes de empezar o de cambiar una rutina de ejercicio.

Los expertos recomiendan cuatro tipos de ejercicio para los adultos mayores:

  • Los ejercicios de resistencia tales como caminatas enérgicas y el baile mejoran la salud del corazón, los pulmones y el sistema circulatorio. Estos ejercicios pueden hacer que le resulte más fácil hacer cosas tales como cortar el césped y subir escaleras.
  • Los ejercicios de fuerza como levantamiento de pesas y el uso de bandas elásticas de resistencia pueden aumentar la fuerza muscular que necesita para actividades como cargar las compras y levantar a los nietos.
  • Los ejercicios de equilibrio pueden ayudar a que esté más estable y a prevenir caídas; un riesgo importante de salud para los adultos mayores. Pruebe pararse sobre un pie o tomar una clase de tai chi.

Los ejercicios de estiramiento y flexibilidad tales como las poses de yoga pueden darle más libertad de movimiento como doblarse para atarse las cintas de los zapatos o mirar por encima del hombro cuando retrocede con el auto al salir de un estacionamiento.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.