Una dieta saludable no es moda pasajera

Escrito por Stacy Simon. Traducción por ContextGlobal, Inc. y editado por Rafael Delfín.


Muchas empresas venden productos que dicen que pueden ayudarle a bajar kilos y centímetros rápidamente... todo desde una pastilla que dice quemar grasas a una dieta que le permite comer todo lo que quiera y tanto como desee. Estos productos a menudo son respaldados por médicos o nutricionistas que dicen que son seguros y eficaces. Así que, ¿cómo saber en quién confiar y qué dieta puede ser segura para usted?

Los expertos dicen que una dieta o producto dietético puede ser demasiado bueno para ser verdad si afirma que le ayuda a perder más de medio a un kilo por semana, si limita sus elecciones alimentarias o se enfoca en combinaciones alimentarias específicas.  Las investigaciones no han comprobado que comer ciertos alimentos en conjunto ayude a perder peso.

No obstante, según los Institutos Nacionales de la Salud, las dietas que restringen demasiado las calorías o los tipos de alimentos por lo general fracasan a largo plazo. La mayoría de la gente se cansa de ellas y vuelve a recuperar el peso que había logrado perder o incluso más. Además, las dietas modernas usualmente no logran cubrir todos los nutrientes que el cuerpo necesita.

Para llegar y mantenerse en un peso saludable, usted va a necesitar más que una dieta que dura un par de meses. La mejor manera de tener éxito es desarrollar hábitos alimentarios y de ejercicio saludables y a largo plazo. Una dieta saludable enfatiza el consumo de frutas, verduras y granos enteros. Puede incluir carnes magras, carne de ave, pescado, granos, huevos y nueces. Y es baja en grasas saturadas, grasas trans (hidrogenadas), colesterol, sal y azúcares añadidos.

Para bajar de peso, necesita usar más calorías de las que se ingiere. Ya que medio kilo equivale a alrededor de 3,500 calorías, usted debe planificar restar de 500 a 1,000 calorías por día para perder entre 0.5 y 1 kg (de 1 a 2 lbs) a la semana.

Pruebe estas estrategias saludables:

  • Comer porciones más pequeñas.
  • Comer menos alimentos procesados.
  • Limitar la cantidad de azúcar en su dieta.
  • Tomar menos alcohol, refrescos (gaseosas) y otras bebidas azucaradas.
  • Aumentar su nivel de actividad física.
  • Comer menos alimentos fritos y postres.
  • Comer una gran variedad de alimentos, incluyendo muchas frutas, verduras y granos enteros.

Una vez que llegue a un peso saludable, comer bien y tener actividad física la mayoría de los días de la semana puede ayudarle a mantenerse en su peso para siempre. Y eso puede ayudarle a controlar su colesterol, presión sanguínea y el nivel de azúcar en sangre, así como para ayudarle a prevenir enfermedades tales como cardiopatías, diabetes, artritis y determinados tipos de cáncer, entre otras.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.