Aquí sentimos que nos podemos reunir, pues él está aquí y no conectado a máquinas y portando una bata de hospital. El poder pasar un momento junto con nuestro ser querido resulta estupendo.

Samantha - Esposa de uno de nuestros huéspedes en Albergue De La Esperanza