Duelo y pena

¿Qué son duelo, luto y pena?

Duelo

El duelo es un proceso normal. La expresión del duelo es la manera en que una persona reacciona a la pérdida de un ser querido.

Muchas personas creen que el duelo es una sola ocasión, o un periodo breve de dolor o de tristeza en respuesta a una pérdida, como las lágrimas que se derraman en el funeral de un ser querido. Pero el  duelo incluye todo el proceso emocional de enfrentarse a una pérdida, y puede durar mucho tiempo. Este proceso involucra muchas emociones, acciones y expresiones diferentes, y todas ellas ayudan a la persona a aceptar la pérdida de un ser amado.

Podríamos escuchar que el periodo de duelo se describe como "duelo normal", pero simplemente se refiere a un proceso que cualquier persona podría experimentar, y ninguno de nosotros lo hace de la misma manera. Esto se debe a que cada persona ve y siente el duelo de manera diferente. Y cada pérdida es diferente. 

Luto

Con frecuencia el luto acompaña al duelo. Mientras que el duelo es una experiencia y un proceso personal, el luto es la manera en que se expresa el duelo y la pérdida en público. El luto podría involucrar creencias o rituales religiosos, y podría estar influenciado por nuestros antecedentes étnicos y costumbres culturales. Los rituales del luto, ver a los amigos y a la familia y prepararse para el funeral y el entierro o la separación física final, con frecuencia dan cierta estructura al proceso de duelo. Algunas veces una sensación de aletargamiento perdura durante estas actividades, dejando que la persona se sienta como si solo “estuviera siguiendo el formalismo” de estos rituales.

Pena

El duelo y el luto suceden durante un periodo que se llama pena. La pena se refiere al tiempo cuando una persona experimenta tristeza después de perder a un ser querido.

¿Cuánto tiempo dura el proceso de duelo?

Como cada persona experimenta el duelo de manera diferente, la duración y la intensidad de las emociones varían entre las personas. El duelo es doloroso, y es importante que a aquellos que sufren una pérdida se les permita el tiempo que necesitan para expresar su duelo.

Aunque el duelo se describe en fases o etapas, se podría sentir más como una montaña rusa, con altos y bajos. Esto puede dificultarle a la persona en pena que sienta que está progresando en su enfrentamiento con la pérdida. Puede que una persona se sienta mejor por algún tiempo, solo para después volver a entristecerse. Algunas veces, las personas se preguntan por cuánto tiempo durará el proceso de duelo y cuándo podrán experimentar algún alivio. No hay respuesta para esta pregunta, pero algunos de los factores que pueden contribuir a la intensidad y duración del duelo son:

  • Su relación con la persona que falleció
  • Las circunstancias de su muerte
  • Sus propias experiencias de vida

Es común que el proceso de duelo dure un año o más. Una persona en duelo debe resolver los cambios emocionales y de la vida resultantes de la muerte de un ser querido.  El pesar puede ser menos intenso, aunque es normal que las personas continúen sintiéndose en cierto grado emocionalmente involucradas con el ser querido durante muchos años después. Con el tiempo, la persona debería poder usar su energía emocional de otras maneras y fortalecer otras relaciones.

El duelo puede manifestarse de maneras inesperadas

Una relación difícil con la persona antes de su muerte puede causar experiencias únicas de duelo para los seres queridos. Además, las enfermedades prolongadas pueden causar que el duelo se manifieste de maneras inesperadas.

Relaciones difíciles

Una persona que haya tenido una relación difícil con la persona fallecida (un padre con quien había una relación abusiva, resentida o de abandonamiento, por ejemplo) a menudo se sorprende de las emociones dolorosas que experimenta. No es inusual que surja un profundo desconsuelo conforme la persona en luto se aflige por la relación que desearía haber tenido con la persona fallecida, y no tener oportunidad de haberla logrado.

Podría ser que algunas personas experimenten alivio, mientras que otras podrían preguntarse por qué no experimentaron sentimiento alguno ante la muerte de dicha persona. La culpa y el arrepentimiento también son sentimientos comunes. Todo esto es parte normal del proceso de asimilación y resignación.

El duelo después de una enfermedad prolongada

El duelo que se experimenta cuando la pérdida ocurre después de una enfermedad prolongada puede ser diferente a la pérdida por muerte súbita.  Cuando alguien confronta una enfermedad terminal, los familiares y amigos, y hasta el mismo paciente podrían comenzar a afligirse en respuesta a la expectativa de muerte. Esto es una respuesta normal conocida como duelo anticipado. Puede ser útil para que las personas completen asuntos pendientes y que los seres queridos se preparen para el momento real de la pérdida, aunque podría no aminorar el dolor que sentirán cuando la persona fallezca.

Muchas personas consideran que están preparadas para la pérdida debido a que se espera la muerte del ser querido, pero cuando llega el momento real del fallecimiento, aún puede resultar impactante y causar sentimientos inesperados de tristeza y pérdida. Para la mayoría de las personas, la muerte real da comienzo al proceso normal del duelo.

Etapas del duelo

Las personas podrían pasar por muchos estados emocionales diferentes durante el duelo. Y en el caso de un cáncer avanzado, el proceso y las etapas del duelo con frecuencia comienzan antes de la pérdida de un ser querido debido al duelo anticipado.

Los investigadores describen el duelo en etapas, pero es importante saber que cada persona pasa a través de estas etapas de manera diferente y a un ritmo diferente. Algunos podrían pasar por las etapas como se describe abajo, y otros podrían pasar y regresar a las mismas etapas. Algunas personas podrían quedar atrapadas en una etapa y tener problemas para llegar a la etapa final del proceso de duelo.

Los expertos describen 5 etapas que usualmente experimentan los adultos durante el proceso de duelo.

  • Denegación y aislamiento - Cuando se espera la muerte del ser querido, esta primera etapa podría comenzar antes de que ocurra la pérdida. O podría comenzar inmediatamente o poco después de la pérdida. Puede durar desde unas horas hasta días o semanas. Los sentimientos que se experimentan en la primera etapa del duelo podrían ser temor, choque emocional o aletargamiento. La persona podría sentir punzadas de angustia, con frecuencia desencadenadas por los recuerdos del fallecido. Durante este tiempo, la persona en pena se podría sentir emocionalmente “desconectada” del mundo. La persona en duelo podría evitar a otros o evitar hablar sobre la pérdida.
  • Ira - La siguiente etapa puede durar días, semanas o meses. Es cuando los primeros sentimientos son reemplazados por frustración y ansiedad. Esta etapa puede involucrar ira, soledad o incertidumbre. Podría ser cuando los sentimientos de pérdida son más intensos y dolorosos. La persona podría sentirse agitada o débil, llorar, realizar actividades desorganizadas o sin finalidad alguna, o preocuparse con pensamientos o imágenes de la persona que perdieron.
  • Negociación - Es probable que esta etapa sea más breve que las otras. Sucede cuando una persona en duelo se esfuerza por encontrar el significado de la pérdida de su ser querido. Podría acercarse a otras personas y decir su historia. Al hacerlo, podría comenzar a pensar más claramente en los cambios causados por la pérdida de su ser querido.
  • Depresión - Cuando se materializan los cambios en la vida, podría surgir la depresión. Esta etapa se usa para describir a una persona en duelo que se siente abrumada y desprotegida. Podría retraerse, volverse agresiva o expresar tristeza extrema. Durante este tiempo, el duelo tiende a llegar en olas de angustia.
  • Aceptación - Esta última fase del duelo sucede cuando las personas encuentran maneras de resignarse y aceptar la pérdida. Por lo general, la persona acepta lentamente la pérdida en el transcurso de unos meses a un año. Esta aceptación incluye ajustarse a la vida diaria en ausencia del fallecido.

Los niños también enfrentan su duelo, pero el proceso puede ser diferente de los adultos. Para más información sobre este tema, consulte Apoyo a los niños cuando alguien en la familia tiene cáncer.

La persona que está pasando por un proceso de duelo puede presentar algunos o todos los siguientes:

  • Aislamiento social
  • Problemas para pensar y concentrarse
  • Momentos de inquietud y ansiedad
  • Pérdida del apetito
  • Apariencia de tristeza
  • Depresión
  • Sueños con la persona que ha muerto (incluso podría tener breves alucinaciones de oír o ver a la persona que ha muerto)
  • Pérdida de peso
  • Problemas para dormir
  • Cansancio o debilidad
  • Preocupación por la muerte o eventos relacionados con la muerte
  • Búsqueda de razones para la pérdida (algunas veces con resultados que no tienen sentido para otros)
  • Concentración en errores, reales o imaginarios, que cometió con la persona que ha muerto
  • Sensación de culpabilidad por la pérdida
  • Sentimiento de soledad y distanciamiento de las otras personas
  • Expresión de ira o envidia al ver a otras personas unidas con sus seres queridos

Alcanzar la etapa de la aceptación y adaptarse a la perdida no significa que todo el pesar termina. El duelo por el que se atraviesa cuando se pierde a alguien que era muy cercano incluye la pérdida del futuro que esperaba tener con esa persona. Esto también necesita enfrentarse como parte del luto.  La sensación de pérdida puede durar por décadas. Por ejemplo, años tras la pérdida de uno de los padres, la pena por la ausencia de la persona puede aún ser recordada por un evento en el que normalmente la persona fallecida estaría presente. Esto puede ocasionar que las personas vuelvan a sentir emociones fuertes, lo cual puede hacer necesario procesar el luto de otra parte de la pérdida.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Doka KJ. An introduction to grieving. Accessed at https://hospicefoundation.org/End-of-Life-Support-and-Resources/Grief-Support/Journeys-with-Grief-Articles/An-Introduction-to-Grieving on April 2, 2019.  

Gregory C. The five stages of grief: An examination of the Kubler-Ross model. Updated April, 2019. Accessed at https://www.psycom.net/depression.central.grief.html on April 18, 2019.

Kubler-Ross E. On death and dying. New York, NY: Scribner; 1969.

Kubler-Ross E, Kessler D. On grief and grieving: Finding the meaning of grief through the five stages of loss. New York, NY: Scribner; 2014.

Kubler-Ross E, Byock I. On death and dying: What the dying have to teach doctors, nurses, clergy, and their own families. New York, NY: Scribner; 2014.

Marrelli TM. Hospice and palliative care handbook. Indianapolis, IN: Signma Theta Tau International; 2018.

Mental Health America (MHA). Coping with loss: Bereavement and grief. Accessed at https://www.mentalhealthamerica.net/conditions/coping-loss-bereavement-and-grief on April 2, 2019.

National Cancer Institute. Grief, bereavement, and coping with loss (PDQ®). Accessed at https://www.cancer.gov/about-cancer/advanced-cancer/caregivers/planning/bereavement-pdq on April 2, 2019.

Última revisión médica completa: Mayo 10, 2019 Actualización más reciente: Mayo 10, 2019

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.