¿Por qué se debe informar a los niños sobre el tratamiento contra el cáncer?

Los niños perciben cuando hay algún problema y se imaginan lo peor.

Los niños a menudo se imaginan lo peor si no se les dice qué es lo que está pasando. Lo que ven es a uno de los padres más cansado, quien puede que sea menos paciente con ellos y que se enferma demasiado, y puede que piensen que ya no los quiere o que son responsables de la enfermedad. Hasta los niños muy pequeños saben cuando algo malo pasa. Los niños están muy pendientes de los sentimientos de sus padres o personas que los cuidan. Y puede que sea muy difícil corregir la percepción de los niños una vez que hayan formulado sus propias explicaciones ante la situación.

Los niños tienen probabilidades de enterarse de todas maneras.

Probablemente sabe que los niños a menudo escuchan a los adultos hablar sobre temas que no son apropiados para ellos, incluso cuando el niño se encuentra entretenido o parece que no los está oyendo. Cuando los niños perciben que se les está ocultando algo, algunos incluso buscan formas de escuchar sin que los demás lo noten. Cuando los niños alcanzan a escuchar estas conversaciones, les confirma que los adultos están tratando de ocultarles algo. Los niños también prestan demasiada atención a la comunicación no verbal como la expresión facial y el tono en la voz, a veces incluso más que a las palabras que se les está diciendo. Incluso sin haber escuchado alguna conversación al respecto, puede que perciban que algo anda mal.

Los efectos secundarios se harán obvios una vez iniciado el tratamiento.

Cuando el tratamiento contra el cáncer empieza, puede que los niños noten efectos secundarios como cansancio, cambios de peso, caída del cabello o vómitos, y crea que es debido a un número de razones. Ven que la persona ha enfermado y puede que piensen que va a morir. Podrían pensar que otros en la familia también se enfermarán. No saber lo que está pasando o cómo sobrellevarlo puede ser una experiencia terrible para el niño.

Mantener el secreto consume energía.

Ultimadamente, el esfuerzo que toma mantener tal secreto puede consumir la energía valiosa de las personas. Esta energía puede ser mejor empleada en hacer que los niños se sientan seguros y preparados para los cambios que se avecinan en la familia.

Si los adultos no tocan este tema, puede que los niños asuman que no está permitido hablar al respecto y se verán en la necesidad de imaginar sus propias razones que nadie les ha informado. Para evitar esto, es necesario informar a los niños con antelación sobre las clases de efectos secundarios que son propensos durante el tratamiento contra el cáncer. Hay sitios Web y libros que pueden ayudar con esto. Refiérase a la sección “Para obtener más información”.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: May 8, 2015 Last Revised: May 8, 2015

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.