Cómo ayudar a los hermanos de un niño con cáncer

Los hermanos de un niño con cáncer pueden sentirse muy estresados. A medida que las rutinas familiares cambian, puede que entre los niños surjan sentimientos de enojo, tristeza, ansiedad y culpa. Puede que les preocupe lo que le está sucediendo a su hermano y temen que algo que ellos hayan hecho sea la causa del cáncer; o también puede que sientan que reciben menos atención de sus padres. También pueden tener dificultades en lidiar con sus responsabilidades en las escuela y sus relaciones interpersonales cuando todo en el hogar está cambiando. Los padres pueden ayudar a los hermanos a adaptarse al explicarles lo que está sucediendo, hablando con ellos sobre lo que están sintiendo, reservar un espacio para sus preocupaciones e inquietudes y asegurar que adopten las rutinas dentro de esta nueva normalidad.

Maneras en que los niños afrontan el diagnóstico de cáncer de un hermano

Cuando un niño tiene cáncer, informar a los hermanos sobre lo que está pasando es útil para que puedan sobrellevar esto. Lo más importante que los padres pueden hacer es ser honestos y compartir lo que saben de una manera que sea adecuada para la edad y madurez de cada uno de los niños. Entre las estrategias generales útiles para niños de todas las edades se incluye:

  • Coordinar las visitas al hospital para ver al hermano enfermo y conocer al equipo de profesionales médicos.
  • Hablar con el equipo de profesionales médicos sobre los especialistas que brindan servicios de apoyo para los hermanos.
  • Explicar el diagnóstico y plan de tratamiento en palabras que el niño pueda entender.
  • Animar a los hermanos a compartir sus sentimientos con los padres y otras personas de confianza que cuiden de ellos.
  • Planear que estén en contacto diario con uno de los padres o la persona de confianza que cuida de ellos para que sea parte constante en la vida del niño.
  • Compartir información sobre el caso de cáncer en la familia con la escuela o guardería.
  • Involucrar a las amistades y a la familia extendida para que brinden su apoyo al momento de formar nuevas rutinas y buscar en lo posible la consistencia de personas a quienes se encarga a los niños.
  • Estar al tanto de cambios en el comportamiento y solicitar el apoyo de la escuela y el equipo de profesionales médicos si los hermanos muestran señales de angustia o estrés.
  • Reafirmar a los hermanos que todo los sentimientos que están teniendo son normales e importantes.
  • Decirles que ellos son igual de queridos y apreciados que el hermano enfermo.
  • Asegurarse de que sepan que ellos no hay nada que ellos pudieron haber hecho que haya causado el cáncer en el hermano y que no es contagioso.

Ayudar a los hermanos a lidiar con la situación en función de su edad y madurez.

Niños de distintas edades presentan capacidades diferentes de comprensión para distintos tipos de información. A continuación se presentan algunas sugerencias de acuerdo a la edad y madurez de niño. Todos los hermanos, independientemente de su edad, se beneficiarán de pasar un tiempo en que los padres se los dediquen exclusivamente a ellos. Para más información sobre cómo hablar con los niños acerca del cáncer en alguien de la familia o un ser querido, refiérase a nuestra sección sobre apoyo a los niños cuando un familiar tiene cáncer.

Bebés y niños muy pequeños (de recién nacidos a 3 años)

  • Permanezca cerca del bebé siempre que sea posible. Hable con el equipo de profesionales contra el cáncer para ver si el infante puede permanecer con usted en las noches que requiera quedarse en el hospital.
  • Use video, teléfono y otros medios para que el niño pueda verle o escucharle en tiempo real.
  • Grabe canciones de cuna, cuentos y mensajes para cuando no pueda estar en casa.
  • Recuérdele a los niños mayores de un año que Papá o Mamá regresará pronto.
  • Acurrúquelos y abrácelos mucho.
  • Evite iniciar la fase de enseñarles a usar el inodoro u otra actividad importante de su desarrollo hasta que las nuevas rutinas se hayan establecido bien.

Niños que empiezan a caminar y en edad preescolar (de 3 a 5 años)

  • Ofrezca una explicación simple de que su hermano está enfermo y que los médicos están ayudando.
  • Mantenga informadas a las personas que los cuidan sobre la situación familiar.
  • Continúe poniendo los límites sobre el comportamiento de la misma manera que lo hacía antes, lo cual forma parte de la rutina del niño.
  • Esté consciente que los niños en este rango de edad puede que reaccionen al estrés con un comportamiento similar al que tenían cuando eran más pequeños (como orinarse sobre la ropa incluso tras haber ya pasado por la etapa de saber usar el inodoro o tener pataletas que solían tener alrededor de los dos o tres años de edad).
  • Procure que los hermanos no estén muy alejados para facilitar que estén involucrados en las actividades (por ejemplo, utilizando el servicio de alojamiento de Ronald McDonald House durante el tiempo de hospitalización/tratamiento del hermano enfermo).
  • Ofrezca una explicación sencilla acerca del llanto en los padres, explicándoles que esto se debe a que sienten tristeza.
  • Tómese el tiempo de explicarles que nada de lo que hayan hecho provocó la enfermedad del hermano.
  • Hable con un pedagogo (especialista de la niñez) o trabajador social sobre formas de estimular positivamente respecto a esta mayor independencia reciente en el hermano y su papel de apoyo en la familia.

Niños en edad escolar (de 6 a 12 años)

  • Inscriba al hermano en algún programa educativo, grupo de apoyo para hermanos o campamento en caso de estar disponible.
  • Responda sinceramente todas las preguntas, incluso "¿Se va a morir?". Solicite la ayuda del trabajador social y equipo de profesionales contra el cáncer, en caso de ser necesario.
  • Reafirme de forma repetida que el hermano no tiene culpa por la enfermedad.
  • Fomente los tiempos de recreación, a pesar del cáncer del hermano enfermo y asegúrese que no se sientan culpables de divertirse.
  • Sugiriera a los hermanos que escriban, llamen por teléfono, envíen dibujos, fotografías, mensajes de texto vía celular o por correo electrónico o mensajes grabados al hermano enfermo.
  • Haga hincapié en que todo estará bien en la familia.
  • Explique que el sufrimiento, la tristeza y las lágrimas de los padres son normales.
  • De ser posible, permita que el hermano opine y ayude en la decisión sobre la persona bajo la cual quedarían a cargo después de clases cuando uno o ambos padres no puedan estar ahí.

Adolescentes (de 13 a 18 años)

  • Coordine para que el hermano pueda hacer un recorrido por el centro médico y que pueda hacer preguntas al equipo de profesionales contra el cáncer.
  • Investigue si el centro de tratamiento cuenta con algún grupo de apoyo para hermanos de pacientes.
  • Hable sobre las inquietudes de tipo espiritual que se relacionen con el diagnóstico.
  • De ser posible, permita que el hermano opine y ayude en la decisión sobre la persona bajo la cual quedarían a cargo después de clases cuando uno o ambos padres no puedan estar ahí.
  • Asegúreles que la familia podrá manejar la crisis.
  • Fomente que los hermanos mantengan sus actividades escolares y extraescolares.
  • Pida a su hijo adolescente que le apoye con las actividades de la casa, pero no imponga demasiada responsabilidad en el cuidado del hermano enfermo, ni en otras tareas difíciles o en el hogar que requieran un elevado nivel de control. Es importante que se enfoquen a tener un buen desempeño en la escuela y a mantener los mismos niveles de responsabilidad que tenían antes del diagnóstico del hermano enfermo. Si se requiere de ayuda adicional para mantener un control familiar, consulte con el equipo de profesionales contra el cáncer sobre recursos disponibles.
  • Esté al tanto de comportamientos nuevos o que representen algún riesgo a raíz de estar expuestos al estrés y busque la ayuda de psicoterapeutas y trabajadores sociales oncológicos en caso de ser necesario.

Solicite ayuda

Los pacientes y sus hermanos, de la misma manera que los padres, descubrirán que con la ayuda y el apoyo de todos los seres queridos, podrán manejar esta crisis del cáncer. Los equipos de profesionales contra el cáncer pueden remitir a profesionales con experiencia según se requiera para prestar la ayuda necesaria en cuanto a enseñanza, ayuda psicoemocional, apoyo, información y otros recursos para facilitar la tarea. No dude en pedir la ayuda de otras personas.

The American Cancer Society medical and editorial content team

Our team is made up of doctors and oncology certified nurses with deep knowledge of cancer care as well as journalists, editors, and translators with extensive experience in medical writing.

Gerhardt C, Lehmann V, Long K, et al. Supporting Siblings as a Standard of Care in Pediatric Oncology. Pediatr Blood Cancer. 201562: S750–S804. 

Última revisión médica completa: septiembre 18, 2017 Actualización más reciente: octubre 12, 2017

American Cancer Society medical information is copyrighted material. For reprint requests, please see our Content Usage Policy.