LECTURA SENCILLA

¿Qué ocurre con los efectos secundarios de la radioterapia?

Algunas personas no experimentan ningún efecto secundario, mientras que otros sí. Los efectos secundarios más comunes son:

  • Sensación de mucho cansancio (fatiga)
  • Cambios en la piel alrededor del área tratada
  • No tener ganas de comer (falta de apetito)

Otros efectos secundarios que podría tener dependen de la parte del cuerpo que está siendo tratada. Por ejemplo, si está recibiendo radiación en el área de la cabeza, podría experimentar la caída del cabello. O si la radiación la recibió en el área del pecho, podría tener tos o irritación de garganta.

La mayoría de los efectos secundarios desaparecen con el tiempo. y siempre hay medidas que se pueden tomar las cuales pueden hacer que se sienta mejor. Si los efectos secundarios que experimenta se tornan más graves, el médico puede indicarle que se descontinúen los tratamientos por algún tiempo, así como recomendar un cambio en el programa o en el tipo de tratamiento que esté recibiendo. Informe a su equipo de atención médica contra el cáncer sobre cualquier efecto secundario que tenga para que puedan ayudarle.

A continuación se detallarán algunos de los efectos secundarios más comunes.

¿Cómo puedo sobrellevar el cansancio?

La fatiga es la sensación de mucho agotamiento o cansancio. Puede durar por mucho tiempo e impedirle hacer las cosas que desee hacer. No es como el cansancio que una persona siente al final de un día arduo, el cual puede aliviarse tras haber dormido bien durante la noche. El cansancio causado por el cáncer y/o su tratamiento es peor y causa más ansiedad. El descanso no siempre lo alivia.

El cansancio debido al cáncer es muy común. Al informarse bien sobre este tipo de cansancio, podrá sobrellevarlo mejor. No existen pruebas de laboratorio ni radiografías que sirvan para mostrar cuán cansada se siente una persona. Sólo usted sabe si tiene cansancio y cuán grave es.

Si usted tiene este tipo de cansancio, asegúrese de decírselo a su equipo de profesionales médicos contra el cáncer. Puede describirlo como leve, moderado o severo, o bien, puede usar una escala de 0 a 10 donde 0 significa que no siente cansancio y 10 que siente el peor cansancio que jamás haya sentido.

Esta debilidad o sensación desaparecerá una vez que el tratamiento haya terminado. Hasta entonces, hay algunas cosas que puede hacer para ayudar a reducir su cansancio:

  • Haga las cosas que necesite hacer cuando sienta que está en su mejor momento del día.
  • Pida ayuda y permita que los demás le ayuden.
  • Coloque a su alcance las cosas que usa con frecuencia.
  • Establezca una rutina diaria.
  • Trate de relajarse para reducir el estrés. Muchas personas logran sentirse mejor al respirar profundamente, practicar la meditación, hacer oración, hablar con otras personas, leer, escuchar música y pintar, entra otras cosas.
  • Lleve un equilibro entre el descanso y las actividades. No pase demasiado tiempo en cama, lo cual puede hacerle sentir débil. Evite que el descanso o la siesta le impida conciliar el sueño durante la noche. Tener algunos cuantos descansos breves es mejor que uno solo prolongado.
  • Hable con su equipo de profesionales médicos contra el cáncer sobre cómo mantener bajo control el dolor y las náuseas, en caso de experimentar estos síntomas.
  • La depresión puede hacerle sentir más cansancio. Consulte con su médico si piensa que puede tener algún estado de depresión. Sentir tristeza o menosprecio, perder interés por la vida, pensar mucho sobre la muerte o considerar hacerse daño a uno mismo(a) son algunas señales de depresión.
  • Haga algún tipo de ejercicio diariamente. Hable con su equipo de profesionales médicos contra el cáncer antes de iniciar con un plan de ejercicio..
  • Puede que le indiquen llevar una dieta especial. Si es el caso, procure llevarla a cabo. Es bueno incluir proteína (carne, leche, huevos y frijoles). También es bueno tomar entre 8 y 10 vasos de agua cada

Informe a su equipo de profesionales médicos contra el cáncer y hable con ellos si:

  • Su cansancio no se alivia, o si recurre o empeora.
  • Está más cansado de lo normal durante o después de una actividad
  • Su cansancio no se alivia después de descansar o dormir.
  • Se confunde o no puede concentrarse.
  • No se puede levantar después de pasar más de 24 horas en cama.
  • No puede hacer las cosas que necesita o quiere hacer.

Para más información, refiérase a la información detallada sobre cansancio relacionado al cáncer.

¿Qué puedo hacer con respecto a los cambios en la piel?

La piel del área que está recibiendo radiación puede que luzca rojiza, inflamada, ampollada, bronceada o quemada. Al cabo de unas semanas, puede que su piel se reseque, se vuelva escamosa, experimente comezón (picazón) o que se despelleje. Asegúrese de informar a su equipo de profesionales médicos contra el cáncer sobre cualquier cambio que experimente en la piel. Ellos podrán sugerirle medidas para aliviar el malestar, evitar que empeore y cómo intentar la prevención de infecciones.

La mayoría de las reacciones en la piel desaparecen lentamente una vez finalizado el tratamiento. Sin embargo, en algunos casos, la piel tratada quedará más oscura y podría estar más sensible de lo que era antes. Trate su piel con suavidad y delicadeza. Existen varias formas de lograr esto:

  • En lugar de eso, use ropa holgada de telas suave y lisas.
  • No se frote, rasque ni restriegue la piel tratada, y no use cinta adhesiva sobre ésta. Si es necesario cubrir o vendar la piel, use cinta adhesiva de papel o del tipo utilizado para la piel sensible. Procure que la cinta adhesiva quede colocada fuera de la región de tratamiento, y no se la ponga en el mismo sitio cada vez que cambie el vendaje.
  • No aplique calor o frío (como almohadillas térmicas o compresas frías) sobre la región tratada.
  • Proteja el área tratada del sol. Puede ser que su piel se vuelva hipersensible a la luz solar. Proteja su piel de la luz del sol incluso tras haber finalizado la radioterapia. Use prendas de vestir que cubran su piel, o aplique un bloqueador solar con factor de protección solar SPF de 30 o superior.
  • Use solamente agua tibia y jabón suave; simplemente deje que el agua caiga sobre el área tratada. No frote el área. También tenga cuidado de no borrar  las marcas hechas en su piel para la radioterapia hasta que esta haya sido  completada.
  • No use crema para antes o después de afeitarse, ni productos para eliminar los vellos. Si tiene que afeitarse el área, utilice una afeitadora eléctrica, pero antes consulte con su equipo de profesionales médicos contra el cáncer.
  • Pregunte a su médico o enfermera antes de aplicar algo a la piel del área tratada. Esto incluye talcos, cremas, perfumes, desodorantes, aceites para el cuerpo, ungüentos, lociones o remedios caseros durante y tras varias semanas después del tratamiento.

Para más información, refiérase a la información detallada sobre problemas de la piel.

¿Tendré problemas para comer?

Puede que mientras se encuentre en tratamiento no le den ganas de comer. Comer puede que se convierta en un problema mayor si la radiación la recibió en el área del estómago o el pecho. Incluso si no tiene ganas de comer, debe procurar comer alimentos altos en proteína y calorías.

Los pacientes que se alimentan bien pueden tener un mejor control de la enfermedad y de los efectos secundarios. Hay muchos recetarios y libros de cocina para pacientes que necesitan ayuda con problemas de la alimentación. Pregunte a su equipo de atención profesionales contra el cáncer sobre éstos.

Repórteles si usted tiene algún dificultad para tragar. Si usted tiene dolor cuando mastica y traga, puede que su médico le indique tener una dieta basada en alimentos líquidos. Las bebidas nutricionales están disponibles en una gran variedad. Puede adquirirlas en los supermercados y farmacias, o puede prepararlas usted en casa. También pueden combinarse con otros alimentos o añadirse a los batidos de leche (licuados o malteadas).

Estos son algunos consejos prácticos cuando tenga dificultades para comer:

  • Coma cuando tenga hambre, aunque no sea hora de comer.
  • Coma cinco o seis porciones pequeñas de comida durante el día, en lugar de dos o tres comidas grandes.
  • Procure comer con familiares o amigos, o encienda la TV o la radio.
  • Si usted acostumbra consumir bebidas con alcohol, consulte con su equipo de profesionales médicos contra el cáncer si esto está bien durante el tratamiento, y corrobore también si los medicamentos que toma podrían provocar efectos adversos si se mezclan con alcohol.
  • Tenga bocadillos saludables a su alcance.
  • Si otras personas le ofrecen cocinar para usted, permítales que lo hagan, y no sienta pena de decirles qué es lo que le gustaría comer.
  • Añada calorías a su alimentación al beber batidos de leche (malteadas) o complementos nutricionales líquidos, agregue salsas cremosas o quesos derretidos a sus verduras y use leche como la base para las sopas cremosas enlatadas en lugar de agua.

Para más información, refiérase a la información detallada sobre problemas de la alimentación.

¿Cómo se afectará mi estado emocional?

Puede que sienta cansancio debido a la radioterapia, y esto puede afectar su estado emocional. También usted pudiera sentir depresión, miedo, ira, soledad o desamparo. Hablar con otras personas a veces ayuda.

Una manera de conocer personas con cáncer es acudiendo a los grupos de apoyo. Consulte con su equipo de profesionales médicos contra el cáncer, o llame a la Sociedad Americana Contra El Cáncer y pregunte cómo puede ponerse en contacto con alguien con quien pueda hablar sobre sus problemas e inquietudes.

Para información más detallada al respecto, refiérase a cambios emocionales relacionados al cáncer.

¿Sentiré dolor?

La radioterapia no es dolorosa en sí, pero algunos de sus efectos secundarios pueden causar dolor. Por ejemplo, si usted recibe radiación en el área del cuello y la cabeza, podría experimentar irritación de garganta, problemas de deglución (tragar) o llagas en la boca. Todo esto puede causar dolor.

Si tiene un tumor que le está provocando dolor, la radiación podría encoger el tumor lo cual puede ayudarle a aliviar este dolor.

Si se siente cualquier dolor, hable con su equipo de profesionales médicos contra el cáncer. Describa su dolor y dónde se ubica tan detalladamente como le sea posible. Esto les ayudará a determinar la mejor manera de ayudarle a aliviar su dolor.

El dolor no debe ser visto como una parte natural del tratamiento contra el cáncer. Consiga ayuda en caso de estar experimentando dolor.

Para más información, refiérase a la información detallada sobre el dolor relacionado al cáncer.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: October 9, 2015 Last Revised: October 9, 2015

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.