Radioterapia para el cáncer de hueso

La radioterapia utiliza rayos de alta energía o partículas para destruir las células cancerosas. La radioterapia de haz externo  es radiación que se administra desde fuera del cuerpo y se dirige al cáncer. Este es el tipo de radioterapia empleada en el tratamiento del cáncer de hueso.

La mayoría de los cánceres de hueso no se destruye fácilmente con radiación, y es necesario usar dosis altas. Las dosis altas, sin embargo, pueden causar daño a tejidos sanos, así como a estructuras claves de la zona, como los nervios y los vasos sanguíneos. Por esta razón, la radioterapia no se emplea como tratamiento principal en la mayoría de los tipos de tumores de los huesos. (Se usa más comúnmente para los tumores de Ewing).

La mayoría de las veces, la radiación se usa para tratar los cánceres de hueso que son irresecables. Esto significa que no pueden extraerse completamente con cirugía.

También puede usarse la radiación después de la cirugía si se detectan células cancerosas en los bordes (márgenes) del tejido que se extrajo. Otro término para esto es márgenes positivos. (Se abordó en la sección sobre cirugía). En este caso, puede administrarse radiación para eliminar el cáncer que pueda haber quedado.

Si el cáncer de hueso regresa después del tratamiento, la radiación puede ayudar a controlar los síntomas, como el dolor y la hinchazón.

Tipos de radioterapia

Para tratar el cáncer de hueso,  se emplean con más frecuencia tipos especiales de radiación. Con estos tipos especiales de radiación, los médicos pueden controlar mejor el tamaño y la intensidad de los haces de radiación de modo que las dosis más altas alcanzan al tumor y se preservan los tejidos cercanos.

Radioterapia de intensidad modulada

La radioterapia de intensidad modulada (IMRT, por sus siglas en inglés) es una forma avanzada de radioterapia de haz externo. Con esta técnica, una computadora hace coincidir los haces de radiación con la forma del tumor y puede ajustar la intensidad (potencia) de los rayos. La radiación se aplica al tumor desde muchas direcciones para reducir la cantidad total de radiación que atraviesa cada área de tejido normal. Esto permite reducir el daño de la radiación a los tejidos normales a la vez que se aumenta la dosis de radiación al cáncer.

Radiación con haz de protones

La radiación con haz de protones es una forma especial de radiación que usa protones en lugar de rayos X comunes para destruir las células cancerosas. Los protones son partículas con carga positiva que se encuentran en el interior de todos los átomos. Ellos causan poco daño a los tejidos que atraviesan, pero son muy eficaces para destruir las células que están al final de su trayectoria. Esto permite administrar una dosis alta de radiación al tumor sin lesionar el tejido normal circundante. La radioterapia con haz de protones requiere un equipo altamente especializado que no está disponible en todos los centros médicos. Esta forma de radiación es muy útil para el tratamiento de condrosarcomas y cordomas  del cráneo, la columna vertebral, las costillas o el esternón.

Radiación extracorporal

Aunque no se emplea con frecuencia, la radiación extracorporal es otra opción de tratamiento. Esta terapia se puede utilizar cuando se intenta preservar una extremidad como parte de la cirugía de conservación de la extremidad. Consiste en sacar el hueso con cáncer fuera del cuerpo, tratarlo con radiación y luego regresarlo.

Algunos efectos secundarios vinculados a este tratamiento son: problemas con la curación de las heridas, pérdida de movimiento articular, cambio de longitud en la extremidad y  fracturas (roturas) en la parte tratada del hueso.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios de la radioterapia dependen del área del cuerpo tratada y cuánta radiación se usó. Algunos efectos secundarios comunes son:

  • Cansancio (fatiga)
  • Pérdida del apetito
  • Cambios en el área de piel tratada que van desde enrojecimiento y pérdida de pelo hasta ampollas y descamación
  • Recuentos bajos de células sanguíneas
  • Náuseas, vómitos y diarrea (estos son más comunes si la radiación se administra al vientre).

Usted puede encontrar más información en la sección sobre radiación de nuestra página en Internet. 

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: November 28, 2017 Last Revised: February 5, 2018

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.