Tratamiento del linfoma no Hodgkin en niños

Información general sobre los tratamientos

Los niños y los adolescentes con linfoma no Hodgkin, así como sus familiares tienen necesidades especiales. Estas necesidades se pueden atender mejor en los centros de cáncer para niños y adolescentes en estrecha colaboración con el médico de cabecera de su hijo. Estos centros tienen la ventaja de ofrecer tratamiento por parte de profesionales de la salud que son especialistas y que conocen las diferencias entre los cánceres en los adultos y aquellos que ocurren en los niños y adolescentes, así como las necesidades únicas de las personas más jóvenes con cáncer.

Para los linfomas infantiles, este equipo de profesionales de la salud es usualmente dirigido por un oncólogo pediátrico, un médico que usa quimioterapia y otras medicinas para tratar los cánceres en los niños. Puede que muchos otros especialistas también participen en la atención de su hijo, incluyendo a otros médicos, asistentes médicos, enfermeras con licencia para ejercer la medicina, enfermeras, sicólogos, trabajadores sociales, especialistas en rehabilitación y otros profesionales de la salud. Para obtener más información vea Niños diagnosticados con cáncer: cómo entender el sistema de atención médica.

Una vez que se haya diagnosticado el linfoma y se hayan hecho las pruebas para determinar su etapa, el equipo de profesionales que atiende el cáncer de su hijo discutirá con usted las opciones de tratamiento. Los factores más importantes en la selección de un tratamiento incluyen el tipo y la etapa del linfoma, aunque otros factores (como la localización del linfoma en el cuerpo) también pueden desempeñar un papel.

¿Qué tratamientos se utilizan para el linfoma no Hodgkin en niños?

La quimioterapia (a veces con otros medicamentos) es el tratamiento principal para todos los niños con linfoma no Hodgkin, ya que puede alcanzar todas las partes del cuerpo y destruir las células del linfoma donde quiera que pudieran estar. Incluso si el linfoma parece estar limitado a un solo ganglio linfático hinchado, el linfoma no Hodgkin en un niño a menudo se ha propagado para el momento del diagnóstico. Las células del linfoma probablemente están en otros órganos, pero son demasiado pequeñas para ser palpadas por el médico u observadas en los estudios por imágenes.

Algunas veces podría ser necesario administrar quimioterapia en altas dosis seguida de un trasplante de células madre si el linfoma regresa después del tratamiento.

Otros tipos de tratamiento, como la cirugía y la radiación, desempeñan un papel mucho menor en el tratamiento del linfoma infantil.

Para obtener más información acerca de los métodos de tratamiento más comunes, vea Tratamiento del linfoma no Hodgkin en niños por tipo y etapa.

Decisiones sobre el tratamiento

El tratamiento intensivo para el linfoma infantil a menudo es muy eficaz, aunque es posible que cause graves efectos secundarios. Es importante hablar con el médico de su hijo sobre todas las opciones de tratamiento, así como de los posibles efectos secundarios, para que pueda tomar una decisión fundamentada.

También es importante que haga preguntas si hay algo que no entiende bien. Usted puede encontrar algunas buenas preguntas en ¿Qué debe preguntar al médico de su hijo acerca del linfoma no Hodgkin?.

Si está considerando participar en un estudio clínico

Actualmente, la mayoría de los niños con cáncer son tratados en centros que se especializan en el tratamiento de niños con esta enfermedad. Estos centros ofrecen el tratamiento más actualizado mediante la realización de estudios clínicos (estudios de nuevas terapias prometedoras). Los centros de cáncer para niños a menudo llevan a cabo muchos estudios clínicos en cualquier momento. De hecho, la mayoría de los niños tratados en estos centros participan en un estudio clínico como parte del tratamiento.

Los estudios clínicos son una forma de tener acceso a la atención más novedosa contra el cáncer de su hijo. Puede que estos estudios sean la única manera de lograr acceso a algunos tratamientos más recientes. También es la mejor forma de que los médicos descubran mejores métodos para tratar el cáncer. Aun así, puede que estos estudios no sean adecuados para todos los niños. Hable con el equipo de atención médica de su hijo para saber los posibles estudios clínicos disponibles para su hijo, y pregunte sobre las ventajas y las desventajas de inscribirse en uno de ellos.

Si su hijo califica para un estudio clínico, usted decidirá si lo inscribe en el estudio. Los niños de más edad que tienen una mayor capacidad de comprensión, también deben expresar su acuerdo para poder participar en un estudio clínico antes de que el consentimiento de los padres pueda ser aceptado.

Para más información, vea Estudios clínicos.

Si está considerando métodos complementarios y alternativos

Es posible que escuche hablar acerca de métodos complementarios y alternativos que el médico de su hijo no ha mencionado para tratar el cáncer o aliviar los síntomas. Estos métodos pueden incluir vitaminas, hierbas y dietas especiales, u otros métodos, como por ejemplo, la acupuntura o los masajes.

Los métodos complementariosconsisten en tratamientos que se usan junto con su atención médica habitual. Por otro lado, los tratamientos alternativos son los que se usan en lugar del tratamiento indicado por el médico. Aunque algunos de estos métodos pueden ser útiles para aliviar los síntomas o ayudar a que su hijo se sienta mejor, muchos de ellos no han demostrado ser eficaces. Algunos incluso podrían ser peligrosos.

Asegúrese de consultar con los miembros del equipo de atención médica de su hijo sobre cualquier método que esté considerando usar. Ellos pueden ayudarle a averiguar lo que se conoce (o lo que no se conoce) del método, y así ayudarle a tomar una decisión fundamentada. Para más información, consulte Medicina complementaria y alternativa.

Apoyo durante el tratamiento del cáncer

El equipo de atención médica de su hijo será su primera fuente de información y apoyo, aunque hay otros recursos para ayudarle cuando usted lo necesite. Los servicios de apoyo del hospital o que se ofrecen en las clínicas constituyen un aspecto importante de la atención médica de su hijo. Estos podrían incluir servicios de enfermería o trabajo social, asistencia financiera, asesoría nutricional, rehabilitación o consejo espiritual.

La Sociedad Americana Contra El Cáncer también cuenta con programas y servicios, incluyendo transporte para recibir tratamiento, alojamiento, grupos de apoyo y más, que pueden ayudarle. Llame a nuestro Centro Nacional de Información sobre el Cáncer al 1-800-227-2345 y converse con uno de nuestros especialistas entrenados.

La información sobre los tratamientos que se incluye en este artículo no constituye una política oficial de la Sociedad Americana Contra El Cáncer y no tiene como objetivo ofrecer asesoramiento médico que remplace la experiencia y el juicio del equipo de atención médica de su hijo. Su objetivo es ayudar a que usted y su familia estén informados para tomar decisiones conjuntamente con el médico de su hijo. Es posible que el médico de su hijo tenga motivos para sugerir un plan de tratamiento distinto de estas opciones generales de tratamiento. No dude en hacer preguntas a su médico sobre sus opciones de tratamiento.