LECTURA SENCILLA

Si usted tiene un tumor neuroendocrino pancreático

¿Qué es un tumor neuroendocrino pancreático?

Un tumor neuroendocrino pancreático (NET), es un tipo de cáncer que se origina en el páncreas. Este tumor comienza cuando las células endocrinas (un tipo de célula encontrada en el páncreas) empieza a cambiar y a crecer fuera de control, sobrepasando en número a las células normales.

Su páncreas tiene dos funciones:

  • Produce una sustancia que ayuda a descomponer (digerir) los alimentos que usted come
  • Produce hormonas que ayudan a controlar los niveles de azúcar, insulina, y otras sustancias en la sangre.

Los tumores neuroendocrinos pancreáticos se originan en el tipo de células que producen hormonas (células endocrinas). Pero hay otro, tipo más común de cáncer pancreático que se origina de las células que ayudan a digerir los alimentos (células exocrinas). Si le han diagnosticado cáncer de páncreas, pregunte al médico qué tipo usted tiene. Los dos tipos de cáncer pancreático se tratan de manera diferente y tienen diferentes pronósticos. 

illustration showing the location of the common bile duct, liver, pancreas, pancreatic duct, ampula of vater, duodenum, gallbladder, cystic duct, right hepatic duct, left hepatic duct and common hepatic duct

Pida a su médico que use esta imagen para mostrarle dónde está ubicado su cáncer.

Los tumores neuroendocrinos pancreáticos se pueden propagar a otras partes del cuerpo. Cuando esto ocurre, se le llama metástasis. Pero el tipo de cáncer se basa en el tipo de célula que origina el tumor. Por lo tanto, incluso si un tumor neuroendocrino pancreático se propaga a su hígado, por ejemplo, se sigue llamando tumor neuroendocrino pancreático, no cáncer de hígado.

Preguntas para el médico

  • ¿Qué es lo que le hizo concluir que tengo cáncer?
  • ¿Hay alguna probabilidad de que no sea cáncer?
  • ¿Puede anotar el tipo exacto de cáncer que usted cree podría tener?
  • ¿Qué va a pasar luego?

¿Cómo sabe el médico que tengo un tumor neuroendocrino pancreático?

A veces puede ser difícil encontrar un tumor neuroendocrino pancreático cuando todavía es pequeño. No todos los tumores neuroendocrinos pancreáticos causan signos y síntomas, pero algunos producen diferentes tipos de hormonas que pueden provocar problemas que usted puede notar.

Pruebas que pueden hacerse

El médico hará preguntas sobre su salud y le hará un examen físico. El páncreas se encuentra a mucha profundidad dentro del cuerpo de modo que es difícil detectar el cáncer cuando aún es pequeño. Si hay indicios que sugieran un tumor neuroendocrino pancreático, se llevarán a cabo más pruebas Las siguientes pruebas son algunas que podría ser necesarias:

Biopsia: el médico toma una pequeña muestra de tejido o algunas células para saber si hay cáncer. Una biopsia es la única forma de saber con seguridad si usted tiene cáncer. Hay diferentes maneras de hacer biopsias, así que pregúntele a su médico qué tipo de biopsia realizará.

Tomografía computarizada (CT) o tomografía axial computarizada (CAT): este estudio usa rayos X para crear imágenes del interior de su cuerpo. Esto puede mostrar imágenes claras del páncreas y del área a su alrededor para ver si el cáncer se ha propagado.

Imágenes por resonancia magnética (MRI): este estudio usa ondas de radio e imanes potentes en lugar de rayos X para tomar imágenes claras del interior del cuerpo. Este estudio se puede usar para conocer más sobre el tamaño y la propagación del cáncer. También se pueden usar tipos especiales de MRI para examinar los conductos y los vasos sanguíneos alrededor y dentro del páncreas.

Ecografía endoscópica: estudio que usa ondas de sonido para producir imágenes del interior de su cuerpo. Un pequeño ultrasonido en la punta de un tubo delgado se pasa por la garganta hasta el estómago y luego por la primera parte del intestino delgado. El extremo del ultrasonido puede estar dirigido hacia el páncreas para examinarlo. También puede usarse para extraer un poco de tejido que puede ser examinado para ver si  hay cáncer.

Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (ERCP): una pequeña cámara en la punta de un tubo delgado se pasa por la garganta hasta el estómago y luego por la primera parte del intestino delgado. Esta prueba puede examinar si los conductos están bloqueados debido a un tumor neuroendocrino pancreático. También se puede usar para ayudar a abrir un conducto bloqueado o para extraer algunas células.

Gammagrafía con radionúclidos: estos estudios utilizan una pequeña cantidad de radiación y cámaras especiales para encontrar el tumor neuroendocrino pancreático o su propagación. También son útiles para elegir ciertos medicamentos para el tratamiento y para saber si el tratamiento está surtiendo efecto.

Pruebas de la función hepática: estas pruebas se realizan para saber cómo está funcionando el hígado.

Pruebas de los marcadores tumorales: se pueden realizar análisis de su sangre para comprobar la presencia de proteínas u hormonas que son producidas por ciertos tipos de tumores neuroendocrinos pancreáticos. Estas pruebas pueden ayudar a su médico a encontrar el tipo de cáncer pancreático que usted padece.

Otros análisis de sangre: puede que se realicen otras pruebas para ayudar a averiguar si usted tiene otros problemas de salud, tales como enfermedad renal o problemas con la médula ósea.

Preguntas para el médico

  • ¿Cuáles pruebas necesitaré hacerme?
  • ¿Quién hará estas pruebas?
  • ¿Dónde se realizarán?
  • ¿Quién me puede explicar los resultados de las pruebas?
  • ¿Cómo y cuándo recibiré los resultados?
  • ¿Quién me explicará los resultados?
  • ¿Qué necesito hacer a continuación?

¿Cuán grave es mi cáncer?

Estadificación del cáncer

Si usted tiene un tumor neuroendocrino pancreático, el médico querrá saber qué tan lejos se ha propagado. A esto se le denomina determinar la etapa del cáncer (estadificación). Su médico querrá saber la etapa (estadio) de su cáncer para ayudar a decidir qué tratamiento es el más adecuado para usted. A su cáncer se le puede asignar la etapa 1, 2, 3 o 4. Mientras menor sea el número, menos se ha propagado el cáncer.

Asignación del grado del cáncer

Para asignar el grado del cáncer se examinan las células cancerosas mediante una biopsia para saber qué tanto se parecen a las células normales. Esto ayuda a los médicos a determinar qué tan rápido es probable que el cáncer crezca y se propague. A su tumor se le asignará un grado entre 1 y 3. Mientras más bajo sea el número, más se parecerán las células cancerosas a las células normales, y crecerán más lentamente. El grado tumoral ayuda al médico a decidir qué tratamiento es el mejor para usted.  Por lo tanto, pida al médico que le explique el grado de su cáncer y cómo afecta esto el tratamiento.

Preguntas para el médico

  • ¿Sabe usted la etapa del cáncer?
  • Si no, ¿cómo y cuándo podrá saber la etapa del cáncer?
  • ¿Podría explicarme lo que significa la etapa en mi caso?
  • De acuerdo con la etapa del cáncer, ¿cuánto tiempo piensa que viviré?
  • ¿Cuál es el grado del cáncer y cómo afecta esto el tratamiento?
  • ¿Qué va a pasar luego?

¿Qué tipo de tratamiento necesitaré?

Las principales maneras de tratar un tumor neuroendocrino pancreático son cirugía, radioterapia, quimioterapia u otros medicamentos. Pregunte a su médico qué tratamientos pueden ayudarle. Incluso para los cánceres que son más avanzados y más difíciles de curar, el tratamiento a menudo puede aliviar los síntomas y desacelerar el crecimiento del cáncer. Hable con su médico para enterarse de sus opciones.

El plan de tratamiento que sea mejor para usted dependerá de:

  • La etapa y el grado del cáncer
  • La probabilidad de que algún tipo de tratamiento pueda curar el cáncer o ayude a aliviar los síntomas
  • Su edad
  • Otros problemas de salud que tenga
  • Su opinión acerca del tratamiento y los efectos secundarios

Cirugía

Si el cáncer es pequeño y no se ha propagado, se realiza una cirugía para tratar de eliminarlo por completo. A veces, la cirugía se puede hacer para extraer solo el cáncer, y dejar el resto del páncreas. Pero a menudo, dependiendo de cuán grande sea el cáncer, puede que sea necesario extraer parte, o incluso todo el páncreas, así como otros órganos. Pregunte a su médico a qué tipo de cirugía se va a someter. Si el cáncer es demasiado grande o se ha extendido demasiado, puede que no sea posible realizar la cirugía, y en cambio, se pueden administrar otros tratamientos.

Efectos secundarios de la cirugía

La cirugía para un tumor neuroendocrino pancreático puede ser una operación pequeña o muy extensa, aunque todas las cirugías conllevan riesgos y efectos secundarios. Asegúrese de preguntar al médico qué esperar, e informe a su doctor si presenta algún problema después de la cirugía. Los posibles problemas de la cirugía son:

  • Fuga de líquidos dentro del cuerpo
  • Infección
  • Sangrado
  • Dificultad para comer
  • Pérdida de peso
  • Cambios en el hábito intestinal
  • Diabetes

Ablación del tumor y embolización

La ablación o la embolización del tumor puede ser útil si el tumor neuroendocrino pancreático se ha propagado al hígado. Este procedimiento destruye el tumor sin extraerlo mediante cirugía. Se puede hacer si usted está demasiado enfermo como para someterse a una cirugía. Hay muchas maneras de hacerlo, como calentar el tumor con ondas de radio o microondas, congelar el tumor o eliminar el tumor bloqueando el suministro de sangre que alimenta el hígado. Hable con su médico sobre qué esperar del tratamiento.

Radioterapia

La radioterapia usa rayos de alta energía para destruir las células cancerosas o reducir el tamaño de tumores. La radiación puede ser utilizada si el cáncer ha crecido demasiado como para ser extraído mediante  cirugía. También se puede usar después de la cirugía si no se eliminó todo el cáncer y sigue causando problemas. La radiación también puede ayudar a aliviar los síntomas,  como el dolor causado por el cáncer.

Efectos secundarios de la radioterapia

Si su médico sugiere la radiación, pregúntele acerca de los efectos secundarios que podrían ocurrir. Los efectos secundarios más comunes de la radiación son:

  • Cambios en la piel donde se administró la radiación
  • Mucho cansancio
  • Malestar estomacal
  • Pérdida de peso

Medicamentos radioactivos

A veces se utilizan medicamentos especiales que tienen pequeñas cantidades de radiación en el interior para tratar los tumores neuroendocrinos pancreáticos. Estos medicamentos pueden llevar la radiación directamente al cáncer, sin afectar a muchas células sanas.

Los efectos secundarios más comunes de los medicamentos radioactivos son náuseas, problemas renales y hepáticos, recuentos bajos de glóbulos blancos y vómitos.

Quimioterapia

La quimioterapia (o quimio) es el uso de medicamentos para combatir el cáncer. Estos medicamentos se utilizan principalmente para tumores neuroendocrinos pancreáticos que se han extendido, están creciendo rápidamente, están causando síntomas desagradables, o cuando otros medicamentos no han sido eficaces.

Algunos medicamentos de quimioterapia se administran a través de una aguja en una vena (llamada infusión), y otros se toman como píldoras. Estos medicamentos ingresan a la sangre y llegan a todo el cuerpo. La quimioterapia se aplica en ciclos o series de tratamiento. Cada ronda de tratamiento es seguida de un descanso para permitir que el cuerpo se recupere de los efectos secundarios. Se pueden usar diferentes clases de medicamentos en conjunto o solos, y con frecuencia se administran con otros tipos de medicinas. Por lo general, el tratamiento dura muchos meses.

Efectos secundarios de la quimioterapia

Los efectos secundarios comunes son:

  • Caída del cabello
  • Úlceras en la boca
  • Falta de apetito
  • Diarrea
  • Malestar estomacal
  • Infecciones
  • Aparición de moretones y sangrado con facilidad
  • Cansancio

Por lo general, estos problemas desaparecen después de que finaliza el tratamiento, y hay maneras de tratar la mayoría de los efectos secundarios de la quimioterapia. Si presenta efectos secundarios, asegúrese de notificar a su equipo de atención contra el cáncer para que lo puedan ayudar.

Terapia dirigida

Estos medicamentos de terapia dirigida funcionan de distinta manera que los medicamentos de quimioterapia, y afectan principalmente a las células cancerosas y no a las células normales del cuerpo. Puede que estos medicamentos sean eficaces incluso cuando otros tratamientos no han dado buenos resultados. Los tipos de medicamentos de terapia dirigida que se utilizan para tumores neuroendocrinos pancreáticos se toman como píldoras. Los efectos secundarios dependerán de qué medicamentos de terapia dirigida se le administran, de modo que hable con su médico para saber qué esperar. A menudo, los efectos secundarios son diferentes de los efectos secundarios de la quimioterapia.

Otros medicamentos

Octreotida y lanreotida: estos medicamentos son útiles en el tratamiento de los síntomas causados por muchos tumores neuroendocrinos pancreáticos. A veces pueden reducir temporalmente el tamaño de estos tumores, pero no los pueden curar. Se administra en forma de inyección debajo de la piel.

Estudios clínicos

Los estudios clínicos son investigaciones para probar nuevos medicamentos o tratamientos en seres humanos. Estos estudios comparan los tratamientos convencionales con otros que podrían ser mejores.

Los estudios clínicos son una manera de recibir los tratamientos del cáncer más recientes. Son la mejor alternativa para que los médicos encuentren mejores maneras de tratar el cáncer. Si su médico puede encontrar un estudio clínico sobre el tipo de cáncer que usted tiene, será su decisión determinar si quiere participar. En caso de que se inscriba en un estudio clínico, siempre tendrá la posibilidad de dejar de participar en cualquier momento.

Si está interesado en saber más sobre qué estudios clínicos podrían ser adecuados para usted, comience por preguntar a su médico si en la clínica u hospital donde trabaja se realizan estudios clínicos. Consulte Estudios clínicos para obtener más información.

¿Qué debo saber acerca de otros tratamientos de los que he oído hablar?

Es posible que usted se entere de otras maneras de tratar el cáncer o sus síntomas. Es posible que no siempre sean tratamientos médicos convencionales, y pueden incluir vitaminas, hierbas, dietas especiales y otras cosas. Se sabe que algunos de estos métodos son útiles, pero muchos no han sido probados. Algunos no proveen beneficios, y otros hasta son perjudiciales. Hable con su médico sobre cualquier cosa que usted esté pensando usar, ya sea una vitamina, algún régimen alimentario o cualquier otro método.

Preguntas para el médico

  • ¿Qué tratamiento usted cree que es el mejor para mí?
  • ¿Cuál es la meta de este tratamiento? ¿Cree que podría curar el cáncer?
  • ¿Incluirá cirugía el tratamiento? De ser así, ¿quién hará la cirugía?
  • ¿Cómo será la cirugía?
  • ¿Necesitaré recibir además otros tipos de tratamiento? ¿Cuál es el objetivo de estos tratamientos?
  • ¿Cuáles efectos secundarios podría experimentar debido a estos tratamientos?
  • ¿Qué puedo hacer si empiezo a tener efectos secundarios?
  • ¿Hay algún estudio clínico que pueda ser adecuado para mí?
  • ¿Qué opina de las vitaminas o dietas especiales de las que me hablan mis amigos? ¿Cómo sabré si son seguras?
  • ¿Qué tan pronto necesito comenzar el tratamiento?
  • ¿Qué debo hacer para prepararme para el tratamiento?
  • ¿Hay algo que pueda hacer para ayudar a que el tratamiento sea más eficaz?
  • ¿Cuál es el siguiente paso?

¿Qué sucederá después del tratamiento?

Usted sentirá satisfacción cuando complete el tratamiento. Después del tratamiento, usted necesitará acudir a su médico durante varios años. Asegúrese de ir a todas estas visitas de seguimiento para que le realicen exámenes, análisis de sangre y quizás otras pruebas que puedan indicar si el cáncer ha regresado. Al principio sus citas se programan cada 3 a 6 meses. Luego, entre más tiempo haya estado sin cáncer, menos citas necesitará.

A veces,  los tratamientos no curan el cáncer. Puede que necesite continuar recibiendo tratamiento y cuidado. De vez en cuando se harán pruebas para saber cómo está funcionando su tratamiento.

Afrontar el cáncer y lidiar con el tratamiento puede ser difícil, pero también puede ser el momento para nuevos cambios en su vida. Llámenos al 1-800-227-2345 o hable con su equipo de atención médica contra el cáncer para averiguar qué cosas puede hacer para sentirse mejor. Usted no puede cambiar el hecho de tener cáncer. Lo que usted puede cambiar es cómo vive el resto de su vida.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Ablación: tratamiento que extrae o destruye todo o parte de un cáncer; también se puede usar para eliminar o detener la función de un órgano. Por ejemplo, la extirpación de los ovarios o testículos, o tomar medicamentos para que dejen de producir sus hormonas sería llamada ablación. Además de la cirugía y el tratamiento con medicamentos, otras maneras de ablación de tejidos corporales y tumores incluyen el calentamiento extremo, la congelación y el uso de sustancias químicas.

Células endocrinas: células en el páncreas que producen hormonas (como la insulina) que ayudan a controlar el azúcar en la sangre.

Células exocrinas: células en el páncreas que producen jugos especiales que ayudan a su cuerpo a digerir los alimentos después que come.

Embolización: un tipo de tratamiento que reduce el suministro de sangre al tumor mediante la inyección de sustancias que causan que la arteria que suministra la sangre se obstruya.

Páncreas: un órgano que se encuentra detrás del estómago y que contiene dos tipos diferentes de células glandulares. Un tipo produce enzimas que son liberadas en los intestinos para ayudar a digerir los alimentos. El otro tipo produce insulina y glucagón que ayudan a regular la azúcar en la sangre. Vea también enzima, células glandulares.

Quimioterapia: tratamiento con medicamentos que elimina las células cancerosas. La quimioterapia frecuentemente se usa por sí sola o junto con cirugía, radiación, o ambas, para tratar el cáncer cuando éste se ha propagado, cuando regresa (recurre), o cuando existen altas probabilidades de que regrese. A menudo llamado quimio.

Terapia dirigida: estos medicamentos afectan principalmente a las células cancerosas y no a las células normales del cuerpo. A menudo, estos medicamentos causan efectos secundarios más leves que la quimioterapia.

Tenemos mucha más información para usted. Puede encontrarla en línea en www.cancer.org. O bien, puede llamar a nuestro número gratuito de asistencia al    1-800-227-2345 para hablar con uno de nuestros especialistas en información sobre el cáncer.

Palabras que debe saber

Ablación: tratamiento que extrae o destruye todo o parte de un cáncer; también se puede usar para eliminar o detener la función de un órgano. Por ejemplo, la extirpación de los ovarios o testículos, o tomar medicamentos para que dejen de producir sus hormonas sería llamada ablación. Además de la cirugía y el tratamiento con medicamentos, otras maneras de ablación de tejidos corporales y tumores incluyen el calentamiento extremo, la congelación y el uso de sustancias químicas.

Células endocrinas: células en el páncreas que producen hormonas (como la insulina) que ayudan a controlar el azúcar en la sangre.

Células exocrinas: células en el páncreas que producen jugos especiales que ayudan a su cuerpo a digerir los alimentos después que come.

Embolización: un tipo de tratamiento que reduce el suministro de sangre al tumor mediante la inyección de sustancias que causan que la arteria que suministra la sangre se obstruya.

Páncreas: un órgano que se encuentra detrás del estómago y que contiene dos tipos diferentes de células glandulares. Un tipo produce enzimas que son liberadas en los intestinos para ayudar a digerir los alimentos. El otro tipo produce insulina y glucagón que ayudan a regular la azúcar en la sangre. Vea también enzima, células glandulares.

Quimioterapia: tratamiento con medicamentos que elimina las células cancerosas. La quimioterapia frecuentemente se usa por sí sola o junto con cirugía, radiación, o ambas, para tratar el cáncer cuando éste se ha propagado, cuando regresa (recurre), o cuando existen altas probabilidades de que regrese. A menudo llamado quimio.

Terapia dirigida: estos medicamentos afectan principalmente a las células cancerosas y no a las células normales del cuerpo. A menudo, estos medicamentos causan efectos secundarios más leves que la quimioterapia.

¿Cómo puedo aprender más?

Tenemos mucha más información para usted. Puede encontrarla en línea en www.cancer.org. O bien, puede llamar a nuestro número gratuito de asistencia al    1-800-227-2345 para hablar con uno de nuestros especialistas en información sobre el cáncer.

Última revisión médica completa: octubre 30, 2018 Actualización más reciente: octubre 30, 2018

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.