Tratamiento de la leucemia linfocítica aguda

(Nota: esta información es acerca de la leucemia linfocítica aguda (ALL) en adultos. Para aprender sobre ALL en los niños, consulte Leucemia en niños).

Si le diagnostican leucemia linfocítica aguda (ALL), el equipo de atención médica contra el cáncer le informará sus opciones de tratamiento. Puede que sus opciones sean afectadas por el subtipo de ALL, así como por otros factores de pronóstico (que se describen en Subtipos y factores pronósticos de la leucemia mieloide aguda), como su edad y su estado general de salud.

¿Qué tratamientos se utilizan para la ALL?

Los tipos principales de tratamiento para ALL son:

Se pueden usar otros tratamientos, como cirugía o radioterapia en circunstancias especiales.

Usualmente el tratamiento de ALL dura aproximadamente 2 años. A menudo el tratamiento es intenso, especialmente en los primeros meses del tratamiento.  Por lo tanto, resulta importante que se le brinde tratamiento en un centro que tenga experiencia con esta enfermedad. Consulte Tratamiento típico de la leucemia linfocítica aguda para obtener información acerca de los planes de tratamiento común.

El enfoque de tratamiento para niños con ALL puede ser ligeramente diferente al que se utiliza para los adultos. Este enfoque se discutió por separado en Tratamiento de niños con leucemia linfocítica aguda (ALL).

¿Qué tipos de médicos tratan la ALL?

Puede que usted tenga diferentes tipos de médicos en su equipo de tratamiento. Algunos de estos médicos son:

  • Hematólogo: un médico que trata trastornos de la sangre (incluyendo leucemia)
  • Oncólogo médico: un doctor que trata el cáncer con medicinas

Puede que otros médicos también formen parte de su equipo de atención, como asistentes médicos, enfermeras con licencia para ejercer la medicina, especialistas en nutrición, trabajadores sociales, y otros profesionales de la salud.

Decisiones sobre el tratamiento

Es importante hablar con el médico sobre todas sus opciones de tratamiento, incluyendo sus objetivos y posibles efectos secundarios, para ayudarle a tomar una decisión que mejor se ajuste a sus necesidades. Algunos factores que se deben considerar son:

  • Su edad y estado general de salud
  • El tipo de ALL que usted padece
  • La probabilidad de que ese tratamiento le cure (o que lo alivie de alguna manera)
  • Sus opiniones sobre los posibles efectos secundarios del tratamiento

También es importante que haga preguntas si hay algo que no entiende bien. Consulte Preguntas que deben formularse acerca de la leucemia linfocítica aguda.

En la mayoría de los casos, la ALL puede progresar rápidamente si no es tratada, por lo que es importante comenzar el tratamiento tan pronto como sea posible después de hacer el diagnóstico. Pero si el tiempo lo permite, a menudo es buena idea buscar una segunda opinión. Una segunda opinión puede suministrarle más información y puede ayudarle a sentirse más a gusto con el plan de tratamiento elegido.

Si está considerando participar en un estudio clínico

Los estudios clínicos consisten en investigaciones minuciosamente controladas que se llevan a cabo para estudiar con mayor profundidad nuevos tratamientos o procedimientos promisorios. Los estudios clínicos son una forma de tener acceso al tratamiento más avanzado contra el cáncer. En algunos casos, puede que sean la única manera de lograr acceso a los tratamientos más recientes. También es la mejor forma que tienen los médicos de aprender mejores métodos para tratar el cáncer. Aun así, no son adecuados para todas las personas.

Si está interesado en saber más sobre qué estudios clínicos podrían ser adecuados para usted, comience por preguntar a su médico si en la clínica u hospital donde trabaja se realizan estudios clínicos.  Además, pregúntele sobre las ventajas y desventajas de participar en un estudio clínico. Consulte Estudios clínicos para obtener más información.

Si está considerando métodos complementarios y alternativos

Es posible que escuche hablar acerca de métodos complementarios y alternativos que su médico no ha mencionado para tratar su cáncer o aliviar los síntomas. Estos métodos pueden incluir vitaminas, hierbas y dietas especiales, u otros métodos, como por ejemplo, la acupuntura o los masajes.

Los métodos complementarios consisten en tratamientos que se usan junto con su atención médica habitual. Los tratamientos alternativos se usan en lugar del tratamiento médico convencional. Aunque algunos de estos métodos pueden ser útiles para aliviar los síntomas o ayudar a sentirse mejor, muchos de ellos no han demostrado ser eficaces. Algunos incluso podrían ser peligrosos.

Asegúrese de consultar con los miembros de su equipo de atención médica contra el cáncer sobre cualquier método que esté considerando usar, Ellos pueden ayudarle a averiguar lo que se conoce (o lo que no se conoce) del método, y así ayudarle a decidir inteligentemente al respecto. Consulte Medicina complementaria y alternativa para más información.

Apoyo durante el tratamiento del cáncer

Su equipo de atención médica contra el cáncer será su primera fuente de información y apoyo, aunque hay otros recursos para ayudarle cuando usted lo necesite. Los servicios de apoyo que se ofrecen en el hospital o en la clínica constituyen un aspecto importante de su atención médica. Estos podrían incluir servicios de enfermería o trabajo social, asistencia financiera, asesoría nutricional, rehabilitación o consejo espiritual.

La Sociedad Americana Contra El Cáncer también cuenta con programas y servicios, incluyendo transporte para recibir tratamiento, alojamiento, y más, para ayudarle con el tratamiento. Llame a nuestro Centro Nacional de Información sobre el Cáncer al 1-800-227-2345 y converse con uno de nuestros especialistas entrenados.

Si decide suspender el tratamiento o no recibir ningún tratamiento

Cuando los tratamientos empleados ya no controlan la leucemia, puede ser el momento de valorar los beneficios y los riesgos de continuar intentando nuevos tratamientos. Independientemente de si opta por continuar recibiendo tratamiento o no, hay medidas que puede tomar para ayudar a mantener o mejorar su calidad de vida. Para más información, consulte Si los tratamientos dejan de surtir efecto.

Es posible que algunas personas no quieran recibir ningún tratamiento, especialmente si el cáncer está avanzado. Usted puede tener muchas razones para optar por no recibir tratamiento, pero es importante consultar con sus médicos antes de tomar esta decisión. Recuerde que incluso si decide no tratar el cáncer, aún puede obtener atención de apoyo para combatir el dolor u otros síntomas.

La información sobre los tratamientos que se incluye en este artículo no constituye una política oficial de la Sociedad Americana Contra El Cáncer y no tiene como objetivo ofrecer asesoramiento médico que remplace la experiencia y el juicio de su equipo de atención médica contra el cáncer. Su objetivo es ayudar a que usted y a su familia estén informados para tomar decisiones con su médico. Es posible que su médico tenga motivos para sugerir un plan de tratamiento distinto de estas opciones generales de tratamiento. No dude en hacer preguntas a su médico sobre sus opciones de tratamiento.