¿Qué causa los síndromes mielodisplásicos?

Algunos casos de síndrome mielodisplásico (MDS) están relacionados con factores de riesgo conocidos, pero la causa se desconoce en la mayoría de los casos.

Los científicos han logrado grandes avances en comprender cómo ciertos cambios en el DNA de las células de la médula ósea pueden causar que se origine el MDS. El ADN es el químico que conforma nuestros genes, y que controla cómo funcionan nuestras células. Por lo general, nos parecemos a nuestros padres porque de ellos proviene nuestro ADN. Sin embargo, el ADN no sólo afecta nuestra apariencia externa.

Algunos genes controlan cuándo crecen nuestras células, cuándo se dividen para formar nuevas células y cuándo mueren: 

  • A ciertos genes que ayudan a las células a crecer, dividirse y a mantenerse vivas se les denominan oncogenes
  • Los genes que ayudan a mantener el control de la división celular o que provocan que las células mueran en el momento oportuno se llaman genes supresores de tumores

El cáncer puede ser causado por mutaciones genéticas (defectos) que activan a los oncogenes o desactivan a los genes supresores de tumores.

Antes de que una persona desarrolle MDS, generalmente se necesitan mutaciones en varios genes diferentes dentro de las células de la médula ósea. Algunas de las mutaciones más frecuentemente vistas en células de MDS son aquellas que se encuentran en los genes DNMT3A TET2ASXL1TP53RUNX1SRSF2SF3B1. Algunos de estos cambios genéticos se pueden heredar de uno de los padres, aunque con más frecuencia se presentan durante la vida de una persona.

Cambios genéticos hereditarios

Los investigadores han descubierto los cambios genéticos que causan algunos síndromes hereditarios infrecuentes (como trastorno plaquetario familiar con propensión a padecer malignidad mieloide) vinculados a un mayor riesgo de padecer MDS. Este síndrome es causado por cambios hereditarios en el gen RUNX1. Normalmente, este gen ayuda a controlar el desarrollo de células sanguíneas. Los cambios en este gen pueden provocar que las células sanguíneas no maduren como lo harían normalmente, lo que puede aumentar el riesgo de desarrollar un MDS.

Cambios genéticos adquiridos durante la vida de una persona

Con frecuencia, no se sabe por qué las personas que no tienen síndromes hereditarios padecen MDS. 

Algunas exposiciones externas pueden propiciar el MDS al causar daño al ADN dentro de las células de la médula ósea. Por ejemplo, el humo del tabaco contiene sustancias químicas que pueden ocasionar daños a los genes. La exposición a la radiación o a ciertos químicos, tal como benceno o algunos medicamentos de quimioterapia, también puede causar mutaciones que conducen a MDS.

Pero a veces los cambios genéticos que ocasionan el MDS parecen ocurrir sin razón aparente. Muchos de estos cambios genéticos probablemente sean solo eventos al azar que algunas veces ocurren en el interior de una célula, sin que haya una causa externa. 

Los cambios genéticos dentro de las células se pueden acumular durante la vida de una persona, lo que podría ayudar a explicar por qué los MDS afectan en gran medida a las personas de edad avanzada.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: January 22, 2018 Last Revised: January 22, 2018

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.