Guía de urostomía

La cirugía de urostomía se hace a raíz de que la vejiga no esté funcionando como corresponde. Hay cuatro tipos principales de problemas en la vejiga que pueden ser tratados con la urostomía:

  • Cáncer de vejiga
  • Daño a los nervios que controlan la vejiga (referido como enfermedad de vejiga neurógena)
  • Problemas desde el nacimiento (defectos congénitos)
  • Inflamación crónica de la vejiga

Para miles de personas con enfermedades graves de la vejiga, una urostomía puede ser el comienzo de una vida nueva más saludable. Si usted ha padecido de un problema crónico (de largo plazo) o que pone en riesgo su vida, como el cáncer de vejiga, es posible esperar sentise mejor tras haberse recuperado de la cirugía para realizar la urostomía. También se puede esperar la posibilidad de retomar la mayoría, si no es que todas, las actividades que solía hacer anteriormente.

Esta guía le ayudará a entender mejor la urostomía: qué es, por qué es necesaria y cómo afecta al sistema urinario normal, así como los  cambios que conlleva en la vida de la persona.