Inmunoterapia para el linfoma de Hodgkin

La inmunoterapia es el uso de medicinas para ayudar al sistema inmunitario de una persona para que reconozca y destruya con más eficacia a las células cancerosas. Algunas personas con linfoma de Hodgkin pueden recibir este tratamiento.

Anticuerpos monoclonales

Los anticuerpos son proteínas producidas por su sistema inmunitario para ayudar a combatir las infecciones. Los anticuerpos que se producen en un laboratorio, llamados anticuerpos monoclonales (mAbs), pueden ser diseñados para atacar a un blanco específico, tal como una sustancia en la superficie de linfocitos (las células donde se origina el linfoma de Hodgkin). Esto significa que estos tratamientos atacan a las células cancerosas, pero ignoran a las células normales que no tienen  la sustancia como blanco. Esto reduce el daño a las células normales y sanas. Actualmente se están usando algunos anticuerpos monoclonales para tratar el linfoma de Hodgkin.

Brentuximab vedotin (Adcetris®)

Por lo general, las células del linfoma de Hodgkin clásico tienen la molécula CD30 en la superficie. El brentuximab vedotin es un anticuerpo anti-CD30 que está adherido a un medicamento de quimioterapia. La parte del anticuerpo del brentuximab actúa como una señal buscadora de blancos, llevando el medicamento de quimioterapia a las células del linfoma que tengan CD30 sobre ellas. El medicamento entra en las células y las elimina cuando intentan dividirse en nuevas células.

El brentuximab puede utilizarse junto con quimioterapia como tratamiento inicial para etapa III o IV. También se ha demostrado que ayuda a muchas personas con linfoma de Hodgkin clásico que ha reaparecido después de otros tratamientos, incluyendo un trasplante de células madre. Este medicamento ayudó a las personas no se sentían lo suficientemente bien como para someterse a un trasplante, así como a aquellas con linfoma de Hodgkin clásico que no responde a otros tratamientos. (Esto se llama enfermedad refractaria). El brentuximab se puede administrar solo o con quimioterapia.

El brentuximab también puede usarse solo por 1 año después del trasplante para personas en alto riesgo de recurrencia (cáncer que regresa después del tratamiento).

El brentuximab se inyecta en una vena, usualmente cada 3 semanas. Algunos efectos secundarios comunes son:

  • Daño a los nervios (neuropatía)
  • Bajos recuentos sanguíneos
  • Cansancio
  • Fiebre
  • Náuseas y vómitos
  • Infecciones
  • Diarrea

En raras ocasiones, se presentan efectos secundarios graves durante las infusiones (IV), como dificultad para respirar y baja presión sanguínea.

Rituximab (Rituxan®)

El rituximab se puede usar para tratar el linfoma de Hodgkin con predominio linfocitario nodular (NLPHL). Este anticuerpo se adhiere a una sustancia llamada CD20 que se encuentra en algunos tipos de células de linfoma y elimina la célula del linfoma. A menudo se administra junto con quimioterapia, terapia de radiación, o ambas.

El rituximab se administra como infusión intravenosa en el consultorio del médico o clínica. Cuando se usa por sí solo, por lo general se administra una vez a la semana por 4 semanas, lo que entonces se puede repetir varios meses después. Cuando se suministra con quimioterapia, se administra con más frecuencia el primer día de cada ciclo de quimioterapia.

Los efectos secundarios comunes son generalmente leves, pero pueden incluir:

  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Náuseas
  • Sarpullido
  • Cansancio
  • Dolores de cabeza

En raras ocasiones, se presentan efectos secundarios más graves durante las infusiones, como dificultad para respirar y baja presión sanguínea. Para ayudar a prevenir esto, se le suministrarán medicamentos antes de cada tratamiento. Pero aun cuando ocurran estos síntomas durante la primera infusión, es poco común que vuelvan a ocurrir con dosis siguientes.

El rituximab puede ocasionar que infecciones previas con hepatitis B se activen nuevamente, lo que a veces causa graves problemas hepáticos o incluso la muerte. Probablemente su médico ordene análisis de sangre para determinar si hay signos de hepatitis antes de comenzar a recibir este medicamento.

El rituximab también puede aumentar el riesgo de contraer infecciones por varios meses después de suspender el medicamento.

Inhibidores de puestos de control inmunitarios

Una parte importante del sistema inmunitario es su capacidad de evitar atacar a las células normales en el cuerpo. Para hacer esto, el sistema inmunitario utiliza “puestos de control” que son moléculas en las células inmunitarias que necesitan ser activadas (o desactivadas) para iniciar una respuesta inmunitaria. En ocasiones, las células cancerosas usan estos puestos de control para evitar ser atacadas por el sistema inmunitario. Los medicamentos que tienen como blanco a estos puestos de control tienen un futuro prometedor como tratamientos contra el cáncer.

El nivolumab (Opdivo®) y el pembrolizumab (Keytruda®) son inhibidores de puestos de control que se pueden utilizar en personas con linfoma de Hodgkin clásico cuyo cáncer ha crecido durante el tratamiento (cáncer refractario) o ha regresado después de intentar otros tratamientos (cáncer recurrente).

Estos medicamentos tienen como blanco a la PD-1, una proteína que se encuentra en las células del sistema inmunitario llamadas células T. La PDL-1 es una proteína que se encuentra en células sanas. Cuando la PD-1 "identifica" a la PDL-1, actúa como un "interruptor de apagado" que impide que las células T ataquen a las células sanas en el cuerpo. Las células del linfoma también pueden tener una gran cantidad de proteína PDL-1. Esto les ayuda a "apagar" el sistema inmunitario. Al bloquear esta vía PD-1 y PDL-1, estos medicamentos permiten al sistema inmunitario encontrar y eliminar a las células del linfoma. Esto puede disminuir el tamaño de  algunos tumores o reducir el crecimiento.

Estos medicamentos se administran por infusión intravenosa (IV), normalmente cada dos o tres semanas.

Posibles efectos secundarios

Algunos efectos secundarios de estos medicamentos son:

  • Cansancio
  • Fiebre
  • Tos
  • Náuseas
  • Picazón
  • Erupción en la piel
  • Pérdida del apetito
  • Dolor de las articulaciones
  • Estreñimiento
  • Diarrea

Otros efectos secundarios más graves pueden ocurrir con menos frecuencia. En pocas palabras, estos medicamentos funcionan quitando los frenos del sistema inmunitario del organismo. Algunas veces el sistema inmunitario comienza a atacar otras partes del cuerpo, lo que puede causar problemas graves e incluso fatales en los pulmones, los intestinos, el hígado, las glándulas productoras de hormonas, los riñones u otros órganos.

Si presenta cualquier problema, informe inmediatamente a su equipo de profesionales que atienden el cáncer. Si se presentan graves efectos secundarios, puede que sea necesario suspender el tratamiento. Entonces, puede que reciba altas dosis de esteroides para suprimir su sistema inmunitario.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Ansell SM, Lesokhin AM, Borrello I, et al. PD-1 blockade with nivolumab in relapsed or refractory Hodgkin's lymphoma. N Engl J Med. 2015;372:311-319.

Bartlett NL, Foyil KV. Chapter 105: Hodgkin lymphoma. In: Niederhuber JE, Armitage JO, Dorshow JH, Kastan MB, Tepper JE, eds. Abeloff’s Clinical Oncology. 5th ed. Philadelphia, Pa. Elsevier: 2014.

National Cancer Institute. Physician Data Query (PDQ). Adult Hodgkin Lymphoma Treatment. 2016. Accessed at www.cancer.gov/types/lymphoma/hp/adult-hodgkin-treatment-pdq on April 20, 2016.

National Comprehensive Cancer Network (NCCN). Practice Guidelines in Oncology: Hodgkin Lymphoma. Version 2.2016. Accessed at www.nccn.org/professionals/physician_gls/pdf/hodgkins.pdf on April 20, 2016.

Younes A, Bartlett NL, Leonard JP, et al. Brentuximab vedotin (SGN-35) for relapsed CD30-positive lymphomas. N Engl J Med. 2010;363:1812−1821.

Younes A, Carbone A, Johnson P, Dabaja B, Ansell S, Kuruvilla J. Chapter 102: Hodgkin’s lymphoma. In: DeVita VT, Lawrence TS, Rosenberg SA, eds. DeVita, Hellman, and Rosenberg’s Cancer: Principles and Practice of Oncology. 10th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2015.

Last Medical Review: May 1, 2018 Last Revised: May 1, 2018

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.