Factores de riesgo para los sarcomas de tejidos blandos

Un factor de riesgo es todo aquello que está vinculado a su probabilidad de padecer una enfermedad, como el cáncer. Los distintos tipos de cáncer tienen diferentes factores de riesgo. Por ejemplo, exponerse sin protección a la luz solar intensa es un factor de riesgo para el cáncer de piel. Fumar es un factor de riesgo para cánceres de pulmón y muchos otros cánceres. Sin embargo, los factores de riesgo no lo indican todo. El tener un factor de riesgo, o incluso muchos, no significa que la persona padecerá el cáncer. Además, muchas personas padecen cáncer sin que tengan un factor de riesgo.

Los factores de lesión y los de estilo de vida, como el tabaquismo, la alimentación y el ejercicio NO están relacionados con el riesgo de sarcoma de tejidos blandos. Pero anteriormente el asunto de un área lesionada ha sido fuente de confusión. Una de las razones es que un área lesionada podría hincharse. Esa hinchazón podría lucir como un tumor, pero no lo es. Además, cuando usted se lesiona, el dolor puede atraer su atención hacia el área de la lesión. El médico puede examinar el área, y se pueden hacer radiografías u otros estudios por imágenes. Esto puede aumentar las probabilidades de que se descubra el sarcoma, aunque éste haya estado presente desde hace tiempo.

Aun así, los científicos han encontrado unos pocos factores de riesgo que pueden provocar que una persona tenga mayores probabilidades de padecer sarcomas de tejidos blandos:

Radiación administrada para tratar otros cánceres

La exposición a la radiación representa menos del 5% de los sarcomas. Sin embargo, es posible que los pacientes desarrollen sarcomas debido a radiación administrada para tratar otros cánceres, tal como cáncer de seno o linfoma. A menudo, el sarcoma se origina en la parte del cuerpo que se trató con radiación. El tiempo promedio que transcurre entre los tratamientos de radiación y el diagnóstico de un sarcoma es de aproximadamente 10 años.

Las técnicas de radioterapia han ido mejorando constantemente en las últimas décadas. Los tratamientos ahora combaten cánceres de forma más precisa, y ahora se sabe más sobre la selección de las dosis de radiación. Se espera que estos avances reduzcan el número de cánceres causados por la radioterapia. Debido a que estos cánceres pueden tomar mucho tiempo para desarrollarse, es posible que los resultados de estos cambios no se vean sino hasta que pase mucho tiempo. A pesar de esto, la radioterapia sólo se usa cuando sus beneficios (tasa de supervivencia mejorada y alivio de síntomas) superan sus riesgos. 

Síndromes de cáncer familiar

Los síndromes de cáncer familiar son trastornos causados ​​por defectos genéticos (mutaciones) que las personas tienen al nacer (a menudo heredados de un padre) que están vinculados a un alto riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer. Algunos síndromes de cáncer familiar aumentan el riesgo de una persona de padecer sarcomas de tejidos blandos.

Neurofibromatosis

La neurofibromatosis también se conoce como enfermedad de von Recklinghausen. Esta enfermedad tiende a darse en algunas familias y causa  muchos tumores benignos (no cáncer) que se forman en los nervios debajo de la piel y en otras partes del cuerpo (a estos se les llama neurofibromas). Es causada por un defecto (mutación) en los genes NF1 y NF2. Aproximadamente el 5% de las personas con neurofibromatosis padecerá un sarcoma en un neurofibroma.

Síndrome de Gardner

El síndrome de Gardner es una enfermedad causada por defectos en el gen APC. Este síndrome es un tipo de poliposis adenomatosa familiar (FAP), y la gente que lo padece presenta muchos pólipos en el colon (y los intestinos) y tienen un alto riesgo de padecer cáncer de colon. También causa problemas fuera del colon, incluyendo los tumores desmoides. (Estos se abordan en ¿Qué es el sarcoma de tejido blando?). 

Síndrome de Li-Fraumeni

El síndrome de Li-Fraumeni es causado por defectos hereditarios en el gen TP53. Las personas afectadas por este síndrome tienen un alto riesgo de cáncer, como cáncer de seno, tumores de encéfalo, leucemia y sarcomas. Sin embargo, sólo 10 a 20 de cada 100 personas con el síndrome de Li-Fraumeni padecerá un sarcoma de tejidos blandos. Las personas con este síndrome son sensibles al cáncer (efectos causados por radiación). Por lo tanto, si tienen un cáncer que es tratado con radiación, presentan unas probabilidades muy altas de padecer un nuevo cáncer en la parte del cuerpo tratada.

Retinoblastoma

El retinoblastoma es un cáncer que afecta a los ojos de los niños que puede ser causado por defectos en el gen RB1. Los niños con este defecto genético también tienen un mayor riesgo de padecer sarcomas de los huesos o de los tejidos blandos, especialmente si el retinoblastoma fue tratado con radiación.

Síndrome de Werner

El síndrome de Werner es causado por defectos en el gen RECQL2. Los niños con este síndrome presentan problemas como los que se observan en los ancianos. Estos problemas incluyen cataratas, cambios en la piel, y arterias del corazón obstruidas (arteriosclerosis), lo que puede causar ataques cardiacos. Además, presentan un riesgo aumentado de cáncer, incluyendo sarcomas de tejidos blandos.

Síndrome de Gorlin

Al síndrome de Gorlin, también se le llama síndrome del carcinoma nevoide de células basales (NBCCS). Este síndrome es causado por defectos en gen PTCH1. Las personas con este síndrome tienen un alto riesgo de padecer  muchos cánceres de piel de células basales. También tienen un mayor riesgo de padecer fibrosarcoma y rabdomiosarcoma.

Esclerosis tuberosa

La esclerosis tuberosa puede ser causada por un defecto en el gen TSC1 y/o TSC2. Las personas con este síndrome a menudo tienen convulsiones y problemas de aprendizaje. Estas personas presentan tumores benignos (no cáncer) en muchos órganos diferentes. Además, presentan problemas renales, a menudo con un tumor renal llamado angiomiolipoma. Las personas con esclerosis tuberosa tienen un mayor riesgo de padecer rabdomiosarcoma.

Sistema linfático dañado

La linfa es un líquido claro que contiene células del sistema inmunológico que es transportado por todo el cuerpo a través de una serie de vasos linfáticos. Estos vasos se conectan a los ganglios linfáticos (grupos de células del sistema inmunológico en forma de pequeños frijoles). Cuando se han extirpado los ganglios linfáticos o se han dañado a causa de la radioterapia, el líquido linfático se puede acumular y causar hinchazón. A esto se le llama linfedema.

El linfangiosarcoma (un tumor canceroso que se origina en los vasos linfáticos) es una complicación muy poco común de linfedema crónico.

Químicos

La exposición al cloruro de vinilo (un producto químico que se utiliza en la fabricación de plásticos) constituye un factor de riesgo para la formación de sarcomas de hígado, aunque no se ha comprobado que cause sarcomas de tejidos blandos. El arsénico también ha sido asociado con un tipo de sarcoma de hígado, pero no con el sarcoma de tejidos blandos. La exposición a la dioxina y a herbicidas (para eliminar malezas) que contienen ácido fenoxiacético en altas dosis (como podría ocurrir en personas que trabajan en granjas) también puede ser un factor de riesgo, pero este dato no se ha corroborado. No existen pruebas de que los herbicidas ni los insecticidas causen sarcomas en los niveles a los que el público en general está expuesto.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: April 6, 2018 Last Revised: April 6, 2018

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.