Radioterapia para el sarcoma uterino

Radioterapia para los sarcomas uterinos

La radioterapia utiliza radiación de alta energía (por ejemplo, rayos X) para destruir las células cancerosas. Se pueden utilizar dos tipos de tratamientos de radiación para el sarcoma uterino:

  • Radioterapia con haces externos
  • Radioterapia interna o braquiterapia

En ocasiones, se usa la braquiterapia y la radioterapia de haz externo. El área de la pelvis que debe exponerse a la radioterapia y el tipo(s) de radiación que se emplee depende de la extensión de la enfermedad.

La radiación se puede usar para tratar el sarcoma uterino de estas maneras:

  • Cuando se puede observar que el tumor está creciendo a través del cuello uterino, la radioterapia se puede administrar antes de la cirugía para que sea más fácil extirpar todo el cáncer.
  • Después de la cirugía, este tratamiento puede ayudar a reducir la probabilidad de que el cáncer regrese en la pelvis. Esto se llama radiación adyuvante. Se puede emplear para los cánceres que son de alto grado o cuando se encuentran células cancerosas en los ganglios linfáticos. En estos casos, se puede tratar la pelvis completa con radioterapia externa. Algunas veces, el área de radiación también incluirá una parte del abdomen llamada campo paraaórtico. Ésta es el área que rodea la aorta (la arteria principal).
  • Este tratamiento puede ser el principal en una mujer que no puede someterse a una operación debido a otros problemas de salud.
  • Puede ser utilizado para tratar problemas causados por el crecimiento del tumor, pero no tiene como objetivo tratar el cáncer. Por ejemplo, puede utilizarse la radiación para encoger un tumor que está causando dolor e hinchazón al presionar nervios y vasos sanguíneos. Esto se llama cuidado de apoyo o paliativo.

Radioterapia con haces externos

La radioterapia con haces externos (radioterapia externa) es el tipo de tratamiento más común en el que una máquina grande dirige la radiación hacia el cuerpo. Los tratamientos son similares a tomarse una radiografía.

Esta terapia usualmente se administra 5 días a la semana durante 4 o 5 semanas. El tratamiento con radiación en sí dura menos de 30 minutos.

La piel que cubre el área sobre el tumor es cuidadosamente marcada con tinta permanente o con pequeños tatuajes. Estas marcas se usan para dirigir la radiación a la región correcta del cuerpo. Se hace un molde especial de la pelvis y la parte inferior de la espalda para garantizar que la mujer esté exactamente en la misma posición en cada tratamiento.

Braquiterapia

La braquiterapia consiste en colocar materiales radiactivos cerca del tumor. Las mujeres tratadas con este tipo de radiación no serán radiactivas después de removido el implante.

En los casos donde menos de los 2/3 superiores de la vagina requieran tratarse, el material radiactivo se coloca a través de la vagina. Este procedimiento se llama braquiterapia vaginal.

El tratamiento se lleva a cabo en la sala de radiación del hospital o centro de atención. Alrededor de 6 a 8 semanas después de la histerectomía, el cirujano u oncólogo especialista en radiación coloca un cilindro especial (aplicador) en la vagina de la mujer. La longitud del cilindro (y la cantidad de vagina tratada) puede variar, aunque siempre se trata la parte superior de la vagina. Luego se colocan semillas o gránulos de material radiactivo en el aplicador. Las estructuras adyacentes, tal como la vejiga y el recto, reciben menos radiación.

Existen dos tipos de braquiterapia: con baja tasa de dosis (LDR) y con alta tasa de dosis (HDR).

En la braquiterapia LDR, las semillas de radiación usualmente se dejan en el lugar entre uno y cuatro días a la vez. La paciente tiene que permanecer inmóvil para evitar que el aplicador se mueva durante el tratamiento, por lo que la mujer permanece generalmente en el hospital con reposo riguroso en cama. Puede que más de un tratamiento sea necesario.

Por otro lado, en la braquiterapia HDR, la radiación es más intensa. Se administra de la misma forma que la LDR, pero se suministra una dosis mayor de radiación durante horas en lugar de días. Debido a que el aplicador permanece durante un período más corto, la paciente puede generalmente irse a su casa el mismo día. Para los cánceres uterinos, la braquiterapia HDR a menudo se administra diariamente o semanalmente por un total de aproximadamente tres dosis.

Efectos secundarios de la radioterapia

Efectos secundarios a corto plazo

Los efectos secundarios a corto plazo o temporales de la radioterapia incluyen:

  • Cansancio extremo (fatiga)
  • Náuseas y vómitos
  • Heces fecales (excremento) blandas o diarrea
  • Cambios en la piel
  • Bajo recuento de células sanguíneas

También son comunes los cambios en la piel, pues la piel en el área tratada luce y se siente como si estuviera quemada por el sol. A medida que la radiación pasa a través de la piel hacia su objetivo, puede dañar las células de la piel. Esto puede causar irritación que puede ir desde enrojecimiento leve y temporal hasta decoloración permanente. La piel puede liberar líquido, lo que puede causar infección; por lo tanto, se debe tener cuidado en limpiar y proteger el área expuesta a la radiación.

Este mismo tipo de daño puede ocurrir dentro de la vagina con la braquiterapia. Siempre y cuando la mujer no esté sangrando en exceso, puede continuar con las relaciones sexuales durante la radioterapia. Sin embargo, los genitales exteriores y la vagina se pueden volver sensibles o dolorosos al tacto, por lo que muchas mujeres optan por suspender las relaciones sexuales por un tiempo para permitir que el área sane.

Los efectos secundarios tienden a empeorar cuando se administra quimioterapia con radiación.

Casi todos los efectos secundarios se pueden tratar con medicamentos y desaparecen con el tiempo tras haber finalizado el tratamiento. Si usted está padeciendo efectos secundarios de la radiación, hable con su equipo de cuidados médicos. Existen remedios que se pueden emplear para dar alivio a estos síntomas o para prevenir que ocurran.

Efectos secundarios a largo plazo de la radioterapia

La radiación también puede causar algunos efectos secundarios que pueden durar mucho tiempo.

La radiación puede irritar la vejiga y puede ocasionar problemas para orinar. También puede ocurrir irritación de la vejiga, llamada cistitis por radiación, lo que puede causar molestias y una urgencia de orinar frecuentemente.

La radioterapia también puede causar que se forme tejido cicatrizado en la vagina. Si el tejido cicatricial ocasiona que la vagina se acorte o estreche, esto se conoce como estenosis vaginal, lo que ocasiona dolor durante las relaciones sexuales. No obstante, una mujer puede intentar prevenir este problema estirando las paredes vaginales varias veces por semana. Esto puede realizarse teniendo relaciones sexuales de 3 a 4 veces por semana o usando un dilatador vaginal (un tubo de plástico o de hule utilizado como si fuera un tampón para estirar la vagina). No obstante, la sequedad vaginal y el dolor durante las relaciones sexuales pueden ser problemas a largo plazo después de la radiación. Tenemos más información sobre cómo la radiación puede afectar su vida sexual.

La radiación pélvica puede afectar a los ovarios, causando menopausia prematura. No obstante, la mayoría de las mujeres que han recibido tratamiento para el sarcoma uterino ya han pasado por la menopausia, naturalmente o como resultado de cirugía para tratar el cáncer.

La radiación a la pelvis puede dañar el drenaje de líquido en las piernas, lo que deriva en hinchazón de las piernas. A esto se le llama linfedema, y es más común en las mujeres a quienes se les han extirpado ganglios linfáticos durante la cirugía.

La radiación a la pelvis también puede debilitar los huesos, lo que causa fractura de los huesos de la cadera o de la pelvis. Es importante que las mujeres que hayan tenido radiación a la pelvis se comuniquen con su médico inmediatamente si presentan dolor en la pelvis. Dicho dolor puede ser originado por fractura, recurrencia del cáncer u otras afecciones serias.

Para más información, visite la sección sobre radioterapia de nuestra página en Internet.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Annede P, Gouy S, Mazeron R, et al. Optimizing Local Control in High-Grade Uterine Sarcoma: Adjuvant Vaginal Vault Brachytherapy as Part of a Multimodal Treatment. Oncologist. 2017;22(2):182-188.

Lee SW, Lee TS, Hong DG, et al. Practice guidelines for management of uterine corpus cancer in Korea: a Korean Society of Gynecologic Oncology Consensus Statement. J Gynecol Oncol. 2017;28(1):e12.

National Cancer Institute. Uterine Sarcoma Treatment (PDQ®)–Health Patient Version. October 13, 2017. Accessed at www.cancer.gov/types/uterine/patient/uterine-sarcoma-treatment-pdq#section/_56on October 24, 2017.

National Comprehensive Cancer Network. NCCN Clinical Practice Guidelines in Oncology. Uterine Neoplasms. Version 1.2018 -- October 13, 2017. 

Last Medical Review: October 12, 2017 Last Revised: November 13, 2017

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.