Cinco afecciones de los senos que no son cáncer

Escrito por Stacy Simon. Traducción por ContextGlobal, Inc. y editado por Rafael Delfín.
worried woman places hands on chest as if in pain


Algunos síntomas de los senos como bultos, hinchazón y secreción del pezón son todos posibles síntomas de cáncer de seno; sin embargo, muy a menudo estos son síntomas de afecciones de los senos que son benignas, es decir, que no son cáncer. Ayude a mantener sus senos saludables prestando atención a cómo se ven y se sienten normalmente al palparse, e informe a su proveedor de atención médica de cualquier cambio.

Las siguientes cinco afecciones benignas de los senos a menudo no necesitan tratamiento, aunque algunas veces sí lo requieren. Asimismo, algunas están asociadas a un riesgo mayor de llegar a tener cáncer de seno más adelante.

Fibrosis y quistes simples

  • Los signos y síntomas pueden incluir bultos, hinchazón, sensibilidad o dolor.
  • No se requiere tratamiento; sin embargo, éste puede usarse para ayudar a aliviar la molestia. Algunas opciones pueden incluir almohadillas térmicas, sostén (brasier) de soporte, analgésicos de venta libre, evitar la cafeína, extraer el líquido del quiste y cirugía.
  • Esta afección no aumenta el riesgo de cáncer.

Carcinoma lobulillar in situ (CLIS)

  • El CLIS generalmente no causa un bulto. A menudo se diagnostica cuando una mujer está siendo examinada debido a otro problema cercano del seno.
  • La mayoría de las veces el CLIS no necesita tratamiento; sin embargo, en algunos casos el médico recomendará una cirugía.
  • El CLIS aumenta el riesgo de cáncer de seno. Las mujeres con CLIS deben hablar con su proveedor de atención médica sobre hacerse exámenes de detección más frecuentes y/o tratar de reducir su riesgo a través de cambios de estilo de vida, medicación o cirugía.

Fibroadenomas

  • Algunos fibroadenomas se palpan como una canica en el seno; sin embargo, algunos no pueden ser palpados y se detectan únicamente en una mamografía u otro estudio por imágenes. Para diagnosticarlo por completo se necesita una biopsia.
  • Muchos médicos recomiendan extirpar los fibroadenomas, especialmente si están creciendo. Si dejan de crecer o si extirparlos puede implicar extirpar mucho tejido sano, es posible que el médico recomiende dejarlos en el lugar y examinarlos con frecuencia.
  • Los fibroadenomas aumentan levemente el riesgo de cáncer de seno.

Necrosis adiposa y quistes oleosos

  • El daño a los senos resultante de una lesión, cirugía o radioterapia puede producir un bulto. La piel alrededor del mismo puede verse más engrosada, enrojecida o amoratada. Esta afección es más común en mujeres con senos muy grandes.
  • No requiere tratamiento a menos que el bulto esté ocasionando molestias.
  • Esta afección no aumenta el riesgo de cáncer de seno.

Mastitis

  • Una infección puede causar hinchazón en los senos, especialmente en mujeres que están amamantando. Los senos pueden estar adoloridos, enrojecidos y sentirse calientes al tacto.
  • La mastitis por lo general se trata con antibióticos. Si los antibióticos al parecer no están ayudando después de una semana aproximadamente, vuelva al médico dado que los síntomas de esta infección son parecidos a los síntomas del cáncer de seno inflamatorio.
  • La mastitis no aumenta el riesgo de cáncer de seno.

Para obtener una lista detallada consulte Afecciones no cancerosas de los senos.

Hombres

Los hombres también pueden llegar a tener cáncer de seno, así como afecciones de los senos que sean benignas, pero esto es mucho menos común. Los hombres deben hacerse examinar por un proveedor de atención médica al notar cualquier cambio en los senos. Los síntomas pueden incluir:

  • Un bulto o inflamación de los senos, que a menudo (no siempre) es indoloro
  • Un bulto o hinchazón debajo en la axila o alrededor de la clavícula
  • Hoyuelos o pliegues de la piel
  • Retracción del pezón
  • Enrojecimiento o descamación de la piel del pezón o del seno
  • Secreción del pezón

 

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.