Estafas alrededor de los seguros médicos

Se sabe que hay personas que se aprovechan de muchas maneras de lo confuso del tema sobre las leyes y los estándares de cobertura médica. Puede que publiciten con letreros hechos mano, mediante publicidad en Internet o incluso con un módulo de atención en alguna evento de exposición para la industria, o bien, ir puerta por puerta o en algún lugar público repartiendo información. Puede que esta información sea completamente falsa o fraudulenta, o que los números telefónicos sin cargo no sea reales ni legítimos. Tenga mucha precaución debido a que los estafadores están detrás de su dinero.

Cómo identificar una estafa

La mejor manera de evitar una estafa consiste en inscribirse en un seguro en el trabajo, o en el lugar de trabajo de su cónyuge o de sus padres, si usted es elegible. De no ser así, adquiera un seguro en el mercado de seguros médicos de su estado. Comience visitando www.cancer.org o llame al 1-800-318-2596.

Si desea información sobre planes de salud que no sean del mercado de seguros médicos del estado, sospeche de inmediato de aquellos con primas demasiado bajas, aquellos que le presionan para suscribirse ya mismo y los que recurren a personal de ventas con tácticas agresivas. Puede que traten de evadir las preguntas que usted tenga, y a menudo no cuentan con todos los detalles de la póliza por escrito. Algunos le ofrecen la cobertura solo si usted se afilia a una asociación, sindicato o algún otro grupo.

Puede que estos planes se presenten con distintos nombres como planes médicos de descuento, planes asequibles, planes suplementarios o planes premium. Puede que también tengan otros cargos administrativos ocultos o cargos adicionales.

Estos son algunos consejos para ayudarle a protegerse de potenciales estafas y robos de identidad:

  • Salvo que tenga completa certeza y conocimiento con quién está hablando, y qué es lo que estará recibiendo, no dé dinero, pero en especial, no dé información de su tarjeta de crédito, fechas de nacimiento, números de seguro social ni de cuenta bancaria.
  • Solicite un plan que cubra los beneficios esenciales requeridos bajo la Ley de Atención Médica Accesible.
  • Infórmese sobre cualquier asociación a la que le digan que se tenga que afiliar para conseguir la cobertura: investigue en Internet, vea que tengan presencia con una dirección física y un número de teléfono en los Estados Unidos y que cuentan con una razón de ser legítima adicional a la venta del seguro que le ofrecen.
  • Llame al Departamento de Seguros de su estado (refiérase a la información más adelante) para asegurarse de que el plan que le ofrecen cuenta con licencia en su estado. También averigüe si ha habido quejas hechas contra el plan que le ofrecen.
  • Finalmente, consulte con sus médicos, su farmacéutico y las instalaciones que utiliza, para asegurarse que aceptan el plan que está considerando.

Si usted accidentalmente se inscribe con una de las empresas fraudulentas, probablemente no reciba una tarjeta del seguro ni la póliza del mismo durante algún tiempo después de inscribirse, si es que algún día le envíen algo. Y cuando tramita una reclamación, puede que no obtenga respuesta o que se emita con mucha demora; cuando llama podrían decirle que se debe a una falla con el sistema o error de procesamiento– si es que llegan a responderle en lo absoluto. Si esto le ha sucedido a usted, póngase en contacto con la Comisión de Seguros de su estado (En algunos estados, es el Departamento de Seguros).

Localice la Comisión de Seguros de su estado comunicándose con la National Association of Insurance Commissioners en http://naic.org/state_web_map.htm, o puede llamarles al 1-866-470-6242. Una vez que obtenga la información de contacto de la Comisión de Seguros de su estado, usted puede informar el nombre e información de contacto de la empresa, junto con los problemas que enfrenta y lo que ha intentado hasta el momento para resolverlos.

Tipos de fraude sobre de seguros médicos

Una táctica común consiste en ofrecer una póliza reducida de atención médica que no cumple con los requisitos de la ley para cubrir enfermedades graves. Estas pólizas son de bajo costo debido a que obligan a que usted pague por la mayor parte de su propia atención médica. Cuando usted se percata de cuán grave es su enfermedad, puede que sea demasiado tarde para conseguir la cobertura que realmente necesita.

Otro enfoque es mediante una tarjeta médica de descuento o un plan de salud de descuento que le brinda descuentos en gastos menores, pero usted debe hacerse cargo de los gastos mayores. Podría ser que los agentes de ventas usen términos como “cobertura” o “protección”, lo cual no son en realidad. Puede que también le hagan creer que usted está obteniendo un porcentaje del descuento por los servicios de atención médica. Los planes de descuento NO SON seguros médicos. A menudo tienen cargos mensuales y una red limitada de proveedores. Los planes de descuento también excluyen servicios de salud de rutina, como cirugía, quimioterapia, estudios por imágenes, radioterapia y atención preventiva.

Puede que otros vendedores ofrezcan un seguro completamente falso de atención médica. El vendedor recibe su dinero y éste le da un documento a cambio. Puede que le prometa tasas más bajas si lo adquiere inmediatamente, y podría ser que el vendedor le diga que esta gran cobertura de bajo costo es algo que “se requiere” ofrecer debido a la Ley de Atención Médica Accesible u “Obamacare”. A veces los estafadores dicen que esto es cobertura patrocinada por programas gubernamentales o que ellos trabajan para el gobierno. (Ninguna agencia de gobierno llamará para venderle seguros). O incluso usarán el nombre de una compañía reconocida de seguro médico sin que en realidad trabajen para ésta.

También es importante estar alertas de personas que ofrecen servicios falso de atención médica diciendo que pueden cobrar directamente a su compañía de seguro médico. Puede que estas personas le hablen en lugares públicos, en congresos médicos o en otros lugares. Puede que pretendan ser proveedores de atención médica o que falsamente le confirmen que la compañía para la cual trabajan pueden legítimamente cobrar directamente a su compañía de seguro médico. Puede que le pidan su tarjeta de afiliación a su plan de seguro médico, su número de seguro social o el nombre de su médico para hacerle pensar que son legítimos.

Algunos estafadores incluso llegan a crear sitios en internet que se parecen mucho a los sitios Web oficinales de los mercados de seguros médicos. Estos sitios están creados para engañar a las personas de modo que crean que están en la página oficial. Puede que ofrezcan desde un seguro médico falso hasta una póliza que no cubre las enfermedades graves. Asegúrese de visitar cuidadodesalud.gov, la página oficial de seguros médicos de su estado, o un sitio Web que conecte directamente a ellos antes de proveer cualquier información personal.

Los empleados del gobierno federal nunca llamarán para vender seguros o actualizar sus datos del seguro. Si alguien le llama, se identifica como empleado del gobierno y le solicita información personal, ¡no caiga en la trampa!

Robo de identidad

Puede que los estafadores se aprovechen de usted al tratar de obtener su información personal, médica y financiera con el fin de robar la identidad. Algunos incluso podrían llamar haciéndose pasar por trabajadores del gobierno que buscan “actualizar” su información, solicitando su fecha de nacimiento, número de seguro social o números de cuentas bancarias. De acuerdo con la Comisión Federal de Comercio (FTC), los empleados del gobierno federal nunca hacen llamadas telefónicas para actualizar datos de seguro médico.

Si recibe una llamada de alguien que dice trabaja para el plan que usted eligió y le solicita más información, no provea ningún dato a menos que esté absolutamente seguro de saber quién llama. Póngase en contacto directamente con su plan para constatar que en efecto ellos le han llamado (puede obtener el número sin cargos de su seguro médico llamando al 1-800-318-2596 o consultando www.cuidadodesalud.org).

Si sospecha que la llamada proviene de un estafador, obtenga toda la información que pueda mientras atiende la llamada (número de teléfono, el nombre de la compañía para la cual alegan trabajar y el nombre de la persona que llama). Luego llame al 1-877-382-4357 o notifique a la FTC en línea en www.ftccomplaintassistant.gov.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Coalition Against Insurance Fraud. Fake health plans. Accessed at www.insurancefraud.org/scam-alerts-fake-health.htm on January 22, 2019.

National Association of Insurance Commissioners (NAIC). Map: states and jurisdictions for consumer reference links and insurance department contact information.  Accessed at https://naic.org/state_web_map.htm on March 22, 2019.

US Federal Trade Commission. Suspect a health care scam? Here’s what to do. Accessed at www.consumer.ftc.gov/articles/0394-suspect-health-care-scam on January 22, 2019.

Referencias

Coalition Against Insurance Fraud. Fake health plans. Accessed at www.insurancefraud.org/scam-alerts-fake-health.htm on January 22, 2019.

National Association of Insurance Commissioners (NAIC). Map: states and jurisdictions for consumer reference links and insurance department contact information.  Accessed at https://naic.org/state_web_map.htm on March 22, 2019.

US Federal Trade Commission. Suspect a health care scam? Here’s what to do. Accessed at www.consumer.ftc.gov/articles/0394-suspect-health-care-scam on January 22, 2019.

Actualización más reciente: mayo 1, 2020

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.