Vida después del diagnóstico de cáncer de orofaringe y de cavidad oral

Para muchas personas con cáncer de cavidad oral o de orofaringe, el tratamiento puede remover o destruir el cáncer. El final del tratamiento puede causar tanto estrés como entusiasmo. Tal vez sienta alivio de haber completado el tratamiento, aunque aún le resulte difícil no preocuparse sobre la reaparición del cáncer. Esta preocupación es muy común si usted ha tenido cáncer.

En otras personas, es posible que el cáncer nunca desaparezca por completo. Es posible que algunas personas reciban tratamiento regularmente con quimioterapia, o terapia dirigida u otros tratamientos para tratar de ayudar a mantener el cáncer bajo control. Aprender a vivir con un cáncer que no desaparece puede ser difícil y muy estresante.

La vida después del cáncer significa regresar a algunas actividades que usted solía realizar, así como tomar algunas nuevas decisiones.

Cuidados posteriores

Después de completar el tratamiento, sus médicos tendrán que estar muy atentos a usted. Es muy importante que acuda a todas sus citas de seguimiento. Durante estas visitas, sus médicos preguntarán sobre cualquier problema que pueda tener y le examinarán físicamente. Puede que su médico ordene pruebas de laboratorio o estudios por imágenes (como MRI o CT) para identificar signos de que el cáncer ha regresado (cáncer recurrente). Los profesionales de la salud que le atienden discutirán qué estudios deben ser realizados y con qué frecuencia según el tipo y la etapa de su cáncer, el tipo de tratamiento que recibió y la respuesta a ese tratamiento.

Las personas con cáncer de cavidad oral o de orofaringe pueden presentar recurrencias o nuevos tumores en el área de la cabeza y el cuello o en los pulmones. Con los avances en la cirugía y la radioterapia, ha mejorado mucho la capacidad de controlar el cáncer principal. Sin embargo, la aparición de otro cáncer en la cabeza y el cuello o los pulmones sigue siendo un riesgo importante. Debido a esto, se le brindará seguimiento riguroso después del tratamiento. Las recurrencias ocurren más frecuentemente durante los primeros 2 años siguientes al tratamiento, de modo que usted será examinado cada varios meses durante los primeros dos años y posteriormente, con menos frecuencia.

Si usted recibió radiación en el cuello, puede que también sea necesario realizar análisis de sangre cada 6 meses para verificar la función de la tiroides.

Muchos estudios han determinado que la calidad de vida de las personas tiende a empeorar durante los primeros meses después del tratamiento. No obstante, después de eso, para las personas que han dejado de fumar y de tomar bebidas alcohólicas, las cosas tienden a mejorar. En un lapso de un año, muchas personas ya se sienten bastante bien y contentas.

Casi todos los tratamientos contra el cáncer tienen efectos secundarios. Algunos de ellos pueden durar de unas pocas semanas a varios meses, pero otros pueden durar el resto de su vida. No dude en hablar con el equipo de atención del cáncer sobre cualquier síntoma o efecto secundario que le cause algún malestar para que puedan ayudar a tratarlo. Recuerde que es muy importante informar de inmediato al médico si presenta nuevos síntomas, debido a que éstos llevarán a su médico a realizar estudios que ayudarán a detectar un cáncer recurrente lo más tempranamente posible, cuando las probabilidades de tratamiento exitoso son mayores.

Problemas al comer y con la nutrición

Los cánceres de boca y garganta y sus tratamientos pueden algunas veces causar problemas, tales como pérdida o cambio en el sentido del gusto, boca seca o incluso pérdida de dientes. Esto puede hacer más difícil comer, lo que puede causar pérdida de peso y debilidad debido a la pobre nutrición.

Durante y después del tratamiento, puede que algunas personas necesiten cambiar los alimentos que consumen. Algunas personas incluso necesitan una sonda de alimentación en el estómago al menos por un corto tiempo durante y después del tratamiento. Usted puede consultar con un nutricionista para que le ayude a encontrar maneras para atender sus necesidades nutricionales. Si la sequedad de la boca dificulta comer, puede que su médico recomiende un sustituto de saliva. Esto puede ayudar a mantener su peso y consumo nutricional. Reiteramos que es importante hablar con su médico sobre cualquier problema que esté presentando. Por lo general, existen métodos para aliviar los efectos secundarios.

Terapia del lenguaje y de la deglución

Los cánceres de cavidad oral o de orofaringe y sus tratamientos pueden afectar el lenguaje de una persona, así como su capacidad para tragar. A menudo, un terapeuta del lenguaje puede ayudar con estos problemas. Estos expertos tienen experiencia en problemas del habla y de la deglución. Pueden ayudarle a aprender a manejar estos problemas y hacer las cosas que usted quiere y necesita hacer.

Pregunte a su médico acerca de un plan de atención para pacientes después del tratamiento

Consulte con su doctor sobre el desarrollo de un plan de atención para después del tratamiento que sea adecuado para usted. Este plan puede incluir:

  • Sugerir un calendario para pruebas y estudios de seguimiento
  • Un calendario para otras pruebas que necesite en el futuro, tales como pruebas de detección temprana para otros tipos de cáncer, o pruebas para identificar efectos a la salud a largo plazo debido a su cáncer o su tratamiento
  • Una lista de posibles efectos secundarios tardíos o a largo plazo de su tratamiento, incluyendo a qué prestar atención y cuándo debe comunicarse con su médico
  • Sugerencias para la alimentación y la actividad física
  • Recordatorios de sus citas con su médico de atención primaria, quien vigilará su salud general

Mantenga un seguro de salud y guarde copias de sus informes médicos

Es muy importante mantener un seguro médico, aún después del tratamiento. Las pruebas y las consultas médicas son costosas y, aunque nadie quiere pensar en el regreso de su cáncer, esto podría ocurrir.

En algún momento después del tratamiento del cáncer, es posible que usted tenga que consultar con un médico nuevo, quien desconozca sus antecedentes médicos. Es importante que guarde copias de sus informes médicos para que proporcione a su nuevo médico los detalles de su diagnóstico y tratamiento. Para más información, lea Guarde copias de los informes médicos importantes.

¿Puedo reducir el riesgo de que el cáncer de cavidad oral o de orofaringe progrese o regrese?

Si usted tiene (o ha tenido) cáncer de cavidad oral o de orofaringe, probablemente quiera saber si hay medidas que pueda tomar para reducir el riesgo de que el cáncer crezca o regrese, como hacer ejercicio, comer cierto tipo de alimentos, o tomar suplementos nutricionales. Lamentablemente, aún no está claro si existen medidas que usted pueda tomar que sean útiles.

Posiblemente ayude el adoptar comportamientos saludables, tales como una buena alimentación, no fumar, ejercitarse de forma habitual y mantener un peso saludable, aunque nadie lo sabe con certeza. Sin embargo, sí sabemos que estos cambios pueden tener efectos positivos en su salud que pueden ser mayores que su riesgo de padecer cáncer de cavidad oral o de orofaringe o de otros tipos de cáncer.

Suplementos dietéticos

Hasta el momento, ningún suplemento dietético (incluyendo vitaminas, minerales y productos herbarios) ha demostrado claramente que ayude a reducir el riesgo de que el cáncer de cavidad oral o de orofaringe progrese o regrese. Esto no significa que ningún suplemento será útil, aunque es importante saber que ninguno ha demostrado que lo es.

En los Estados Unidos, los suplementos dietéticos no están regulados como los medicamentos, pues no tienen que demostrar que son eficaces (o incluso seguros) antes de ser vendidos, aunque hay límites en lo que se les está permitido afirmar que pueden hacer. Si está considerando tomar cualquier tipo de suplemento nutricional, consulte con los miembros de su equipo de atención médica. Ellos pueden ayudarle a decidir cuáles puede utilizar con seguridad y evitar aquellos que puedan ser perjudiciales.

Si el cáncer regresa

Si el cáncer regresa (recurre) en algún momento, las opciones de tratamiento dependerán de la localización del cáncer, de qué tratamientos ha recibido anteriormente y de su salud. Para más información sobre cómo se trata el cáncer recurrente, consulte Opciones de tratamiento para el cáncer de orofaringe y de cavidad oral según la etapa.

Para obtener más información general, usted también puede consultar Recurrencia del cáncer.

¿Podría padecer otro cáncer después del tratamiento?

Las personas que han padecido cáncer de orofaringe o de cavidad oral, aún pueden padecer otros tipos de cáncer. De hecho, las personas que han padecido cáncer de orofaringe o de cavidad oral tienen un mayor riesgo de padecer otros tipos de cáncer. Para más información, consulte Cánceres posteriores al cáncer de orofaringe o de cavidad oral.

Cómo obtener apoyo emocional

Es normal que sienta cierto grado de depresión, ansiedad o preocupación cuando el cáncer es parte de su vida. Algunas personas se afectan más que otras. No obstante, todas las personas pueden beneficiarse de la ayuda y el apoyo de otras personas, ya sea amigos y familiares, grupos religiosos, grupos de apoyo, consejeros profesionales, entre otros.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: March 9, 2018 Last Revised: March 9, 2018

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.